sábado, 19 de junio de 2010

Saramago



Cuando la Reina Sofía entregó a Ángel González un Premio en el Palacio de Oriente, hizo sonar como homenaje la música de los stradivarius del propio Palacio. Al bajar luego la gran escalinata que da a la Plaza de la Armería, Saramago, que había asistido al acto, nos confesó a Aida, mi hija, y a mí su gran entusiasmo por la obra de Ángel.

José Saramago y Pilar del Río tenían abierta, en el vestíbulo de su casa de Lanzarote, una antología del poeta ovetense. Ahora que un amigo, antiguo diputado en las justas europeas, me acaba de llamar para decirme que el escritor portugués ha muerto y que se dirige hacia su casa a dar un beso a Pilar y acompañarla a Lisboa, le he pedido que, sin faltar al debido decoro, husmee si el libro de Ángel sigue en el mismo sitio.

Al fin y al cabo, los dos escritores están ya en el mismo sitio, pero sus obras siguen a este lado en lugares, más infinitos que la vida; simbólicos, en efecto, como Lanzarote y el Palacio Real, o, anónimos, de tantos lectores del ancho mundo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Está mbien.Juan

Anónimo dijo...

Es muy bonito, este tipo de articulos solo los puedes escribir tu, poca gente repara en estos detalles que tienen muchos valor historico.
curiosamente, cuando estaba buscando una foto de Saramago puse en google "saramago angel gonzalez" y tu blog aparecia ya en la cuarta referencia y hacia un min que se habia colgado el post.

Un abrazo ( llueve en bru bru)

Anónimo dijo...

Conocí a Saramago en Lisboa, en la Biblioteca Nacional, en el acto de presentación de la versión portuguesa de La Regenta.Conmigo viajaron Consuelo Marcos, concejala de CDS. y Rodrigo Grossi, del PP.La introducción concreta de Saramago y de su mujer nos la hizo, creo, Juan Cueto, que sí conocía bien su obra."Es el mejor escritor portugués".Sería el año 1988, al principio de mi segundo mandato como Alcalde. Después, además del acto del Palacio Real, estuve con él en el Hotel de la Reconquista, de Oviedo, y en alguna parte más.En la segunda gran mani contra la guerra de Irak, José Luis R. Zapatero, junto al que fui, me mostró entusiasmado el texto q iba a leer Saramago.Tb estuve una vez viéndole, creo, con Fernando Morán

Anónimo dijo...

Dale las gracias a Antonio y un abrazo, con el lamento por las pérdidas que nos dejan más solos, y que no cesan.

Concha Nuñez

Anónimo dijo...

Horror lo del Vaticano.Ni muerto lo respetan.Ha sido un ataque como a Voltaire.
Tava