martes, 7 de junio de 2011

Entrevista en La Voz de Asturias, sábado 4 de junio de 2011



Pese a que lleva ‘conectado’ a la UE, como eurodiputado, varios años, Antonio Masip, se mantiene atento a lo que sucede en su ‘tierrina’. El ex alcalde de Oviedo valora los resultados del 22-M.

¿Esperaba esta irrupción de Foro en el mapa político asturiano?
Desde Brubru, como llamo a mi Bruselas, no; pero desde la mesa electoral de la que fui interventor el día de las elecciones noté su fuerza inmensa por sus interventores y apoderados ocupando el espacio que no lograban PP y PSOE.

¿Qué propició la caída del PSOE en Asturias?
Se corresponde con lo ocurrido en todo el país.

Y en la capital, ¿presagiaba estos resultados?
Más o menos. Estaba claro que Foro estaría presente y que aprovecharía el descontento social con la herida mortal que se pretendía para el Campo San Francisco y la deuda financiera.

El PSOE de Oviedo destaca que ha logrado su segundo objetivo: quitar la mayoría absoluta a De Lorenzo, que Foro también se atribuye. ¿Qué opina?
No debo minimizar la virtud de González de Mesa planteando desde el primer instante que no era negociable el párking de Uría, atrayendo el voto de cierto ovetensismo, del comercio... Ciudadanos que no podían ideológicamente votar PSOE o IU, que tradicionalmente estuvieron contra ese párking y el estigma que arrastraba, pudieron hacerlo con la novedad de González de Mesa, que parece persona ponderada por encima incluso de su mentor regional.

Paloma Sainz asumió la derrota y dimitió. ¿Era necesario?
Le tengo en gran estima; y me hubiera gustado que continuara.

¿Cree que Oviedo es un caso especial y debería apoyar la candidatura de FAC?
No me cabe duda de que es un caso especial, pero no me atrevo a dar consejos desde la distancia. En cualquier caso, el PSOE debe hacer una política regional pensando en el futuro de Oviedo y de Asturias y solo con la imagen de su ancestral dignidad, su moralidad y su trabajo político, tal y como proyectó Javier Fernández, aunque su liderazgo integral no haya sido suficientemente conocido todavía, se saldrá adelante.

¿Acabará dimitiendo el alcalde?
No está, desde luego, en su mejor momento. Pero la política, aún la municipal, no puede ser tan personalista. En Oviedo por encima del ciudadano que ocupe la alcaldía hay que ver a dónde se va, cómo se estabiliza, se arrima el hombro con la deuda ovetense, y por ende española, y se sale de la hipoteca del párking en el Campo. Paloma dijo también algo de determinadas inversiones en el equipamiento de los barrios. Me temo que el Ayuntamiento si ha planteado lo del convenio con Comansa, sin entrar a si hubo o no dolo, me imagino que es simplemente porque está en la quiebra.

Un consejo al socialismo ovetense.
Hay que pegarse mucho al terreno y también a la coherencia política y moral. Ni entreguismo ni maquiavelismo alicorto nos van a sacar de una situación ante la que hacen falta agallas, método...

No hay comentarios: