domingo, 10 de enero de 2010

Carta en lectores de La Nueva sobre León Garzón




Las entrevistas memorialistas de La Nueva España son, en casi todos los casos, deliciosas. La última, de mi admirado amigo León Garzón, es también muy buena. No obstante, haber reducido, con modestia, su paso por el Ayuntamiento a contar una anécdota y, lo que resulta aún más significativo, a recordar la dignidad y la firmeza con que mantuvo sus posiciones, me permito resaltar que, en la lejana campaña de 1991, defendió y divulgó la solución del coche eléctrico para las ciudades. Recuerdo también que un excelente profesional de la Policía Municipal, el cabo Gervasio Tamargo, saludó esa iniciativa con entusiasmo. El coche eléctrico se va a imponer pronto ya pero con un desgraciado retraso. El día que llegue a Oviedo habrá que reconocer aquel anuncio premonitorio y la reivindicación de su necesidad del concejal Garzón.

En Copenhague, donde la Cumbre del Clima ha fracasado por voluntad de los Estados Unidos y de China, ha habido, sin embargo, mesas de acercamiento, diálogo y estudio muy positivas, en las que se ha analizado en profundidad, la alternativa del coche eléctrico. Son conclusiones que se van a empezar a difundir, tras el eclipse que supuso aquel fracaso principal de los Jefes de Estado. Parece, v.g., que antes de la total implantación del coche eléctrico surgirá la crisis del coche como tal. Patricia Urquiola, mi pariente, vino de Copenhague muy ilusionada en el diseño de la ciudad del futuro, con transporte público exclusivamente y reciclaje de todo el CO2. Para ese futuro, además de Patricia y otros pensadores y científicos, espero que León, siempre joven, siga ofreciendo ideas como aquella del 91 que no todos supieron escuchar.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo un contraste con lo que en el mismo periódico rebuzna Gustavo Bueno contra Garzón

Germán Álvarez Díaz dijo...

Esta historia me suena ...

A mediados de los 90, el gobierno de California, ante el problema de contaminación que les asfixiaba (en todos los sentidos), decidió promover un pack de medidas para impulsar la movilidad ecológica, mediante la orden ZEV (Zero Emissions Vehicules). GM fue el primero en recoger el guante, y presento en el mercado un modelo eléctrico, el "EV-1".

El resto de la historia es un guion capitalista: Las petroleras protestaron, pues se les iba el negocio, y el coche desaparecio misteriosamente del mercado y de las calles...

Gracias a Dios, en estos ultimos años, nuestra mentalidad social ha cambiado bastante, y ahora mismo, gracias otra vez a Dios, o a quien haya promovido esta reeducación, prima mas el bienestar "natural" que el bienestar "capital".

Para una tarde de ocio, le recomiendo la película "Who killed the Electric Car", la cual documenta este suceso.

Un saludo

Anónimo dijo...

Gracias.Garzón no inventó el coche eléctrico ni mucho menos, solo digo que se hizo eco de su necesidad en la primavera de 1991 en que empezamos a colaborar.Los medios recogieron aquella opinión sauya, considerada entonces una innovación completa.Masip

Anónimo dijo...

De nuevo Segolene Royal se postula en francia con el coche electrico

Anónimo dijo...

El coche eléctrico en el debate del Presidente Zapatero en Strasbourg