miércoles, 4 de noviembre de 2009

Rosas Negras



He preguntado en la tienda del Parlamento, aquí en Bruselas, si me podían conseguir unas rosas negras en el cercano mercado de Amsterdam, donde dicen que hay flores para todos los caprichos.

Me respondieron que nones como me temía.

Yo se las hubiera enviado a la tumba de Francisco Ayala. Mis amigos Luis García Montero y Almudena Grandes, a los que acabo de oír palabras sabias y sentidas en televisión, las hubieran depositado por mí.

Ayala recordaba de su juventud una clase de rosas cárdenas, casi negras, con un finísimo borde blanco en cada pétalo, que cultivaba su madre en su rosedal granadino.

A los que, desde luego, me hubiera gustado oír, bien arrepentidos, es a los defensores del bable que impidieron con violencia física y verbal una conferencia de Ayala en la Universidad de Oviedo al grito de "!centraliego!".

Algún día encontraré las flores nostálgicas de Paco Ayala, insigne escritor y demócrata.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien por recordar el ataque a Don Francisco Ayala que fue mucho más grave.Estos nacionalistas de vía estrecha le llamaban "fascista".Son los mismos que atacaron después a otras personalidades democráticas y sedes de partidos democráticos, amparados por Andecha Astur.Son los mismos que atacan la memoria de otros académicos de la lengua

Anónimo dijo...

Es demasiado suave lo que dicen de estos pequeños proetarras o que quieren emular a ETA en Asturias

Anónimo dijo...

No existe sentimiento colectivo mas bonito que el amor a tu pais. Esto deberia ser patrimonio de la sociedad democratica y no de ninguna ideologia. Antonio, estoy muy preocupado con la deriva nacionalista del partido en Cataluña. La derecha nunca va a ejercer de contrapeso ideologico y veo desnortado al PSOE con el papel del Estado Central.

Anónimo dijo...

Conviene a la democracia que no tireis la toalla sobre el Estado que dejariais paso a la derechona en consabida respuesta

Anónimo dijo...

Más Alarcos y menos Andecha