viernes, 14 de mayo de 2010

Cascos y los hemipléjicos




Desde que conozco a Cascos, Francisco Álvarez Cascos, tengo con este ilustre madrileño, naturalizado durante algunos años en Gijón, relaciones distantes pero respetuosas, como corresponde en una democracia madura entre personas de partidos opuestos.

En ocasiones su lenguaje me ha parecido excesivo, en otras incluso he comprendido que no le falta razón como al protestar contra su propio partido por la mala custodia de su archivo. En cualquier caso, y aunque, dado que no tiene posibilidades de ganar las elecciones regionales, conociéndole un poco, sé que se retirará pronto, lejos de mí, sin embargo, ningunearle.

Por el contrario, valoro mucho su influencia social en España y en Asturias por lo que no debo pasar la referencia despectiva, pronunciada a bombo y platillo en Zaragoza, de:"La España hemipléjica de dos velocidades".

Esa misma frase, referida a Europa, la pronunció, aquí, en Bruselas, el exministro galo de Justicia, Jacques Toubon. Fue en una sesión de la comisión JURI, del semestre de Presidencia francesa, en la pasada legislatura, en la que comparecía la entonces Ministra, la polémica Rachira Dati.

Pedí luego la palabra para advertir simplemente lo inapropiado del lenguaje, pues, en todo caso, aunque no tenga mucha velocidad en mi pierna plastificada por una prótesis, los hemipléjicos nos merecemos consideración. Esto, a veces, los que gozan de una fácil bipedestación no lo comprenden pero es así.

Toubon se disculpó de inmediato y, al término de la sesión, Rachira, hoy diputada, y otro colega de la derecha política francesa se acercaron para mostrarme su respeto, en ese buen rollo que es norma en el Parlamento europeo, pero no siempre, desgraciadamente, en el español, algunas de cuyas invectivas e insultos tienen instigadores lamentables. El diputado francés, un jurista de primera, Alcalde también de un pequeño pueblo, me confesó que un nieto suyo padecía "autismo", que era muy grande la lucha que llevaban sus hijos y no podía soportar la referencia dolorosa de "Gobierno autista", tan frecuente en los medios de comunicación.

A Cascos no le puedo exigir disculpas, darlas nace de uno mismo si lo considera oportuno, pero sí advierto, desde ya, que, me temo, los improperios e impertinencias que va a soltar todavía, antes de retirarse del camino de "una sola velocidad", iniciado junto al Pilar y sobre el que vaticino, no obstante, el freno y "la marcha atrás", por puro vértigo, antes de aproximarse a las nubes de Pajares.

Quizá la de la hemiplejía sea de las más insignificantes, pues ya se sabe cómo suele gastarlas. No tengo más remedio que advertirlo, con la sin duda vana pretensión, de que busque sus adjetivos sin afectar a los que tenemos sus desprecios por palabras sustantivas, que afectan a nuestra naturaleza vital y al compromiso ineludible con otros enfermos de mis mismos males.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Estupendos tus comentarios -como siempre- querido Antonio.

Emilio

Anónimo dijo...

Bravo.Enrique

Anónimo dijo...

Muy bien.si me lo permites lo circulo.Gerardo

Anónimo dijo...

Conforme, Antonio. La "hemiplejia" afecta al cuerpo fisico. Eso es mal para quien lo padece; pero no es un mal para los demas, la comunidad. Lo que es un problema para la comunidad son los tienen parallizado el conocimiento, el pensamiento y los sentimientos - es el caso de Cascos -. Estos si que tienen un problemas (aunque posiblemente no son conscientes) y generan problemas a la comunidad.- Merecen lastima, y a la vez nos obliga a estar alerta. Saludos

Anónimo dijo...

La derecha española siempre despreció a los descapacidados. Tengo un hijo con Sindrome de Down que fue discriminado y maltratado sicológicamente en El Palacio De Los Niños de Oviedo, la justificación de las autoridades municipales fué, que al ser una instalación gestionada por una empresa privada ellos no podían hacer nada. José

Anónimo dijo...

"creo que Cascos, de ceca, gana bastante. Se le fue la boca en la expresión y seguro que no pretendía molestar a nadie. Y menos aún a Antonio Masip. De todos modos, no estuvo bien. Tiene mucha razón Antonio Masip, que, además, es todo un señor

Anónimo dijo...

Tenemos que ser consecuentes con nuestras palabras y actuacions; y cuando alguien no lo es hay que decirselo. Es la base de la Democracia y del Respeto

Anónimo dijo...

Muy dificil que este hombre se modere. Ni siquiera en lenguaje. Es el prototipo del maleducado.

Anónimo dijo...

Comparto tu opinión, compañero Antonio.Blanca

Anónimo dijo...

De acuerdo pero no sé si tendría posibilidades tal como se están poniendo las cosas.No por él sino por las circuntancias.J

Anónimo dijo...

Juan Calzon ha comentado "Cascos y los hemipléjicos":

"El miedo es libre ya se ve que sangrais por la herida, ARRASARÁ y todos contra la pared, se acabó la manguancia, a trabajar por Asturias, Bienvenido Cascos

Anónimo dijo...

Hola Antonio,



Ya sabes que siempre que gustan tus artículo, pero este me ha gustado especialmente.



Besos y abrazos para ti y tu familia de parte de los 3

Anónimo dijo...

Cascos se presentrá o no pero no dejará de ser el perro salvaje que aparenta

Anónimo dijo...

Juan Calzon ha comentado tu nota "Cascos y los hemipléjicos":

"Lamentablemente deben los socialistos ir familiarizandose con esta famosa frase que dice la policia cuando va a prender a los chorizos, que es lo que va a suceder en cuanto se deaforen la mayoría

Anónimo dijo...

lamentable este tal Juan Calzon se nota que es de la misma escuela que cascos,no ssaber decir dos frases si insultar,por cierto lo de chorizos aplicaroslo pues con lo que se esta descubriendo.

Pedro

Anónimo dijo...

Que tengas razón contra ese salvaje, no quiere decir que ZP se esté luciendo

Anónimo dijo...

Antonio, he leído tu artículo y estoy completamente de acuerdo. La madre de mi mujer murió de
Alzeimer y le dolía mucho cuando se empleaba esta palabra incorrectamente.
¿Has hecho algo para ir a la ópera de bilbao?
Recibe un fuerte abrazo y hasta pronto.

Juan Luis

Anónimo dijo...

Hola, yo también soy hemipléjico, por un accidente de tráfico. Estuve en la clínica Guttmann (Cuando Antonio Masip). Le doy todo mi apoyo a Antonio, yo tengo 28 años, soy Ingeniero de Telecomunicación y espero desempeñar mi puesto en el futuro (ahora estoy jubilado). Un abrazo Antonio.