lunes, 6 de junio de 2011

Rubalcaba en el Calatrava

(Fotografía: La Nueva España)

Alfredo Pérez Rubalcaba estuvo ayer domingo en Oviedo, en su campaña de las primarias. Su estilo comunicativo, abierto y campechano nos cautivó una vez más.

La primera pregunta se la hice yo sobre la necesidad de insistir en el programa con nuestro carácter antinuclear, en el momento en que, además del sucedido japonés, Alemania se ha pronunciado muy decididamente y es una oportunidad para Asturias de romper el techo europeo del carbón de 2018.

Alfredo insistió en que nuestro partido es contrario a nuevas centrales.

En la intervención en último lugar, Salvador de Dios, compañero de la AMSO, se refirió a la necesidad de que diputados y senadores tomen nota de la necesidad de patear la calle y los contactos abiertos, como el de Rubalcaba, insistiendo, no obstante, en que el lugar, no permitía una buena organización. En efecto el Calatrava es un desastre de sonoridad y aún peor accesibilidad para personas que como yo sufrimos movilidad reducida. El arquitecto-ingeniero Santiago Calatrava ya ha sido condenado por errores de diseño y ejecución de las obras. En esa mi primera visita he podido constatar que tanto la plaza como la cafetería se me hicieron auténticos laberintos que no comprendo hayan podido pasar un mínimo rigor técnico municipal.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu participación en el encuentro. En todo caso convendría que te asegurases que el presunto compañero salvador es de la AMSO, del cual creo recordar que me confesaron hace algún tiempo que ya no esta integrado en la misma por causa imposible de exponer por escrito