martes, 3 de mayo de 2011

Vino de Cangas

Todavía permanecen ecos y esencias de la notable jornada universitaria, convocada por la Fundación Valdés Salas con la inestimable cómplice presencia de don Vicente Gotor, Rector de la Universidad de la Excelencia. Las intervenciones de Roberto Gaudio, del Valle d´Aosta, Presidente del Centro de Investigación, Estudios, Salvaguardia, Coordinación y Valorización de la Viticultura Montaña, de Carmen Martínez, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y de los Catedráticos Joaquín Lorences y Alfonso García Leal, son hitos en el reconocimiento académico de la viticultura asturiana.

Tras los parlamentos desde el estrado, tuve el honor de intervenir como se recoge en mi blog (www. antoniomasip.net)

Ese paso por el Aula Magna de la viticultura- heroica la llama el Presidente del CERVIM - es un punto de no retorno en la consolidación entusiasta de tantos esfuerzos en la zona canguesa y en las plantaciones de Ibias, Grandas, Allande, Degaña, Illano, Pesoz…Mención aparte merece el esfuerzo titánico de un estudioso cultivador de Las Regueras.

Los resultados obtenidos con el vino blanco están siendo espectaculares. Tengo, no obstante, para mí que “el mejor blanco es el tinto”; aforismo de origen berciano, del Bierzo o de Berceo, que unió el vino, la poesía y el origen del español.

Con el poco conocido vino astur han de aplicarse las técnicas comerciales en boga. Así, por ejemplo, el consumo de queso en Francia tiene un gran aliciente en la oferta en todos los restaurantes, antes de los postres, de una gama amplia y diversa, siendo también éxito probado lo que hacen con el llamado primer “beaujolais de l´année”, que se presenta, con gran fanfarria, el tercer jueves de noviembre, en el Día del Beaujolais Nouveau. Y ese vino era malo hasta hace poco, pero ha contado con una mística, una producción, una calidad y un consumo espectaculares.

La investigadora Carmen Martínez, cuyo trabajo ha sido estos últimos años tan decisivo, y el Sr. Presidente de CERVIM, han demandado mi apoyo en el Parlamento Europeo a las viñas de montaña, plantaciones en cuesta, escarpadas, históricas, difíciles, maravillosas…

Lo tienen de forma incondicional.

Estoy de acuerdo en unir fuerzas y experiencia con otros diputados, provenientes de varias regiones, pero sin olvidar, en cualquier caso, el origen de cada una de ellas pues esa referencia geográfica es la que da fuerza turística y arraigo social y económico. En el Valle D´Aosta hacen muy bien en resaltar la proximidad al Mont Blanc; en Sicilia la del Etna como los viticultores del Suroccidente astur han de estar bien integrados en la ponderada marca del “Paraíso Natural”.

Quisiera llamar la atención en la calidad; reto, que se consigue ya en Cangas e Ibias, pero preocupa, por ejemplo, con los azúcares de los caldos alemanes.

Primordial, por tanto, que se impliquen centro de investigación tan prestigioso y la mencionada Carmen Martínez.

Ahí están las bodegas de Obanca, Pesgos, Monasterio de Corias, Muriella, Chicote, Chacón Buelta… Les felicito por sus logros y su coraje emprendedor.

Apoyemos al vino en esta nueva etapa, muy pegada a la ciencia y a la Universidad.

No hay comentarios: