miércoles, 7 de septiembre de 2011

Conferencia ante la Confederación Europea de Asociaciones de Directores (ecoDa)

Señores y señoras,

Me siento muy honrado de encontrarme en tan distinguida compañía para tratar sobre los comités de Auditoría. El asunto es de candente actualidad, y no lo digo sólo porque sea parte importante de mi informe sobre auditoría de cuentas que será votado por el pleno del Parlamento Europeo la semana que viene.

Con más modestia he de reconocer que también está de actualidad porque ha sido objeto de análisis recientemente, como bien saben, en el libro verde de la Comisión Europea sobre gobierno corporativo ("corporate governance"), que se engloba a su vez en el debate más amplio sobre el futuro del derecho societario europeo. En la conferencia del 16 de mayo sobre esta reforma de profundo calado, el Comisario Barnier destacó como objetivos principales la mejora de la eficacia de los consejos de administración y el incremento de la implicación de los accionistas en la gestión a largo plazo de las empresas donde invierten.

En el libro verde sobre gobierno corporativo o de las empresas de abril 2011 se destaca que, como ya señalaba el de 2010, la falta de interés de los accionistas por controlar a los gestores favorecía una menor responsabilidad de los mismos y puede haber facilitado la asunción de riesgos excesivos por parte de las instituciones financieras.

Debemos, pues, en interés de todos animar a los accionistas a implicarse más en la gestión de la empresa. ¿Y qué manera mejor para pedir cuentas a la dirección que mediante el examen del informe de auditoría? Como ven, vuelvo a mi informe.

He de confesar que mi actitud ha sido siempre crítica respecto a los comités de auditoría pues pienso que todavía no han satisfecho las expectativas con que se crearon. Así lo destaco en los considerandos de mi informe,

D. Considerando que no se ha utilizado plenamente, en particular, la función de los comités de auditoría dentro de las instituciones financieras,
Y ya en el articulado lo repito con más vehemencia,
3. Opina que el debate sobre la función del auditor ha de ir en paralelo con un fortalecimiento de la función del comité de auditoría, hoy apenas eficaz, así como de la información financiera y sobre el riesgo que deben facilitar las empresas;
Pido que se encarguen asimismo de la aprobación de una evaluación del modelo de riesgo.
15. Pide que se refuerce la función de los comités de auditoría de todas las instituciones financieras y que se les exija que aprueben una evaluación del modelo de riesgo que incluya comparaciones empresariales específicas con indicadores de referencia con información sobre las posibles necesidades de financiación en el futuro, los actos bancarios, los flujos de efectivo futuros, la gestión de riesgos, las estimaciones de gestión y el respeto de los principios contables fundamentales, así como cualesquiera riesgos previsibles con respecto al modelo de negocio de la empresa; pide que esta evaluación se presente anualmente a los órganos de administración y supervisión de las instituciones financieras, junto con el informe de auditoria completo, con vistas a su examen y a su aprobación;
DIÁLOGO

Creo, como así destacaba el Comisario Barnier, que la implicación de los accionistas es fundamental por lo que pido en mi informe un "diálogo fluido y regular" entre el auditor externo, el auditor interno y el comité de auditoría.

