jueves, 7 de octubre de 2010

Camino

”Con sayal de amarguras(...)
topé, tras luenga andanza, con la paz de un sendero”
Ramón Pérez de Ayala


En Asturias, pese a la desbordante agenda sociopolítica, se respira aún natural frustración por el resultado de la capitalidad cultural. Ya expresé algunos de mis sentimientos. Ahora leo sabias opiniones de Sagi y Marina para aprovechar el impulso conseguido de los afanes musicales. Por mi parte, tampoco quiero eludir aportación testimonial. El proyecto incidió en el concepto de Camino: Camino de Europa, Camino histórico de Santiago… “La cultura y Oviedo son el Camino”, había escrito una espabilada chiquilla de La Gesta.

No dudo de la imparcialidad de un Jurado de alta cualificación, aunque lamente que el examen no fuera público, como ocurriera a la excelencia de nuestra Universidad. Tampoco entro en si era mejor una candidatura regional: yo acepté de buen grado la que había.

En cualquier caso, es llegado el momento de convencer que el camino europeo pasa por Oviedo. Hemos insistido, pero no hasta la saciedad, en la chanson francesa del siglo XI: “El que va a Santiago…”. La argumentación nos salió bien, en 1988-1989, al romper el muro que el Padre Tucci, S.J., el Nuncio y la Embajada ante la Santa Sede, levantaron contra que Juan Pablo II visitara Oviedo.

Sacamos de nuevo a Alfonso II y a toda la Historia contra la pretensión de que la autovía fuera exclusivamente costera como con tanto ingenio, digno de mejor causa, defendían el inolvidable Paco Carantoña y unos cuantos más.

Vicente José González, estudioso de los orígenes de la ciudad, me recuerda siempre la lucha que llevaba mi padre por apuntar Oviedo cuando Fraga impulsó el Camino sin el Salvador. Una tarde, mi gran amigo Manuel Díaz Ron telefoneó para advertir de la magna exposición de París que no mencionaba Oviedo. A las pocas horas me presenté en el Centro Pompidou, donde casi me caen lágrimas rabiadas constatando, en efecto, que, en un plano enorme, con trazo grueso, de Roncesvalles se iba a León y Santiago. ¡Oviedo y Asturias carecían de etapa y nombre!

Después, Rolland Dumas, Ministro galo de Exteriores, que pasa por erudito medievalista, propuso celebrar la Cumbre España-Francia en León. La vecina capital de Ordoño II sufría, en aquellas calendas, crisis institucional con cese del Alcalde, que pasaba a ser el edil número nueve. Confieso que intenté aprovechar la oportunidad para introducir Oviedo cuando un concejal leonés, que no había captado la pronunciación, aseguró en las ondas:”La Cumbre no es en León sino en Lyon”. Anécdotas aparte, cada año xacobeo se resiente, herida, la piel de Oviedo, aunque este, que vivimos aún, son muchos peregrinos y visitantes que paran.

Muchos pero, naturalmente, no los dos millones que, con toda propiedad, un asesor municipal, defendió para la capitalidad cultural en el Museo Reina Sofía el pasado 28.

El bueno de Rodrigo Grossi (q.e.p.d.) y otros preclaros mantenedores estuvieron siempre obsesionados, siguiendo a Don Juan Uría, en marcar el auténtico Camino. Hace meses, habíamos ya concertado para 2011 una visita a las instituciones europeas de José María Casielles y los Amigos del Camino genuino.

Se impone, pese a los revolcones, seguir en el empeño, mostrando que Oviedo y la Cultura son el Camino. De mayúscula y de abierta polisemia. No es preciso gastar sumas que harían antipático el objetivo, pero sí mantener la estela, que se volvió a sembrar con Oviedo-2016, y antes, a otro nivel, con Oviedo-2008.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Antonio

Es muy meritorio el esfuerzo que has hecho ayudando a la candidatura de Oviedo a la CE del 2016. Y mas valor los piropos que has dedicado al grupo de trabajo.

Yo si que dudo de la neutralidad de los "jueces". Y mucho. Cáceres por ejemplo, seguramente tienes fuentes directas que te pueden contar el gran esfuerzo realizado y la enorme decepción que estan sufriendo, ha hecho un maravilloso esfuerzo de organización que no ha tenido recompensa. Y sin embargo Burgos con una oferta "indecente" junto con Las Palmas ha sido seleccionada.

Desde luego que todo el mundo coincide que será Córdoba la ciudad elegida y seguramente con méritos suficientes. Algunos querrian pensar que todo esto ha sido para hacer mas facil esa elección final a favor de Córdoba. Desde luego que con los finalistas que han quedado nadie pondrá en duda la limpieza de la selección final. Puedo equivocarme en este pronóstico pero seguro que si brujuleas entre tus amigos verás que esa es la lectura correcta de los acontecimientos.

Con respecto a la idea motriz de conectar el Camino y la historia europea directamente con Oviedo tiene lógica y sentido. No se si tiene fuerza. Creo que Oviedo necesita un impulso que la conecte, que la amarre con la cultura moderna, con lo comtemporaneo. Desde fuera, simplemente como observador veo a Oviedo como una capital de la cultura formal, de la cultura con mayusculas, es verdad. La Música clásica, la ópera. El gran activo de la literatura y hasta de la ciencia. Pero la Laboral está en Gijón. el icono de la arquitectura contemporanea en Avilés. Oviedo se ha quedado petrificada, vetusta. Solamente contemplar los adefesios escultóricos que se han plantado en la ciudad como setas ya da la medida.

Creo que en la normativa, tanto la formal como la no escrita, no resulta facil sumar un bloque de ciudades como candidaturas homogeneas. Eso va a ser un problema. Interesante problema.....

Un abrazo

Anónimo dijo...

Angel Alda

Anónimo dijo...

El viernes he visto toda la entrevista en teleasturias.com y creo que tienes toda razón cuando dices que los trapos sucios hay que lavarlos en casa y que ante eventos como el de la capitalidad europea de la cultura, por ejemplo, hay que aunar esfuerzos y dejar rencillas de lado. Es una pena que no se hubiera conseguido pero se ha intentado. El problema, creo, es que no todos los políticos piensan como tú, por otra parte veo que seguís peleando el tema del carbón, sería bueno lo que dices de ayudas hasta encontrar la tecnología de captura del CO2 pero esto dicen que está complicado. Por último agradecerte que te hubieras acordado de los pobres campesinos entre los que me incluyo, por cierto, el gremio más maltratado e imprescindible, sin alimentos no se vive " de momento". No te quito más tiempo.José manuel