viernes, 26 de marzo de 2010

Ignacio Bernardo y el laboralismo europeo

Ignacio Bernardo es un asturiano que ha desempeñado con mérito y forma intachable puestos de responsabilidad política y funcionarial en nuestra región. Su paso por la delegación provincial del ministerio de Trabajo, siendo Delegado de Gobierno Obdulio Fernández, marca un antes y un después en la concepción y talante competencial del cargo. Fueron momentos muy duros de la reconversión industrial de Asturias en los que nació, con muchas aportaciones políticas y sociales anónimas, las bases del resurgimiento regional, que no deja de sorprender, sabiendo a dónde se llegó en aquella crisis de transformación radical y dónde va el mundo desde el 18 de setiembre de 2008, fecha de la caída de Lehman Brothers, que se toma como comienzo imparable de la sacudida que todavía sufrimos.

Nacho es ahora el encargado de los asuntos laborales de la Embajada Española ante las Instituciones Europeas, aquí, en Bruselas, la llamada "Reper". Como tal está siendo el funcionario responsable directo de la política laboral europea durante la presidencia de turno.

Como es un asturiano de raíz muy profunda, ha aprovechado la oportunidad para organizar, en Oviedo, uno de los dos grandes actos del periodo semestral. El otro será en Gijón en Mayo, el Día Europeo de la Pesca.

Los pasados 18 y 19 de Marzo, Ignacio Bernardo se montó en el Hotel de la Reconquista una gran conferencia sobre el problema que está dando lugar tres sentencias del tribunal de Luxemburgo (casos Laval, Rüffert y Viking) que interpretan de forma muy preocupante la directiva de trabajadores desplazados, 96/71/CE.

Es una cuestión espinosa de la máxima importancia para los trabajadores y los sindicatos europeos. Ya me he referido a ese problema hace meses en esta misma columna y he intervenido en el Parlamento y aún en algún encuentro convocado hace tiempo por la Dirección General de Justicia del Gobierno regional.

Y es que la preocupación de esa jurisprudencia, prácticamente consolidada, es grande sobre todo en los países más ricos por el dumping social que implica, explotando a trabajadores a los que se les aplicaría las condiciones de trabajo menos favorables de sus países de origen.

El Comisario europeo, Lászlo Andor, dijo en Oviedo que se daba un año para hacer una propuesta superadora de los problemas causados. En la conferencia se pronunciaron también el Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, altos funcionarios y expertos europeos, profesores, técnicos especialistas, sindicalistas y la Secretaria General de Empleo, Maravillas Rojo Torrecilla. El debate ovetense ha sido muy enriquecedor y dará pie a la reflexión que abre la Comisión y veremos en el Parlamento.

Aunque el Comisario hace propuestas de actualizar la controvertida directiva de trabajadores desplazados, no estoy nada seguro, al contrario, soy muy escéptico, de la redacción renovada que puede llegar a salir. Me inclino más favorablemente por los pronunciamientos que hubo en Oviedo sobre la corrección de las interpretaciones, parcialmente desviadas de la actual directiva. Una nueva directiva, con el sesgo que tiene el actual Parlamento, corre el riesgo que, pese a la buena intención de acoger una problemática sentida discriminatoria, se abra el melón para incidir aún más en ese lacerante dumping laboral, restrictivo de los derechos laborales y, desde luego, sindicales. El que persona de la calidad de Ignacio esté en el meollo del problema de forma tan atenta y bien relacionada me da cierta confianza, no obstante.

Veremos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿"Día Europeo de la Pesca"? ¿Quiere usted decir Día Marítimo Europeo?

Anónimo dijo...

En efecto.Lapsus

Anónimo dijo...

Corregido en prensa hoy sábado.masip.gracias de nuevo