miércoles, 24 de febrero de 2010

Pité o la bondad consecuente


Este periódico no solo me mantiene informado todas las mañanas, aquí en Bruselas, sino muchas veces durante el día. Esta vez me da por teléfono una desgraciada noticia, que me descoloca, la muerte de Tere Corominas.

Pité era un personaje especial, que tenía, como yo, raíces catalanas, aunque nuestros antepasados inmediatos arraigaron más en Asturias. Con su marido, Bernardo Sánchez Escandón, formó parte del Oviedín del alma, evolucionando de forma humana y clarividente con la sociedad democrática. Tere y Bernardo habían pertenecido a la UCD de la primera hora, en su vertiente democristiana. Ella fue concejal en la lista de Luis Riera, extraordinaria persona y Alcalde cordial donde los hubiera. En el Ayuntamiento, por influencia, sobre todo, de Purificación Tomás, con la que estuvo muy compenetrada, se iba acercando a nuestras posiciones, poco a poco, durante años, a través también del movimiento vecinal, hasta hacerlo en definitiva, cuando dejamos las consistoriales. Volvió a éstas de la mano de otra personalidad de verdadero fuste, Leopoldo Tolivar, cuyo esfuerzo, capacidad intelectual y sacrificio debe ser reconocido por todos los ovetenses de buena voluntad.

Hace unos días hablaba con ella y, pese al vigor de sus palabras, no pude menos de emocionarme. Ya cerca del final, aún encontré una disculpa para influir en su ánimo, dispuesta como estaba a salir adelante: "es muy posible que el Parlamento, en esta nueva legislatura me designe como "ponente en la sombra" para la directiva europea sobre consumidores". Ese era precisamente el gran tema que a Pité apasionaba, en el que estuvo siempre comprometida y del que sabía mucho. Era, pues, ocasión para pedirle colaboración.

Si culmino esa tarea, lo haré con el pensamiento en nuestra amistad, que la muerte no puede quebrar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Te acompaño sentimiento.Juanmi

Anónimo dijo...

Muchas gracias, querido Antonio, por las cariñosas palabras que me dedicas en la necrológica de Tere. También te doy el pésame pues bien me figuro el dolor que te invadirá con esta muerte. ¡Qué grandísima persona se nos ha ido y qué pena nos deja tan enorme!

Un abrazo,
Leopoldo

Anónimo dijo...

Lo siento en el alma. Siempre fue una buena compañera durante mi estancia en la agrupación de Oviedo. Gracias por decírmelo. Besinos. Aida

Anónimo dijo...

Muchas gracias Antonio por estas lineas que has dedicado a mi madre. Quiera que recordaras el especial afecto y el cariño que siempre te tuvo y me imagino el dolor que has sentido al saber de su partida.
Nos queda su espíritu, su coraje, su fuerza de voluntad, su valentía y su saber estar. Espero que algo de esto nos haya quedado a sus hijos.

Un abrazo.
Javier

Anónimo dijo...

Un beso muy fuerte a toda la familia.Mi mujer insistía mucho en que tratara de llegar al entierro pero era realmente imposible.Masip

Anónimo dijo...

Hubo un aplauso en el Comité Autonómico esta mañana en memoria de Tere