sábado, 29 de enero de 2011

Patentes without Spanish

Desde hace catorce años la Unión Europea tiene paralizada la "Patente Europea" que supere el Registro de Patentes de Munich, cuyo ámbito es un Acuerdo Internacional suscrito por 38 países, algunos sin pertenecer a la UE (Albania, Croacia, Macedonia, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino, Serbia, Suiza, Turquía) y que utiliza inglés, francés y alemán como lenguas de trabajo. No obstante para que la licencia tenga efectos en cada uno de los países, además de volver a registrarla se precisa la lengua oficial de cada correspondiente Estado. En 1994 se dio un paso importante en la unificación de registros con el de Marcas de la UE, con sede en Alicante.

La Presidencia semestral húngara, instada por el Comisario Barnier, de Francia, intenta aprovechar la llamada cooperación reforzada, mediante la cual varios Estados Miembros acordaron integrarse, sin el debate suficiente, tras la patente europea, ansiada por todos, los españoles los primeros, destinada a evitar trámites y dar seguridad a los creadores. En Marcas se utilizan cinco lenguas (francés, inglés, alemán, español e italiano) pero en Patentes, a la vez que se pretenden los buenos fines de agilizar, prestigiar, garantizar y potenciar los instrumentos de propiedad intelectual se introduce, sorprendiendo la buena fe de los parlamentarios, la reducción al alemán, francés e inglés, alegando su primitivo uso en la oficina muniquesa y que se trata de las lenguas cuyos usuarios cuentan con mayor número de las actuales patentes.

En definitiva, se está violentando la "cooperación reforzada" sin probar en absoluto el cumplimiento del requisito previo de que no perjudique al mercado interior y el no menos esencial de que un método tan extraordinario de actuación sea el último recurso ante la imposibilidad de acuerdo del Consejo de Ministros Europeo (solo utilizado hasta ahora en los casos de divorcio transnacional, pues un país miembro, Malta, no reconoce la disolución civil del matrimonio). Si lo que se busca son menores costes para el creador y la industria y mayor unificación registral habría que imponer solamente el inglés.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aumentar les patentes europees a más idiomes sedría convertir la Eurocámara nun piteriu.

Sorpriende ver el nacionalismu dalgún, Señor Masip, queriendo imponer llingües tan minoriazes n'Europa como l'español a Noruegos, Eslovenos, croates, turcos...etc.

Anónimo dijo...

El diputado de IU, Willy Meyer me ha asegurado esta tarde que está dispuesto a sumarse a cuantas iniciativas tengamos en esta línea