lunes, 7 de noviembre de 2011

Luis Capoulas en Siero


Para el pasado  lunes, mis compañeras de escaño, Iratxe García y María Muñiz, y yo mismo teníamos preparado, desde tiempo ha, un encuentro de organizaciones agrarias asturianas con Luis Capoulas Santos, ponente parlamentario para el paquete de reforma de la PAC (Política Agraria Común) que ha empezado a debatirse. Habíamos escogido Siero por centro neurálgico del campo astur y por la gran sensibilidad europeísta de su Alcalde, Guillermo Martínez. Fue casualidad que coincidiera luego con la disparatada moción de censura pero mantuvimos fecha y hora, siendo todo un honor que el Alcalde, con su temple característico, abriese el encuentro. Luis, de Evora, ministro que fue de Mario Soares, convertido ahora en la figura clave para modificar la propuesta de la Comisión Europea, estuvo sabio, pero sobre todo cordial y abierto, dispuesto a escuchar e integrar en su próximo informe la voz crítica que viene oyendo. Él mismo llegaba de Italia y seguía a Finlandia, en un admirable periplo de quien es político en contacto con los ciudadanos afectados. No menos alarde viajero de María, que llegaba de Creta y seguía, esa misma noche, a Chile, donde presidiría la delegación europea pluripartidista, en una semana sin sesiones bruselenses ni alsacianas.
Por cierto, de María Muñiz me entero que es hija de Mauro Muñiz, el escritor gijonés, uno de cuyos cuentos, de inspiración social tan astur, “La paga”, me influyó mucho, junto a los de Aldecoa y otros autores de breves de principios de los sesenta.
El acto fue en el nuevo Auditorio que yo no conocía y que, sinceramente, me impresionó de forma muy grata, obra de Benito Diaz, el arquitecto municipal, cuyo genio se me había manifestado ya  en la obra de la Plaza de la Catedral ovetense, esquina a Águila.
Luis Capoulas escuchó con suma atención a Benigno Fano, meticuloso conocedor del campo astur, a Eduardo Alba, mi gran amigo, al frente de las Cooperativas, de cuya directiva forma parte Manuel Pérez, el entrañable exdiputado, que estaba presente, a Mercedes Cruzado, secretaria de COAG-Asturias, a Joaquín López, Secretario General de la Unión de Campesinos Asturianos, de la que bien recuerdo sus orígenes societarios…Mucho me prestó que acudieran también María Jesús Álvarez, la Expresidenta de la Junta, el diputado Jesús Gutiérrez, Elena Díaz Palacios, Javier Rodríguez, Jeromo, de Hevia, Calvo, de Llimés, que fuera clarividente líder de UCA, Tomasa Arce, antigua viceconsejera, hoy en el Consistorio poleso, los concejales, María Nachón, González… y Carreño, Armas y otros militantes ovetenses …El líder socialista regional Javier Fernández cerró brillantemente  el acto, patrocinado por Alianza de Socialistas y Demócratas Europeos.
Tanto Fano como Javier insistieron en que la reforma instada tal parece la menos “comunitaria” de toda la historia de la PAC. Desde luego, con los tiempos que pueden llegar a correr, el margen de maniobra a los gobiernos nacionales parece excesivo, máxime si en España llegan al gabinete dos caciques, enemigos declarados del campo asturiano, como Arias Cañete y, en cierto modo, Cristóbal Montoro, en los que Rajoy  deposita  temerariamente su errática confianza. Todavía cabe remedio…
Nota.-El pasado sábado en esta columna, bajo el título de “Edelmiro, en memoria”, se deslizó un grave yerro mío pues dónde debía decir “al jubilarse Don Celestino Castañón” inopinadamente escribí “al fallecer…”.Una barbaridad. No basta con implorar el perdón del respetable clérigo  y de sus allegados, que doy por descontado de su benevolencia, ni  agradecer a quienes levantaron el banderín  de mi orsay (Doña Mari Paz, David Orihuela, Juan Álvarez, Luisma, el concejal Feliz Fernández…). En cualquier caso, ruego  se me disculpe, pues quedé abrumado.

No hay comentarios: