jueves, 11 de agosto de 2011

Semana Negra en fondo blanco



SEMANA NEGRA EN FONDO BLANCO

Supongo que tratándose de reputada negritud habrá tenido sombras,incluso buscadas de propósito, pero no cabe duda que es una marca ya acreditada en el verano español.

Sus creadores (Juan Cueto, Silverio Cañada, Areces...) son motivo de por si para venerar con tiento su criatura, antes de matarla o desnaturalizarla. En aquellos ya remotos tiempos, Chus Quiros, un mierense de primera a no olvidar, aportó diseños, escenografía y audaz primer emplazamiento. Y, claro, el portentoso magín de Paco Ignacio Taibo II, cuya frase "no hemos perdidos ningún escritor en el tren" se esperaba como inicio de unas jornadas culturales y lúdicas de clasificación reduccionista imposible. Confieso que me emocionó, en todo mi provincianismo, ver por pura casualidad en el escaparate, bien destacada, de una librería de la quinta avenida neoyorquina una obra de este Taibo genial, como ya lo era su padre.

Jovellanos, tan citado ahora, quizá no tuviese nada con la novela negra, pero sí Leopoldo Alas, Clarín, más rompedor, que probó con una obra abierta y colectiva que incluía cambio de cadáver y otros condimentos propios de lo que sería luego el género.

En Oviedo iniciamos un ciclo de cine negro ("Cosecha Roja"), coordinado por Javier Luengos, que ahora el exconcejal Del Viso ha tenido la gallardía de reconocer que no debió cerrarse.

En "La Semana Negra", los autores paraban en el Hotel Don Manuel donde tuve ocasión de coincidir con lo más granado de la literatura actual(Ángel González, García Montero, Almudena Grandes, Semprún, Juan Gelman, al que conocí antes en Florencia en pleno exilio suyo, José Emilio Pacheco, encantador, al que se le cayeron luego los pantalones del frac alquilado según recogía el Cervantes de manos del Rey...). Por allí solían también, Paco Ignacio Taibo I, fabuloso personaje, insisto, Manolo Lombardero, que no lo es menos, Jorge Belarmino Tomás, Sabina, Vicente Monzón, escritor cubano de talento, nieto de mi amigo el legendario comunista Juan Ambou...

Si jamás finiquita la Semana Negra, la esquina del Hotelito debería colocar una placa conmemorativa como lugar futuro de peregrinar tal la habitación de Agatha Cristie en el Pera Palace de Estambul. Pero mejor que no se cierre el evento aunque, de momento, sean malos tiempos para la lírica.

En fin, confío impere la sensatez. Por encima de malos quereres pienso que habrá sensibilidad para tratar algo conseguido en Gijón y que no es imaginable en otra parte,ni tan siquiera de Asturias.

No hay comentarios: