viernes, 22 de julio de 2011

El rastro de Besteiro en Oviedo

PUBLICADO EN LA VOZ DE ASTURIAS. 22 DE JULIO DE 2011.


Masip rescata del olvido una foto inédita del socialista en el Campo San Francisco

Aquel día de 1926 hacía frío, no demasiado, pero sí el suficiente como para que la boina no sobrara. Una primavera adelantada trajo aquel año un día de viento ligero del norte debido a un anticiclón muy potente que entraba por Galicia hacia el noroeste. Por la tarde, las nubes se dejaron ver y, posiblemente, el orbayu hizo acto de presencia.

Ese día, Julián Besteiro lucía en su pelo menos ondas de las habituales. Unos días antes de su viaje a Oviedo había ido a la peluquería. Lo que no cambió fue la raya en el lado izquierdo, que dejaba caer su pelo ligeramente hacia la oreja derecha.

El eurodiputado Antonio Masip analiza y describe hasta el último detalle de la fotografía que protagoniza la investigación recientemente publicada en el Boletín de la Fundación Emilio Barbón.

Se trata de una foto inédita del pensador y líder, en los años 20, del Partido Socialista Obrero Español Julián Besteiro, quien posa, sombrero en mano, frente a la Fuente de las Ranas del Campo San Francisco.

Su investigación se inicia tras un curso de Derecho Europeo en el que Masip participa en la Universidad de León, cuando coincide con su amigo, el catedrático de Derecho Constitucional y antiguo defensor del pueblo en Castilla y León, Manuel García Álvarez, quien le muestra una fotografía que atesoraban sus padres, propietarios de Casa Noriega entre las páginas de la obra Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós.

Masip considera importante dar a conocer la existencia de tan curiosa imagen, que ya se une a la que se le conoce con Pablo Iglesias y Fernando de los Ríos en 1921 en una visita a Celorio. “Es interesante por doble motivo: por el 75 aniversario de la Guerra Civil y por el respeto, el valor y el cariño que se le tiene al Campo San Francisco, ahora tan presente”, argumenta, en una conversación con LA VOZ.

Curiosamente fue LA VOZ DE ASTURIAS quien da la pista definitiva para contextualizar la imagen durante el estudio de Masip. No era noviembre de 1926, como afirmó Andrés Saborit en 1948 en un artículo sobre la visita. Fue el 28 de febrero de 1926, cuando el Campoamor vibró con un emocionante discurso a propósito del primer aniversario de la muerte de Pablo Iglesias en plena dictadura de Primo de Rivera, ante cientos de militantes y vecinos liberales.

Besteiro llegó a Asturias en tren un día antes de la conferencia y le fueron a buscar los catedráticos Lamarusa y Pimentel y varios estudiantes de Derecho. Es presumible que alguno de ellos hiciera la foto en el emblemático parque, frente a la fuente inspirada en la Letona de Versalles. En esos momentos, dice Masip, “pudo sonar en el quiosco de la música la banda habitual”.

Pero, ¿cómo llegó la foto a Casa Noriega? “Era un lugar de tertulias y, pese a que el propietario era carlista se trataba de una persona tolerante”. En el local se pudo ver coincidir las conversaciones de los canónigos de la Catedral con el equipo de gobierno encabezado por su padre, el alcalde Valentín Masip el día del Caldo de Ramos. Allí pudo pasar una tarde el pensador e incluso echar mano de la Enciclopedia Espasa que tantas dudas de último momento pudo subsanar durante sus años en el establecimiento. No obstante el libro perteneció en origen a Ramón González Peña, quien había pedido a Manuel Álvarez (padre) que le guardara unos libros que no volvió a recoger tras la revolución de Octubre de 1934.

Julián Besteiro se quitó el sombrero para la foto, lo que dice mucho de la solemnidad de la época. Era señal de respeto.

Antonio Masip describe al fotografiado como “un hombre bueno y un gran luchador que fue tratado injustamente”. Era un hombre de paz que se mostró contrario a la barbarie que se produjo desde ambos bandos en la guerra y que, a pesar de “patrocinar intentos de paz” ya en la dictadura de Franco, murió en la cárcel de Carmona, Sevilla, en 1940, con 70 años y consumido por la tuberculosis. “Tras conocer su personalidad se entienden sus respuestas de respeto y tolerancia”, indica.



Para ver el texto del artículo, pulsar aquí.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En 1926 los socialistas tenian una sensibilidad especial. Lo demuestra el lugar de la foto. Se la paso a Carreno. Un abrazo. RivinN

Anónimo dijo...

La publicación,en el boletín de la fundación Barbón,ha quedado "redonda"al incorporar la fotografía,con la que,por cierto,han hecho un magnifico trabajo al conseguir reproduciría a ese tamaño,con mucha calidad.Ana Herrero