lunes, 19 de abril de 2010

Grupo de facebook "oviedocapitaleuropadelacultura2016"





Me acabo de adherir al grupo de facebook "oviedocapitaleuropadelacultura2016".
A la vez me ofrezco para todas las actividades e iniciativas que el Ayuntamiento de mi ciudad considere oportunas de mi parte como diputado y ciudadano, de forma incondicional.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien hecho aunque no te lo agradezcan.Juanmi

Juan Vega dijo...

Se agradece el detalle, y mucho. Un abrazo de tu amigo Juan...

Anónimo dijo...

Oviedo, capital europea de la cultura
26 de Abril del 2010 - Miguel Estrada Camblor (Oviedo)
LA NUEVA ESPAÑA
La mañana del pasado sábado un grupo de peligrosos ciudadanos se acercó al Ayuntamiento de Oviedo a regalar libros. (sí, leyó bien, regalar).

Pertenecían a un movimiento llamado Book Crossing que se dedica a difundir la literatura mediante la libre circulación de libros que llevan una etiqueta que invita al que lo coja a liberarlo nuevamente para que otra persona lo pueda leer. Se trataba de dejarlos en la fachada del edificio público para que la gente los vea y tenga rápido acceso a ellos. En seguida se acercaron a los sospechosos personas que juntan firmas para el noble propósito de conseguir la nominación de Oviedo como capital cultural de Europa.

Los peligrosos jóvenes de esa secta que promueve la cultura firmaron sin dudar con sus nombres, apellidos y DNI.

Inmediatamente después se presentó una persona de paisano que salió del Ayuntamiento y dijo ser policía local (hasta donde yo sé, los policías locales llevan uniforme) y les instó a que retirasen esos «peligrosos libros» de la fachada del Ayuntamiento. Se le intentó explicar en qué consistía esa práctica, que no vendían nada, y que sólo promovían la cultura, tal como queremos que nos vea el mundo, pero el desconocido guardia municipal los obligó a retirarse con sus libros a cuestas.

Por lo visto, el Ayuntamiento de Oviedo no parece ser el lugar más indicado para regalar libros, para promover la cultura en una ciudad que quiere ser capital europea de una cultura que no se puede difundir.

Estoy seguro de que esta actitud es ajena a quienes promueven el loable propósito (al cual me adhiero con todo mi cariño y expectación, y que manifestaré por escrito). Me pregunto quién es ese personaje, y qué grado de preparación tiene para oponerse a ese simple y loable gesto.

Quizás el Excelentísimo Ayuntamiento deba revisar la clase de personas que tienen al cuidado de su entorno.

No vaya a ser que nos declaren capital europea de la cultura y nos visite el premio «Cervantes» José Emilio Pacheco y si se le llegan a caer los pantalones pueda ir preso por atentado contra la moral pública.