martes, 29 de marzo de 2011

DIPUTADOS CORRUPTOS

El Sunday Times ha desvelado que tres diputados (austriaco, esloveno y rumano) aceptaron bajo precio presentar enmiendas a la directiva de regulación financiera desvirtuando la línea del Partido Socialista, que defendía a pequeños inversores contra grandes bancos. Profesionales del semanario londinense pasaron por lobbistas, ofreciendo estipendios y puestos en fantasmales Consejos de Administración. Las entrevistas, en las que los implicados aceptan mordidas, fueron grabadas. Dos dimitieron de inmediato, uno de derecha y otro originalmente de izquierda, mientras el tercero, Adrian Severin, para mayor inri ocupante de una de las vicepresidencias del Grupo Socialista Europeo, se aferraba al cargo. El mismo lunes a mediodía hice una alusión a las presiones de lobbistas y corruptos en la Comisión JURI (www.antoniomasip.net) sobre política de auditorías y me dirigí a la dirección de mi grupo inquiriendo respuesta. Enseguida me dijeron que Severin sería expulsado, lo que hubo de ultimarse antes de la reunión del propio grupo del miércoles, en la que, por unanimidad ratificamos la exclusión y reclamamos el acta.

En un comentario en ese blog mío, quien firma "El Ángel de Olavide" escribe:

"Estos sí que son los escándalos que la prensa española debería seguir y no ir de safari para tomar maliciosas fotografías sin sentido de europarlamentarios."

En tono jocoso me comentaba un colega italiano, "¿Cómo se explica que hay tres cogidos en práctica corrupta y ninguno italiano?", a lo que el mismo se respondía "Es que los italianos apenas saben inglés". Lo cierto es que, bromas aparte, este asunto ha sido muy comentado durante toda la semana y pone de relieve que los parlamentarios en general, sus relaciones y patrimonios, deben ser más, y sobre todo mejor, fiscalizados. Además se insinúa que puede haber otros casos. Como dijo, el portavoz español, López Aguilar, es terrible que nuestra institución se haga ver solo con elementos negativos.

En la pasada legislatura estudiamos precisamente los lobbys, escuchamos la experiencia norteamericana, ajustamos a la baja las percepciones netas de los parlamentarios, las incompatibilidades y demás, pero siempre el tramposo y el delincuente encuentran zonas de impunidad. Eso mismo lo estoy denunciando junto al polémico informe de auditorías que sigo como ponente. Espero que no haya en absoluto compra descarada de voluntades, pero, con el antecedente de lo que ocurrió hace cinco años con la directiva de auditoría de cuentas, sé que cunde una enloquecida preocupación entre empresas afectadas que les conduce a perder el tino presionando a los diputados, de "forma no siempre limpia" como paralelamente ya advertía el mismo lunes en El Economista.

Sería, sin embargo, bueno que este reportaje del Sunday fuese revulsivo y políticos de todos los grupos reflexionen sobre la necesidad de independencia y honestidad, básicas para el del sistema democrático, a cualquier nivel (Local- ¡Oh el urbanismo costero y la contratación sin transparencia!- Regional- ¡ay de los trajes y otros cohechos mayores!- o europeo- ¡vaya por lo que vendían su honra esos exparlamentarios!).

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ya me dirás porqué no dimite el navarrico ppepero Pablo Zalda