domingo, 1 de noviembre de 2009

JUAN RAMÓN ZAPICO EN LA NUEVA ESPAÑA

Acabo de leer, con un punto de emoción, la semblanza sobre Juan Ramón en la última de La Nueva España de esta mañana, domingo 1 de Noviembre.

Juan Ramón es mi amigo aunque pasen años sin vernos. No puedo olvidar nuestra compenetración en el gobierno autonómico (que no preautonómico, como suele empeñarse en sostener irresponsablemente La Nueva España. Hoy, sin embargo lne lo pone bien). Algo de eso he escrito en el libro de Oscar Buznego, en KRK, sobre las elecciones autonómicas de 1983. Me pasa también con Juan Luis Rodríguez Vigil, íntimo desde la adolescencia, Bernardo Fernández, al que sigo admirando por su rigor, Jesús Arango, del que aprendo en temas agrícolas europeos casi a diario, Faustino…y todo el resto del equipo de Rafael, verdadero maestro del ritmo de prudencia que es imprescindible en política.

¡Y Emilio Barbón!.Emilio era de Laviana como Juanra.Las limitaciones físicas de Emilio aún mucho más profundas...

Lo que hoy dice el periódico de la pequeña y gran historia de Juan Ramón me llega muy hondo. Su lucha, desde niño contra las adversidades y discriminaciones debidas a su paralización de la pierna izquierda, ejemplar…

En momentos en que me falla el brazo “bueno” me está dando mucho ánimo leer a Juan Ramón.¡Y acordarme de Emilio! Emilio que nos avaló a ambos para entrar en el PSOE…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querido Antonio, quizas te falle el brazo bueno, pero parece que cuanto mas te falla, mejor y mas ágil se vuelve tu intelecto... (Angeles)

Anónimo dijo...

Muy emotivo y personal. A mí también me gustó ayer lo de La Nueva España.Paco

Anónimo dijo...

De Bernardo, de Juan Luis y de tí se encargan nuestros excompañeros Ávila y Gracia Noriega de recordrnos pero a Zapico (el bueno, no el de la Camocha)y a Faustino G Alcalde parece que se los tragó la tierra