18. Estima que un diálogo fluido y regular entre el auditor externo, el auditor interno y el comité de auditoría es esencial para una auditoría eficaz, siendo necesario mantener informados a los accionistas, por ejemplo, de las razones de la elección, reelección o cese del auditor mediante aclaraciones concretas al informe del comité de auditoría;
INFORMES DE AUDITORÍA
Una de las tareas más importantes del comité de auditoría es velar por la calidad del informe de auditoría, que aunque breve, debe ser completado con más información destinada tanto a la junta general de accionistas como al comité de auditoría, incluyendo "una evaluación del riesgo asociado a las estimaciones contables significativas o los juicios significativos realizados" y de forma más general, las dificultades especiales encontradas en el desempeñado de su tarea.
11. Considera que los informes de auditoría deben ser breves, con conclusiones claras y concisas, y abordar todos los aspectos de las competencias legales de los auditores; considera que el auditor debe facilitar al comité de auditoría y a la asamblea general explicaciones complementarias sobre cuestiones generales tales como la metodología empleada para confeccionar el balance y cuestiones concretas como, por ejemplo, indicadores claves, cifras de importancia relativa, evaluación del riesgo asociado a las estimaciones contables significativas o los juicios significativos realizados, así como dificultades especiales encontradas al realizar el trabajo.
NOMBRAMIENTO DEL AUDITOR
Otra de las responsabilidades principales del comité de auditoría consiste en el nombramiento del auditor. En este punto hubo un intenso debate en el Parlamento Europeo sobre si el comité de auditoría debería estar compuesto exclusivamente por miembros con experiencia contable. Considero que es, sin duda, necesario gozar de un gran conocimiento técnico para formar parte del comité de auditoría pero también creo enriquecedor que no se limite su pertenencia exclusivamente a expertos contables. El texto final es salomónico, pues al menos la mitad de ellos debería contar con la experiencia necesaria en el campo de la contabilidad y auditoría.
23. Opina que el auditor, cuando dicha función tenga carácter legal, debería ser nombrado por el comité de auditoría y no por el Consejo de Administración de la empresa objeto de la misma, para lo cual los miembros del comité de auditoría deberían tener la experiencia necesaria, al menos la mitad de ellos en el campo de contabilidad y auditoría; considera que el comité de auditoría debería emprender acciones para garantizar que el auditor sea independiente, sobre todo a la luz de cualquier servicio de consultoría que el auditor preste o se ofrezca a prestar;

GARANTÍA DE INDEPENDENCIA
En todo el proceso de redacción de mi informe siempre he destacado,sobre todo, la función de garante de la independencia del auditor que debe desempeñar el comité de auditoría.
32. Cree que los comités de auditoría tienen una importante función de supervisión para garantizar que el auditor siga siendo independiente, y pide a la Comisión que proporcione orientación para ayudar a los comités de auditoría en este sentido;
Por esta misma razón, mi informe recomienda que sea el comité de auditoría y no la junta directiva quien decida si se debe permitir la prestación de servicios no específicamente de auditoría al auditor.
33. Recomienda que sea el comité de auditoría, como entidad con funciones de supervisión, y no la junta ejecutiva, quien decida si debe permitir la prestación de servicios no específicamente de auditoría a la empresa financiera respectiva y quien negocie la oferta y los detalles del mandato; pide a la Comisión que lleve a cabo una evaluación del impacto de la viabilidad y los efectos de limitar los servicios distintos de la auditoría en relación con los ingresos;
53. ...considera que los comités de auditoría y no los directorios de las empresas son los más indicados para seleccionar el tipo de auditoría que mejor se adapte a las necesidades de la entidad auditada, y para supervisar la eficacia y la calidad de dicha auditoría, y que debe hacerse especial hincapié en la independencia del auditor; piensa que la Comisión debería explorar vías que permitan a las entidades de interés público, al sector público y a las instituciones europeas juzgar mejor la calidad de los servicios de auditoría prestados por la sociedades de auditoría, cualquiera que sea el tamaño e éstas;
LICITACIÓN
Por último, los comités de auditoría deben desempeñar un papel clave en los procesos de licitación, "prestando especial atención a los aspectos relacionados con las cargas administrativas asociados al proceso formal de licitación, y garantizando al mismo tiempo que la decisión final del accionista sobre la designación del auditor se base en una propuesta del comité de auditoría". Todo ello, por supuesto, razonado, describiendo "el proceso acometido, los criterios empleados y los motivos que subyacen a la recomendación del comité de auditoría".
59. Pide a la Comisión, en relación con la licitación por parte de las entidades de interés público, que se estipule que al menos deben participar otras dos firmas además de las cuatro grandes; considera que debe darse al comité de auditoría un papel clave en este proceso, y que en él deben participar también los accionistas; Pide a la Comisión que revise las prácticas del comité de auditoría en relación con los procesos de licitación, prestando especial atención a los aspectos relacionados con las cargas administrativas asociados al proceso formal de licitación, y garantizando al mismo tiempo que la decisión final del accionista sobre la designación del auditor se base en una propuesta del comité de auditoría; opina que esta propuesta debe incluir una descripción del proceso acometido, los criterios empleados y los motivos que subyacen a la recomendación del comité de auditoría;
Conclusión
Como señalaba al principio las expectativas sobre el comité de auditoría son muy altas. Cuento con ustedes para hacer del mismo un órgano que sea independiente y que a su vez garantice la independencia de los auditores.

Bruselas, 7/9/2011

No hay comentarios: