jueves, 5 de noviembre de 2009

Resultado negociación Parlemento Europeo-Consejo sobre el paquete de telecomunicaciones. Enmienda 138

La enmienda 138 exigía un juicio previo por parte de un tribunal, sin embargo, dicha disposición implicaba una armonización de los sistemas judiciales para los que los Tratados no tienen competencias. Por tanto, el TJCE hubiera tumbado cualquier recurso basado en el texto de la enmienda 138.

Por otra parte, como demuestra el caso francés, el hecho de que un tribunal tome la decisión no implica que el ciudadano demandado tenga derecho a ser escuchado ya que el juez se puede limitar a sancionar una sentencia de un órgano administrativo.

La propuesta de la delegación de conciliación del Parlamento Europeo reúne en su párrafo 2 varias salvaguardas a los derechos fundamentales:

- la restricción de los derechos sólo podrá ser adoptada tras un proceso previo, justo e imparcial en el que la persona concernida tendrá derecho a que su causa sea oída.

- garantiza el derecho a un juicio justo a posteriori.

En todo caso, puesto que cada EEMM decide internamente su sistema judicial, los internautas españoles están protegidos por la ley 56/2007 sobre las medidas de Impulso de la Sociedad de la Información que garantiza que sólo la autoridad judicial competente podrá adoptar medidas restrictivas en tanto que garante de los derechos a la libertad de expresión, de producción y creación literaria científica y técnica, de información y de cátedra.

1 comentario:

El ángel de Olavide dijo...

Muy bien explicado Antonio. Al final se ha impuesto la cordura, el equilibrio entre distintos derechos en colisión. Esto es la demostración que existe un espacio para la política europea que de satisfacción a la ciudadania y que limite los deseos de los grupos de interés a su espacio natural. Aunque parece que en España la prensa no se entera mucho. Que desastre. Han confundido sus deseos, o sus miedos, con la realidad.