lunes, 20 de diciembre de 2010

Rafael, todo un siglo



Mucho se ha dicho ya de Rafael Fernández. En su hora postrera no conviene olvidar, sin embargo, un hecho, bien documentado, del que jamás se vanaglorió aunque iluminase luego toda su vida. El 20 de octubre de 1937, con veinticuatro años recién cumplidos, era, en Gijón, el responsable de la cartera regional de Orden Público y Justicia. Cuatro miembros del Consejo Soberano pretendían ajusticiar sumaria y selectivamente a los presos derechistas. Falo, el revolucionario, secretario general de las JSU, y su suegro, Belarmino Tomás, Maldonado, luego presidente de la República en el exilio, el inolvidable anarcosindicalista Álvarez Palomo, el más tarde gran publicista Antonio Ortega, y algún otro, evitaron sin contemplaciones la masacre inhumana.

La Nueva España, 20 de diciembre de 2010

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, Antonio. Muy oportuno ese recordatorio tan humano en medio de aquellas barbaridades. Mi madre te agradecería muy especialmente el recuerdo no sólo de don José Maldonado, sino de Antonio Ortega. Ya sabes...
Un fuerte abrazo,
Leopoldo

Anónimo dijo...

Antonio, hace dos horas enlazamos las
cenizas de mi padre con Pura.

Un cariñoso abrazo.Ya hablaremos
rafael

Jorge Suárez dijo...

Antonio:
Conocí a "Falo" al poco de su llegada de México. Con aquellas "guayaberas" y aquel acento en el despacho del CES, en el antiguo edificio de los Alsas de Oviedo. A aquellos jóvenes que nos atrincherábamos en el local de las juventudes nos resultaba chocante. Lo fuimos conociendo en las tertulias de mediodía del Niza, él siempre con su copita de fino, con voz templada, verbo fácil, extremadamente sensible y educado, con Pura a su lado. Así se fue descubriendo un personaje especial, un hombre con conceptos,conciliador. Para alguien que a pesar de lo sufrido, incluyendo la pérdida de un hijo durante la travesía hacia el exilio en Port Bou, lo ha hecho muy grande.
Es un ejemplo para todos nosotros, y lo mismo que con Pura, la familia socialista los tendrá siempre presentes.