viernes, 4 de junio de 2010

Rivi en Brubru


En la foto Antonio Masip, eurodiputado socialista, Roberto Sánchez Ramos, concejal, Javier González Vega, consejero de Educación de la Embajada de España ante la Unión Europea y Raúl Romeva, eurodiputado verde.

Esta ciudad bruselense tiene Parques importantes, incluso muy cerca del Parlamento Europeo. Uno de ellos, pequeñito y coqueto, debajo del ventanal de mi despacho, a la vera de la embajada bávara y del Comité de las Regiones, que lleva el nombre de "Parc Leopold". Poco más allá, el llamado del Cincuentenario, en conmemoración de lo que fueron los otrora cincuenta años de la independencia (1830-1880), en el Ayuntamiento contiguo de Etterbeek. Al otro lado, pared y pasillo por medio, invisible para mí cotidianamente, el más propio, si cabe, de Bruselas, que alcanza al Palacio Real que, traspasándolo, te metes en pleno centro urbano; junto, por lo que leo en el académico Francisco Rico, de dónde debía estar la imprenta de Roger Velpius, editor, todavía en vida de Cervantes, de la que califica de "gema de los Quijotes tempranos".

Mucho Parque Histórico, que revela la consiguiente mentalidad urbanística.

Pues bien, ninguno de esos espacios maravillosos se puede comparar al Campo de San Francisco para mi personal y, sin duda, muy parcial visión. Pero también se lo parecía a Leopoldo Alas, Clarín, que según revela su gran biógrafo, el profesor tolosano Ivan Lissorgues, lo tenía, de forma expresa, por "el mejor Parque de España". Se desprende, entre otros documentos, del epistolario con José María Pereda. Los ovetenses estamos tan orgullos de la fronda franciscana, como la conocían los Canella, Fermín y Carlos, que expresamente nos negamos al galicismo de "Parque" y solemos corregir al forastero siempre con lo más correcto y arraigado de "Campo San Francisco". El arquitecto Rafael Moneo, en el breve tiempo, en que, por bendita iniciativa de Jorge F. Bustillo, le encargamos el diseño y búsqueda del emplazamiento idóneo del Auditorio, me decía:"Quiero poner un gran salón contiguo con una ventana desde la que se vean la Catedral, el Naranco y las copas de los árboles franciscos". Por aquellas calendas, puede que un poco antes, José Vélez me obligó, literalmente, a pasear con Pascual Maragall, Alcalde de Barcelona, que se había maravillado al encontrarse "el insólito descubrimiento de un gran Parque inglés, en el corazón de la ciudad".

Pues a defender el Campo de San Francisco de la agresión jamás imaginada vino mi amigo Rivi al seno de las instituciones europeas: El Parlamento, El Consejo y la Comisión. La protección medioambiental y la igualdad concursal son competencias comunitarias.

La acción del Concejal Sánchez Ramos, del que tanto discrepo en política, sobre todo si mentáramos lo que pasa en Cuba, se enmarca, en el punto concreto del estropicio al Campo, junto a otras iniciativas de cuarenta asociaciones ciudadanas y del impulso de otros preclaros ciudadanos, entre los que, según me alega, valora muy alto los nombres de mis compañeros, los ediles Paloma Sáenz y Alfredo Carreño.

Rivi y su documentación contra la adjudicación contractual y prepotente de un Aparcamiento inmenso, sin concurso público, y el socavón y deterioro de un jardín histórico, fueron recibidos por varios parlamentarios de todo el espectro político y por un técnico especializado que, en lo que pude colegir, se llevaron las manos a la cabeza por la monstruosa arbitrariedad que se quiere perpetrar en la capital asturiana.

No sé cómo terminará el contencioso pero, en cualquier caso, como ciudadano, parlamentario y ex alcalde, mucho celebraría que no afectara a la capitalidad cultural europea 2016 que con tantos méritos, unidad cívica y justicia se pretende. En otro nivel bien distinto, se conmemora también el centenario de Gonzalo Torrente Ballester, en cuya biografía Oviedo juega papel esencial. No en vano se inició como escritor en el periódico "El Carbayón". En su día, don Gonzalo recorrió conmigo sus añoranzas ovetenses de las que formaba parte la memoria de una ciudad levantada e incómoda por lo que iba a ser el tendido telefónico. Me lo decía coincidiendo con la renovación de las conducciones de agua en cinco circuitos que tuve el honor de patrocinar, a iniciativa de los concejales Avelino Martínez y Enrique Pañeda y del técnico Esteban Carreño. No quiero ni imaginarme el tiempo y las molestias que ese parking tan innecesario como caciquil, contraprestación o pago alzado por no sé qué yerros gestores, se nos viene encima si los ciudadanos y las instituciones, locales y europeas, no lo remedian.

En fin, Clarín hubiera firmado el escrito que Rivi ha dejado por aquí, o algún otro semejante, en defensa del Campo San Francisco.

Estoy seguro.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo dicho:la Unión hace la fuerza.Lola

Anónimo dijo...

"Uy...Que disparate !" diria mi padre.

Rita Nickels

Anónimo dijo...

Y tan disparate, en Oviedo volvemos al catastrazo y a las torres con las que Calatrava quería tapar la Catedral.¿Alguien está loco?¿Hay alguien cuerdo todavía que lo pare, dentro o fuera del Ayuntamiento?

Anónimo dijo...

