viernes, 11 de junio de 2010

Euroorden


Conocí a la Comisaria Vivien Reding en Oviedo, en Octubre de 2004, cuando recogió el Premio Príncipe de Asturias al Programa Erasmus.

Mujer de carácter está, sin embargo, adoptando una postura incomprensiblemente tozuda y caprichosa.

Hace algunas semanas tuve con ella un pequeño enfrentamiento en la Comisión JURI a cuenta de la Eurorden de protección de la mujer amenazada, de lo que dí sucinta cuenta en mi página (www.antoniomasip.net). Se trata de que las medidas de protección nacionales a favor de la amenazada se mantengan automáticamente si sale del propio país. Es algo que cae de suyo en el espacio europeo de justicia e igualdad y aún de libre circulación. Pero la Sra. Reding me dijo, y lo dijo ya por doquier, que no lo ve así pues para algunos sesudos juristas lo que son medidas preventivas de naturaleza y consecuencias penales en algunos países, y en especial en España que preside la U.E., en otros, entre los que está la importante Alemania, esas medidas, de tomarse, lo serían solo en el limitado frente de la jurisdicción civil.

Mientras la Sra. Reding se divierte con aquel dilema de si son galgos o son podencos, las mujeres siguen desprotegidas en su libre circulación por territorio europeo.

Así lo ha puesto de manifiesto la diputada Carmen Romero, que es la ponente de la Comisión de Libertades del Parlamento Europeo.

La polémica ha llevado a mi amiga y antigua diputada europea, Elena Valenciano, a decir que hoy, en tanto entra en vigor esa euroorden, "Europa protege más a las vacas que a las mujeres".

Desde luego, se impone sortear el escollo de la Sra. Reding, lo que han hecho ya siete países de la UE en el seno del Consejo y estamos haciendo nosotros en el Parlamento, donde contamos con un informe jurídico suficiente que avala la propuesta de Carmen Romero de tirar para adelante.

La Sra. Reding, no obstante, sigue en sus trece y siempre que puede lanza rayos y centellas, por los pasillos y las ruedas de prensa, contra el Ministro de Justicia español, Francisco Caamaño, al que tacha de inductor de toda la arquitectura jurídica que la ha puesto en "fuera de juego" como se dice en lenguaje futbolero. También dicen los taurinos que el toro herido derrota y no pasarán unos días sin que la Comisaria saque sus fuerzas de flaqueza y vuelva a empitonar no precisamente a la franela sino en el cuerpo de cientos de mujeres ya demasiado malheridas.

Con encomiable pragmatismo político, imprescindible en asuntos comunitarios, Carmen Romero, en el Parlamento, y Fran Caamaño, en el Consejo, van a modificar el calendario previsto inicialmente, comprometiendo también la presidencia belga, que sigue a la española. A esperar que la Comisaria no se quiera entonces blindar con los muchos machistas que en este debate han aflorado en el seno del PP Europeo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué cosa mas inconprensible...¿ha sabido la comisaria de algún caso que le ayude a comprender la dimensión del problema?
Pues parece que no es mas importante que una multa de tráfico por saltarse un semáforo.

Anónimo dijo...

Me gustó ucho tu columna de hoy.Mariví

Anónimo dijo...

Con España en la Presidencia es el momento, los belgas no sé qué niel de entusiasmo aplicarán