domingo, 10 de enero de 2010

ANOCHECE EN EL NARANCO DE LOMBARDERO

Son las siete y cuarto de la tarde.

Aprecio aún la blancura inmóvil del Naranco, de trazo bien diferenciado, a modo de bisectriz entre una línea de puntos de luz artificial, como raya base horizontal, y el plano de negro fondón de la noche, a la izquierda del iluminado Sagrado Corazón.

No hay comentarios: