viernes, 30 de octubre de 2009

FSA-PSOE y transferencias autonómicas

El pasado martes 27 de Octubre asistí a una cita convocada por la FSA (Secretario General y Secretario de Organización) con cargos socialistas de Oviedo y otros concejos. Llegué tarde imponderablemente pero la valoro de forma muy positiva como una reunión importante para cohesionar el partido y su mensaje a la sociedad a la vez que se escucha a los militantes que ejercemos responsabilidades políticas.

Bien, pues, y ¡que proliferen estos contactos!

Tuve tiempo para tomar la palabra sobre algunos de los temas suscitados (lucha contra los paraísos fiscales, mis intervenciones parlamentarias, mi blog, la detención de Maciá Alavedra, del que tanto ya se hablaba en mi tiempo de Alcalde en el seno de la Federación de Municipios ¡hace más de veinte años!…).También me sumé a la preocupación de la Concejala de Oviedo, Carmen Caballero, sobre las transferencias de urbanismo y de algún otro compañero sobre vivienda. Ya dije hace tiempo que hay que analizar y evaluar lo transferido cuando algunos reclaman más y más transferencias. Habrá algún momento en que haya que analizar si algunas transferencias, lo que nunca se hace, deberían moverse en vías de regreso. Así las de protección civil o la que señala Carmen, sobre todo del urbanismo costero, motivo de tanta corrupción en toda la piel de toro. Esto ya lo vengo diciendo desde hace años. Está ahora además de total actualidad lo que sucede con la sanidad. Estoy seguro de que no hay problemas de que sea sostenible. Sin embargo, todos sabemos que su transferencia, en época de la ministra pepera Celia Villalobos, estuvo mal evaluada y no debió de admitirse pero no solo es su mala financiación sino los peligros que se corren, los que torpemente se azuzan y que hay que conjurar. No debería llegarse al copago que conozco en Francia y Bélgica y sería un paso atrás en el Estado social de derecho conseguido pues trae muchas disfunciones su puesta en práctica más que su concepto. Están también las duplicidades de especialidades hospitalarias en un marco próximo (trasplantes y otras) y las campañas sanitarias nacionales. La primera autonomía que se atreva a plantear si fuese menester el estudio de la vía de regreso de algunas transferencias, más en una tan social como la sanidad, va a ser bien comprendida por nuestro pueblo. Nuestros responsables autonómicos no deberían descartar esa hipótesis de trabajo, ya digo, si fuera menester, antes que la incertidumbre y el desasosiego dé lugar a otras soluciones intolerables, impopulares e inadmisibles.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Antonio,

ya sabes que estoy completamente de acuerdo contigo sobre lo de la sanidad. Y la educación, y el urbanismo, etc.

Creo que el PSOE debería hacer una reflexión atrevida en la línea que apuntas. Una cosa es federalismo y otra distinta barra libre para la descentralización ilimitada, lo que puede perjudicar la cohesión territorial y social. Además, algunas descentralizaciones son la puerta abierta a algunas privatizaciones.

El problema es que mientras en Alemania se discute sobre la reforma del Estado federal entre partidos estatales, en España la cuestión territorial se plantea entre nacionalismos. A pesar de los esfuerzos teóricos de Pi y Margall, nunca el federalismo se impuso como una propuesta territorial de consenso.

La socialdemocracia es la ideología del Estado democrático, y el PSOE tiene la responsabilidad histórica de definir esa propuesta territorial de consenso. Creo que José Blanco es receptivo a este planteamiento.

Otrosí, si me lo permites: José Antonio Ardanza dijo que el País Vasco era, de hecho, el decimosexto estado de la UE sólo a efectos fiscales. No obstante, comparto tu semblanza, porque estamos ante un nacionalista que es a la vez un estadista. Demostró que se puede defender la Nación vasca respetando el Estado español.

Último otrosí: atentos al oasis catalán, a ver si se convierte en una tangentópolis contra la sociovergencia. Lo de Santa Coloma puede ser la punta del iceberg, y el iceberg no es sólo Alavedra, Prenafeta o Millet. Cuidado con el PSC.

Un abrazo.

Dany.

Anónimo dijo...

sobre las consecuencias de una descentralización descoordinada, tienes dos ejemplos en los problemas de aplicación de la Ley de Dependencia y en la externalización de servicios en hospitales públicos. La sanidad es un derecho, y el Gobierno central debería tener medios para hacer cumplir los preceptos constitucionales que garantizan la sanidad pública. Sobre la Dependencia, que es otro derecho, no puede ser que una ley nacional no sea cumplida por algunas CC.AA.

Anónimo dijo...

El problema, sobre todo en sanidad, educación y urbanismo y ordenación del teritorio, es el modelo constitucional español de doble legislación, central y autonómica, en las competencias compartidas. La dialéctica entre legislación básica del Estado y legislación de desarrollo de las CC.AA. ha sido fuente permanente de litigiosidad en el TC, siempre sobrecargado de trabajo por estos temas.

Anónimo dijo...

El PSOE, creo que de la mano de Blanco, incorporó en el programa electoral del 2008 la expresión "autonomismo cooperativo", en lugar de federalismo cooperativo, que es el concepto que se conoce en derecho constitucional. En ese programa, el PSOE insiste en la ccoperación autonómica con el Gob. central y en la coordinación de las administraciones territoriales a través de la Conferecnia de Presidentes, el Senado y los consejos sectoriales. Bien, pero de eso no hay nada por ahora y además se propone tarde, después de una legislatura anterior en la que se animaron reformas estatutarias que exacerbaban el principio dispositivo de las CC.AA. y fomentaban un autodesarrollo competencial sin ningún patrón. Al final, es el TC el que tiene que ir coordinando esos autodesarrollos de poder político y redefiniendo, a golpe de recurso, el Estado Autonómico.

El PSOE ha actuado, desde la declaración de Santillana, con mucha irresponsabilidad en ese tema. No es exagerado afirmar que este es un elemento de desmovilización de una parte del electorado socialista. Ante las elecciones de 2008 ha querido, en ese programa electoral, arreglar el desaguisado, pero ya es tarde. El modelo constitucional, que es abierto, ya favorece esa descoordinación y el PSOE, por razones coyunturales, lo ha acentuado.

El PP tiene una definición clara de la Nación española, pero es sólo una definición clara del continente. Su regulación del contenido, de lo que hay dentro, no es satisfactoria. Por eso insisto en que debe ser el PSOE el que, entre la derecha española y los nacionalismos, y teniendo en cuenta la cesión de soberanía a la UE por el art. 93 CE, reflexione sobre el futuro modelo de Estado que queremos. Está claro que la dirección actual no está para reflexiones, sino que gobierna pasando los días y con el miedo en el cuerpo. Del fin de la crisis no se sabe nada y el PP, podrido por dentro y con un líder contestado, ha recuperado Galicia, ha ganado las elecciones europeas y va por delante en las encuestas, incluido el úlitmo barómetro del CIS. Si el PP, tal como está, va por delante, entonces el PSOE tiene un problema. Mejor dicho, tiene varios problemas. Pero lo que más siento es que sus dirigentes no los van a solucionar, y no ya porque no sean capaces de localizarlos, sino porque están convencidos de que no los tienen. Lo juegan todo a la recuperación de la economía y a que el caso Gürtel hunda al PP. Es decir, a factores externos. Mientras tanto, van pasando los días con multitud de planes y nuevas medidas descoordinadas y sin un rumbo fijo, sin políticas claras. No hay proyecto y no hay partido. Eso provoca desmovilización de la militancia y del electorado.

El PP, en efecto, tiene un problema de liderazgo. Pero te pido que reflexiones sobre cuál es el liderazgo del PSOE en estos momentos. Y cuál es la dirección en un sentido amplio, esto es, el rumbo, la orientación estratégica. Con Felipe González hubo muchos problemas, tensiones internas y zarpazos de corrupción. Pero todos sabíamos cuál era el proyecto socialdemócrata de modernización del Estado y todos sabíamos a qué atenernos, incluso en los momentos más difíciles: había un liderazgo y una dirección. ¿Lo sabéis ahora?

En fin, volviendo al tema, creo que el PSOE es el único partido que puede proponer una revisión constitucional y un modelo definido de Estado Autonómico. Debería asumir esa responsabilidad. Y creo que ese modelo, desde un punto de vista socialdemócrata, pasa por el federalismo cooperativo y de ejecución, no de legislación compartida. Pero, tal como están las cosas, pedirle al PSOE actual que reflexione con serenidad es una utopía.

¿Cómo acogieron en esa reunión del socialismo asturiano tus observaciones sobre el tema? Me gustaría que me lo contaras

Anónimo dijo...

No sé realmente si has querido apoyar a Carmen Caballero mencionándola.Cuidado, no te equivoques porque sea del partido o porque Cuervas Mon sea o haya sido de Gabino.Lo de Edicom no tiene pase lo diga quien lo diga.Estúdialo y no te confundas aunque con lo de sanidad estés tratando otro cuestión en la que la mayoría te apoye

Anónimo dijo...

España necesita sentido comun. Ahora, en epoca de vacas flacas se va a ver mejor que nunca que no todo vale y que la gestion es muy importante. No conozco ningun pais serio del mundo donde exista un descontrol competencial semejante. Un pais fuerte necesita de un Estado central potente capaz de cohesionar y corregir desigualdades.

Anónimo dijo...

Lo que insinúas de la fama de ladrón de Maciá Alavedra de hace tantos años, la acaba de confirmar Santiago Carrillo en su programa de la SER.Parece claro

Anónimo dijo...

Todo lo de Gurtell, Santa Coloma,el caso Matas de Mallorca y todo lo demás se arregla fácilmente nombrando fiscal instructor a Gerardo Herrero, Fiscal Jefe de Asturias.Y si no basta se resucita a su predecesor Valero Oltra, como hizo Gabino de Lorenci