viernes, 14 de enero de 2011

La Loma del Canto


(foto atribuida a Robert Capa)

Frente a mi ventana, en Oviedo, entre las ramas peladas de la fronda franciscana y las construcciones naranquinas, debería divisar la Loma del Canto, mítico topónimo de la Guerra Civil española. No sólo es difícil de apreciar donde supongo sino que, para Carlos Fernández Llaneza, ex concejal, tan estudioso de la zona, ha desaparecido la altiplanicie edificada al suroeste del Restaurante Lobato. La loma fue estratégica en octubre de 1936, en el cerco de Oviedo. La meritoria ARAMA (Asociación para la Recuperación de la Arquitectura Militar Asturiana) no podría ya rescatar sus vestigios.

El recuerdo de esa Loma del Canto estaba particularmente vivo en la memoria colectiva de los llamados «nacionales», como ha venido a destacar Ladislao de Arriba, «Juan Azcona», en sus recientes declaraciones memorialistas al magnífico suplemento «Siglo XXI» de LA NUEVA ESPAÑA, o resaltaba constantemente Ricardo Vázquez-Prada, «Tomasín», en "El grito de Dios" y otras novelas. En su día, narraron la batalla, descarnada, corresponsales extranjeros de la gran talla literaria de Louis Delaprée para «Paris Soir» y Mijail Koltsov para «Pravda», y después Ronald Fraser en «Blood of Spain». Tampoco desdeñable el relato de Oscar Pérez Solís, que de pionero del comunismo español se hizo «defensor de Oviedo».

En la novela estuvo ahí el padre de Artemio Cruz, el gran personaje de Carlos Fuentes. Su mismo creador me lo dijo hace tiempo. Y, en la realidad, José Manuel Castañón, Alberto Fernández, Jesús Evaristo Casariego, a los que conocí ampliamente, Jesús Ibáñez y Celso Emilio Ferreiro, todos ellos combatientes a tiro limpio, luego escritores, incluso buenos escritores, prácticamente olvidados.

La epopeya de Castañón, que, tras leer un par de versos de César Vallejo, renunció a su pensión de caballero mutilado, emociona a Eduardo Galeano, siempre tan moralista.

Agustín de Foxá cantó de Jesús Evaristo sus sueños de noble frustrado, de cazador y de mayorazgo navegante. El general Fernández Campo, discreto héroe del 23-F, contaba, sin embargo, que esas heroicidades fueron pura fantasía.

Alberto -también llamado Eliseo en los libros- fue luego «maquisard» en Francia. Él mismo menciona las hazañas de Ibáñez, que se desbordaría así mismo en obras inencontrables. Yo me pregunté, en alguna parte, si Úrculo pensó en Jesús Ibáñez, como el William B. Arrensberg de Porlier.

¿No parece que los Cruz, padre e hijo, existieron mientras Castañón, Casariego, Eliseo, Ibáñez y Pérez Solís fuesen puros personajes, extraídos de una ficción a la altura genial de Fuentes?

En cualquier caso, mi ventana ovetense es mucho más sugerente que la de Brubru.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

le comento, en el artículo sobre la ofensiva de oviedo se hace una referencia a esta loma, y en el mapa qu sale, mas o menos yo la situaria en la zona superior al actual colegio religioso( creo recordar que son las ursulinas) en la margen izquierda de la carretera, situandos e como usted cometnaba, al sur del restaurante( yo erroneamente la situaba en la zona del parque Purifiación Tomas). No se si se conservará algo, pues está la zona esá muy urbanizada.
la toma de esta posción fue bastante improtante, y la lucha encarnizada, apareciendo en todas las grandes"Historias de Asturias"( Ayalga, Silvero cañada...) y en la monumental obra de Rodriguez Muñoz( publicada por LNE) sobre la guerra civil en Asturias, por ejemplo en la pagina 284 se hace referencia al ataque de septiembre y ya a partir de la 300 sbore los ataques de octubre del 36
.Se habla especialemnte de ella en la página 306, y ahi el pie de foto es erroneo( y me ha llevado a mi a confusión) pues la confuden con la actual meseta en que se situa el barrio de Las Campas, la loma conocida como el Campon. En su dia en nustro foro se trato sobre el tema de las liosas nomenclaturas de estas lomas( canton, Camón, Canto, Campo...) Hechele un ojo:
http://www.arama.org.es/component/option,com_loudmouth/task,topic/id,65/Itemid,56/lang,es/


Nuevamente en la obra de LNE tenemos un apartadod edicado a la batalla de la Loma del canto en si, con un interesante dibujo de la posición, con las trincheras entre el horreo, las casas, etc

Respecto a las trincheras, se construirian durante agosto de 1936

Anónimo dijo...

Es hora de dignificar los campos de batalla de la guerra civil. La misma condición, y usted lo sabe bien desde su situación, de sitios históricos como así gozan los de Fracia, Bélgica, Gran Brataña, Italia o Alemania por citar algunos. La separación cronológica con la guerra civil va disipando los apasionamientos y por ello el conflicto se ve cada vez más desde su perspectiva histórica. En ese sentido el trabajo de entidades como ARAMA es loable por cuanto pretender preservar los lugares más representativos ya no por su interés meramente rememorativo, sino por su valor como textimonio histórico y fuente de información primeraria. Los testigos humanos de la guerra civil tiene ya, por el lógico pasar de las décadas, los años contados. De aquí a un quinquenio nos quedamos sin referentes directos, sin memoria oral de los combatientes, y serán entonces el hormigón y el ladrillo, el nido y la trinchera los testigos a los que recurrir para conocer aspectos concretos de la guerra.
Menos mal que tenemos algunos, pocos, políticos, que más allá del oportunismo, se sienten comprometidos con la defensa de los lugares que un día fueron escenario de la guerra civil española en Asturias. Gracias Masip.

Anónimo dijo...

--------------------------------------------------------------------------------

El orro día subí por la zona, y si bien no se conserva nada "visible" hablando con el hombre que vive en el lugar, además de muchas charlas sobre la guerra, me mostro los muros de la famosa casa en ruinas en la que se asentaban los nacionales, los pegollos de la famosa panera( sobre ella está hoy en dia construida una casa) etc, así como el trazado de trincheras, todas colmatadas tras la guerra para recuperar los prados. Osea, que no se conservan trincheras y lo poco que queda visible son unos muros medio derruidos

Un saludo

PD: ya vimos su artículo en LNE, una vez mas enhorabuena