viernes, 13 de noviembre de 2009

Soy berlinés


Conmemoración del muro y su caída en Székesfehérvár, Hungría. 9.11.09


“Ich bin ein berliner” J.F.Kennedy

Con motivo del veinte aniversario de la caída del Muro se ha hecho una pregunta reiterativa ¿dónde estaba usted el 9 de Noviembre de 1989? Sarkozy ha sido cogido en una mentirijilla pues pretendía haber pasado la puerta de Brandenburgo en los primeros instantes. Una tontería del presidente francés ya que no deja de tener positiva significación haberlo hecho una semana después, como debió de suceder. Se sabe ahora la oposición de Thatcher y Mitterrand a la reunificación según ha confesado Helmut Kölh, que solo habría tenido apoyo en Felipe González. Algo nos dijo el Alcalde Klaus Wowereit, con motivo del oportuno premio Príncipe de Asturias.

Me ha sorprendido también que a nadie se inquiera precisamente por su ubicación y sus sentimientos referidos al 13 de Agosto de 1961 en que se empezó a construir. Lo recuerdo bien: me encontraba en un Colegio estival de la Francia profunda. Seguí el triste acontecimiento por televisión, junto a un compañero alemán, hijo de un militar de la OTAN, que durante esos días mostraba silenciosa melancolía.

En 1984, fuimos invitados a la llamada RDA los alcaldes de Gijón, Avilés y Oviedo. Un viaje de gran interés, la oportunidad de tomar pulso al decrépito régimen comunista. En el Ayuntamiento de Cottbus hice uso de la palabra para pedir, con impostada solemnidad, la libertad de un ciudadano, clasificado como preso de conciencia por Amnistía Internacional. Esa liberación la solicitaba especialmente el grupo gijonés de A.I. en el que era muy activa Paz Fernández Felgueroso. De mi parlamento, muy cerca de la prisión en la que se encontraba quien simplemente había querido escapar hacia la libertad, dio cuenta el periodista Francisco Pañeda, cuya excepcional presencia inquietaba al Vicealcalde de la ciudad alemana. Manolo Ponga, para mí un tipo de primera, apoyó, con la vehemencia que le caracteriza, que pudiéramos llevarnos el preso a España. Hubo revuelo y natural enfado de nuestros anfitriones. Meses después, sin embargo, el Embajador de la RDA, que botaba un barco en el Musel, se acercó hasta Oviedo a decirme con suma cordialidad, "su amigo alemán ha salido de la cárcel". Lo confirmó de inmediato Amnistía desde su sede londinense.

Paralelamente a la caída del Muro, el concejal, de las Juventudes Socialistas, Luis Carlos Areces, invitó, en un gesto audaz y encomiable, a ciudadanos de las dos Alemanias para tratar públicamente de la reunificación. En uno de los actos, habido en el Club de La Nueva España, recuerdo significativas intervenciones de ovetenses que aún no se percataban de la magnitud del acontecimiento ni de la obsolescencia del comunismo.

Cuento en mis libros una visita familiar al Berlín unificado, donde los mejores arquitectos del mundo están haciendo una urbe magnifica. Pienso que todos debemos ser un poco berlineses, amantes de la paz y del progreso en libertad. La famosa frase de Kennedy sigue vigente. Es antídoto, o debería serlo, contra los muros que todavía existen.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Dear Colleagues,

On 9th of November, I organised a great event to remember the fall of the Berlin Wall. Our full day event in Székesfehérvár, the capital of my region in Hungary, raised great interest in the people, lots of them came to see and to voluntary help to contruct the symbolic "repro" of the Berlin Wall in the main street of Székesfehérvár.

At 12.00pm as well at 15.30pm when we opened and destroyed the Wall we had over 1000 people crying while celebrating the freedom as a basic value for which we, politicans must work and do work every day here in the Europen Parliament and elsewhere.

Please look at the photos to be part of our remembrence.


Best regards,
Edit Herczog

MEMBER OF THE EUROPEAN PARLIAMENT

Anónimo dijo...

Hay que reconocerte actualidad y anticipación.Te saludo Gerard

Anónimo dijo...

Bien recordar a Luis Carlos y a todos aquellos concejales a los que los actuales deberían seguir,o por lo menos aprender algo de lo que hicieron por la democratización de la ciudad