No siempre coincidiremos, en este caso yo soy un ferviente defensor de toda peatonalización y de toda dotación de servicios que mejore el uso y disfrute de Oviedo. Yo nunca fuí de caracter ahorrador , es decir no me parece nada bien dejar a mi ciudad sin unos modernos servicios y unas estupendas mejoras del tráfico para que un trozo de subsuelo siga valiendo CERO euros enterrado per secula seculorum, vamos a transformar ese nulo valor en comodidad y servicios y vamos a dejarnos de envidiar a las empresas que ganan dinero, no es una actitud social muy noble odiar a los que con su trabajo, inversiones e ingenio ganan dinero, y sobre lo del Campo sería de risa si no fuera por que da pena ver como se manipula por ese grupo de comeverde la realidad de las actuaciones técnicas. Espero que el juez, con buen criterio y ajustado a derecho, pida una fianza suficiente a los que pretenden la suspensión cautelar de las obras, ya está bien de disparar con pólvora ajena vamos a responder cada uno de nuestros actos con nuestros bienes.
En cuanto a la repercusión de este proyecto sobre la Capitalidad creo que será óptima, no podría ser de otro modo, está dentro de la línea de mejoras que siempre se han efectuado en esta ciudad y que nos han convertido en un modelo a imitar, LO QUE SI puede empañar la aureola de señorio y calidad de vida es la cicatera actitud de los obstruccionistas contumaces que son los mismos que han intentado desde siempre convertir a Oviedo en una aldea y exterminar a los "señoritos" que tanta envidia les generan, eso es lo que perjudica a la ciudad y por tanto debería evitarse, pero ya se sabe esa es la causa de sus consecutivas y seguramente perennes derrotas electorales en esta ciudad.
Un abrazo y me quedo, otra vez, con las ganas de dártelo en persona.

Anónimo dijo...

J.Benjamín Gutiérrez publicó en los Comentarios de la página web de La Nueva España:
Benjamín Gutiérrez el día 05-06-2010 a las 22:10:43-1
(1 Votos)
A favor
En contra
Un excelente artículo y además una buena noticia ya que es importante que en el Parlamento Europeo se conozca, (estando tú y Andrés Perelló no tengo la menor duda que ya lo saben la mitad de los parlamentarios) de primera mano ?la barrabasada? que pretende hacer Gabino de Lorenzo con el Campo San Francisco (Paseo de los Álamos Incluido). ¿El Sr. Garriga, tan ávido para pedir el voto, se ha interesado por el tema, o espera órdenes de Gabino?. Aprovecho la ocasión para decirte que puedes estar seguro de que Leopoldo Alas Clarín hubiera suscrito un manifiesto semejante, por que ya lo hizo el 16 de Febrero de 1897, rubricando, junto a Fermín Canella, Donato Argüelles y ciento cincuenta ovetenses más, un escrito de protesta redactado por Eduardo Uría en el que muestran ?verdadera extrañeza y general disgusto que el capricho y la especulación pretendan destruir lo que tantos sacrificios y afán ha costado, convirtiendo en propiedad particular terrenos valiosos que, legalmente, solo al público pertenecen y pueden pertenecer,....? (Archivo Municipal de Oviedo, Libro de Acuerdos de 1897) Saludos socialistas.

Anónimo dijo...

Bajo el anónimo de "gran intelectual" se publica en el comentario de la web de La Nueva España:

Qué bien lo pasamos en Bruselas y qué poco tenemos que hacer!

Anónimo dijo...

Recibir a Rivi y abrir este blog a todos, incluso a los discrepantes,aunque sean de argumentos insostenibles o de insulto,es una manera de actuar democrática.Te felicito.Juanm

Anónimo dijo...

El Alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo ha firmado un Convenio con una empresa privada en la que se pretende entregar el subsuelo del centro neurálgico de la ciudad, su corazón, para soterrar allí un gran aparcamiento y parte de la calle Uría que, de llevarse a cabo, cercarían de forma definitiva el Campo San Francisco como si de una maceta se tratara, levantarían el paseo de los Álamos y su artístico pavimento, una parte considerable del entorno de la Plaza de la Escandalera y gran parte de la calle Toreno, convirtiendo lo que ha sido siempre el más valioso signo de identidad de nuestro Oviedo moderno, en un “adefesio” con entradas y salidas de túneles para vehículos, que ni tiene ni tendrá como objeto resolver ninguna demanda ciudadana ni rediseñar ningún modelo de ciudad, sino más bien al contrario, desnaturalizará el espacio urbano más singular y atractivo de la capital de Asturias [...]

Anónimo dijo...

Entre otras razones,

Tenemos que decir NO porque la obra sería letal para el Campo San Francisco, porque se llevará por delante árboles centenarios y afectará irremediablemente al conjunto del parque.
Tenemos que decir NO porque será mortal para muchos comercios. ¿ Cuántos negocios pueden sobrevivir a tantos años de obras?

Anónimo dijo...

Lo que faltaba al comercio para cerrar.Gabino es la puntilla.Ni vecinos ni servicios van a quedar en Oviedo después de su gran obra de levantar el Campo.

Anónimo dijo...

La Balesquida debía de protestar pero los tiene cogidos a base de subvención

Anónimo dijo...

El pequeño comercio se mueve en contra y si la oposición lo permite será parte danmificada en los pleitos.

Anónimo dijo...

El exfutbolista Rivi estudió Sociología en la UNED aunque no llegó a licenciarse.

¿Cómo puede ser concejal de cultura de una ciudad como Oviedo alguien que no ha querido ni podido tomarse en serio sus estudios? ¿Qué mensaje se le está dando a los jóvenes ovetenses?

Dedícate al futbol, el opio del pueblo y luego hazte político que en la izquierda tendrás tu puesto asegurado.