sábado, 16 de julio de 2011

DECANO DE LOS TAXISTAS

Manuel Gutiérrez, de Ciaño, es el decano de los taxistas bruselenses.

Coincidí con él ya tres o cuatro veces en esta Brubru. Nuestro paisano, con 75 años,
se dedica al oficio desde que vino de Asturias a final de los cincuenta cuando todavía
era un rapacín, bregado en la Mina La Nueva de Ciaño.

Es un tipo cordial y dicharachero, muy grato y peculiar, que mezcla su español con
expresiones francesas y asturianas. Entró a la mina con catorce años y firmó luego
por cinco cuando le llamaron a la mili. Ese lustro era el compromiso optativo que se
exigía a los trabajadores mineros. Debió de ser un tipo singular, reñido con algunos
huelguistas y a la vez solidario con otros ante las terribles condiciones de trabajo
que sufrían. Llegó a picador. Lo dejó el día que se quedó pensativo ante un vómito
de sangre mezclada con polvillo de carbón. Temió, entonces, por una vida corta. Su
padre, su abuelo y sus hermanos también mineros; dos viven en Gijón, jubilados,
y habla con ellos por internet cada poco: "Pero no viajo a Asturias, les dije que la
misma distancia de Gijón a Bruselas es la que hay en sentido contrario. Que sean ellos
los que vengan". Como quiera que me sorprenda por su edad al volante, "cada noche
hasta las siete de la mañana", me replica que se encuentra en plena forma gracias "al
baile de salón" que practica en Amberes cuatro veces por semana: los sábados y
domingos y aún entre semana.

No puede aceptar mi invitación a almorzar en el Parlamento pues su horario es
incompatible: "He de dormir hasta las dos o las tres todos los días sin faltar a recoger
el coche que me trae el compañero que hizo el día". No le interesa en absoluto
ni la política ni los políticos, aunque ostentó cargos de representación gremial.
Precisamente su intensa dedicación a la defensa de los compañeros ante el asesinato
de uno de ellos le trajo serios disgustos familiares.

En su taxi no escucho la música disco que tanto parece gustarle para bailar. De
momento, Manuel ("Manuel, para los hombres, Manu, para las mujeres") seguirá,
entre el taxi y el baile "por muchos años".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Curioso personaje.Joe.Tampa

Anónimo dijo...

Tio, este es un homenaje de Antonio Masip hacia tu persona, ole por mi tio, saludos de tu sobrino desde Asturias