viernes, 4 de marzo de 2011

Libia



Terrible cómo se desangra Libia por la locura del Dictador, que explota hasta el final sentimientos tribales.

Ante la Comisión Libe del Parlamento comparecieron Cecilia Malmstrom, comisaria, Laitinen, Director de Frontex, Györkos, Embajador húngaro, y Vimont, Secretario del Servicio de Exteriores. La alarma humanitaria es máxima y se aprecia cómo fuerzas políticas opuestas a la prioridad europea del asilo están variando por la presión migratoria y la dependencia energética. Todavía hace escasas semanas Cecilia, liberal sueca de admirables convicciones humanísticas, me convocaba en mi calidad de antiguo ponente de la directiva del asilo para reiterarme que debería suavizar pragmáticamente posiciones, no obstante su aprobación mayoritaria a finales de la pasada legislatura, dado que los Estados miembros siguen sin aceptar las principales propuestas. En el debate parlamentario, ante la lógica preocupación de la coalición de Berlusconi, mi amigo Wolfang Kreissl-Dorfler recordó cómo quien ahora lloriqueaba se había opuesto al tratamiento con dignidad a los refugiados que huyen del pavor, la guerra y la hambruna. De forma más general, Carmen Romero se avergonzó pública y sentidamente de nuestra condición de europeos en esta crisis total.

En efecto, Europa, sin una sola voz, carece de fuerza para esta situación. Qué duda cabe de que las agencias hacen lo que pueden, incluso más de lo que pueden, pero ni la U.E. se compromete a la solución ni nuestros mismos conciudadanos están mentalizados. ¿Qué estamos dispuestos, en definitiva, a hacer si una pequeña medida de sacrificio inocuo de rebajar la velocidad en las autopistas supone tanto escarnio y crítica sectaria? Hay, sin embargo, un fenómeno nuevo en las jóvenes generaciones con su internacionalismo abierto que vislumbra futuro distinto. En Asturias son varios los que pertenecen a ONGs o a misiones altruistas o profesionales en el extranjero; incluso en el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), te encuentras a asturianas como María Bances del Rey o Susana Martínez Schmickrath. Y, a otro nivel, Santiago Menéndez de Luarca, acaba de tomar posesión del puesto español de la FAO (fondo de la ONU para la alimentación).

En cualquier caso, aunque sea por una vez, comparto la conclusión del diputado popular Gustavo de Arístegui ("El esperpento de la Yamahiriya"): "El desafío para Europa y nuestros vecinos es monumental. La única salida viable es la rápida, sólida y creíble institucionalización democrática de esos países, para evitar que el vacío de poder y la incertidumbre den alas a los islamistas radicales, que no han sido protagonistas de estas revueltas (...). Si eso ocurre los árabes habrán cambiado dictaduras implacables del siglo XX, por dictaduras sanguinarias medievales, las del islamismo radical".

De ahí la trascendencia que puede tener el ejemplo de la transición española, incluida la superación del tejeretazo. Audaz y oportuna, si cabe, la visita del Presidente Zapatero a Túnez, primer líder europeo en pisar el país tras la caída del dictador Ben Alí.

Y a tener muy en cuenta que el venezolano Chávez se ha seguido manifestando por el "¡amigo, Gadafi!".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Está bien ese de que el socialismo rectifique con Chávez y se ponga en su contra que también le llega anmartín"su hora con o sin "sanmartín"

Anónimo dijo...

El mundo entero ha denunciado al dictador libio por masacrar a civiles inocentes. El mundo entero, excepto dos jefes de Estado: Hugo Chávez y Daniel Ortega; el eje de los despistados.
Chávez y Ortega son los dos únicos jefes de Estado que no han condenado a Gadafi
Hasta la Liga Árabe le ha retirado el apoyo a Gadafi. Pero Hugo y Dani, no. Seguramente los convenció Fidel Castro, quien mantiene que la violencia en Libia es culpa de la OTAN, y no de Gadafi. En esto, el dictador libio discrepa de su colega, el exdictador cubano. Según Gadafi, detrás de los disturbios en su país está Al Qaeda. Esta diferencia plantea un problema para Hugo y Dani. Quizás, y para evitar tener que tomar partido por Fidel o por Muamar, concluirán que la desestabilización de Libia es una operación conjunta de la OTAN y Al Qaeda

Anónimo dijo...

Conocí bien a María del Mar Bances del Rey y su hermana y aún recuerdo las vergonzosas bromas que hacían en el colegio a costa de la asistenta portuguesa semianalfabeta de la familia. Ahora es "alta funcionaria" de la ACNUR para "ayuda al refugiado". Pues que bien, oiga, tengo entendido que el sueldo es desorbitado