jueves, 10 de septiembre de 2009

Elección de Barroso


Mi estimado Salvador Garriga escribía en El Comercio de 9-9-2009 en defensa de la candidatura de Barroso, un político "hábil, consensual,...que ha dotado a la Unión Europea de perfil propio en la lucha mundial contra la crisis económica", criticando que los socialistas "bloquean la elección de un Presidente de la Comisión Europea" y "se comportan como hooligans parlamentarios".

Las elecciones del 7 de junio al Parlamento Europeo han conferido al PP europeo una mayoría relativa pero afortunadamente, con 265 de 736 escaños, no "arrasó" como asegura Salvador. Aunque Barroso se presentaba como adalid de la liberación a ultranza cuando llegó a la Comisión en 2004, tras la crisis ha moderado su discurso y ha realizado algunas propuestas sensatas de recuperación económica. Sin embargo, utiliza cifras que se han visto superadas por la magnitud de la crisis (paro, déficit y deuda). ¿No existe, sin embargo, margen para la duda?¿No es lícito que pula sus argumentos y que finalmente convenza a un Parlamento que tiene todo el derecho del mundo a la crítica y al escepticismo?

Es cierto que normalmente el Presidente de la Comisión suele ser confirmado o rechazado por el Parlamento en su primer pleno tras las elecciones. No se ha hecho así está vez en respuesta a las precipitación de los Estados Miembros, que son quienes proponen, a apoyarle antes de las Elecciones Europeas. Éstas no eligen directamente a la Comisión pero sí es evidente que el papel del Parlamento es cada vez más decisivo a la hora de examinar a los candidatos. Si algún día tenemos una campaña para las elecciones europeas en las que se hable de temas europeos, lo que ha evitado en todo momento el PP, el resultado de éstas debería ser la determinación de la mayoría que elija directamente al presidente del "Ejecutivo" europeo. Desanima a votar el que se sepa de antemano cuál va a ser el Presidente de la Comisión, lo que lleva a un alejamiento de los temas europeos, en sentido contrario al objetivo de las elecciones al Parlamento Europeo, única elección directa de representantes en temas europeos.

Además, existe un elemento que ignora Salvador en su artículo de El Comercio: el Tratado de Lisboa. Si éste es finalmente aprobado por los irlandeses en referéndum el 2 de octubre, y ratificado luego por checos y polacos, serían más exigentes las mayorías para apoyar a los comisarios que al Presidente de la Comisión, lo que no tiene mucha coherencia.

Los socialdemócratas no buscamos "business as usual" como dicen por aquí, seguir como si nada hubiera pasado. El nuevo Presidente de la Comisión será sin duda Barroso pero ya ha tenido que enriquecer su programa, debatirlo con nosotros ayer mismo y acercar posiciones. Hay que buscar la alianza europeísta de los orígenes de Europa frente a tantos euroescépticos y faciosos como han surgido también el 7-J. No simplemente "arrasar" como quería Salvador. Por cierto, el PP perdió la elección en Asturias donde los socialistas no arrasamos pero ganamos por más de dos puntos porcentuales. Que al PP no se le olvide tampoco.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Por cierto, Antonio: lo de Afganistán se parece cada vez más a lo de Irak. Las diferencias entre ambas misiones son claras desde el derecho internacional, pero los hechos se van asemejando. Cuidado con este tema, porque la gente se va haciendo algunas preguntando qué hacemos ahí y si esa también es nuestra guerra. A ver si al final habrá que salir como sea, como ya se están planteando los alemanes. Mira lo que va diciendo Stenmaier, aun con cierto oportunismo.

Otrosí: no sé cómo gestionáis este tema en el PE, pero no creo que haya legislación capaz de detener las descargas y los intercambios de software. Se mire como se mire, es progreso para el usuario. Además, el concepto de derechos de autor, sobre todo en música, me parece muy discutible. Gracias a la SGAE, el Partido Pirata tendría unos cuantos votos en España. Me gustaría saber si Teddy Bautista tiene instalado el e-mule.

Un abrazo.

Dany

Anónimo dijo...

ATLANTICA XXII

"El mapa político y el propio proceso electoral de las elecciones al Parlamento europeo, celebradas el pasado mes de junio, son el último
episodio de un fenómeno que se ha agravado
en los últimos tiempos: la crisis de la democracia
y de los valores de la izquierda en las sociedades
avanzadas.
Campañas electorales como la española,
que ofenden la inteligencia de los ciudadanos
más indoctos, explican, entre otros factores,
la abstención masiva de más de la mitad
de los electores y van consagrando el creciente
desprestigio y el rechazo hacia una clase política
totalmente alejada de los reales intereses de la
opinión pública
A mayor desgracia, la corrupción, muy extendida
en toda la clase política, como se puede
observar en países de nuestro entorno, ha sido
premiada en las urnas españolas, como si la derecha
asumiera con entera normalidad la voracidad
económica de sus dirigentes.
Europa se dispone a despilfarrar millones
colocando por las nubes las percepciones de sus
parlamentarios, a las que hay que sumar otras
múltiples ventajas con las que se consuelan
estos políticos de segunda fila que en Bruselas y
Estrasburgo hacen pasillos, relaciones y fortuna,
mientras acceden a una jubilación de lujo: que
con la igualación de los sueldos de todos los
europarlamentarios vayan a cobrar 7.550 euros
brutos mensuales, y gocen de un presupuesto
que alcanza los 17.000, resulta escandaloso y
un agravio para los trabajadores europeos, en
una época además de grave crisis económica."

El texto que precede es un extracto del editorial del número 3 de "ATLANTICA XXII", revista asturiana de información y pensamiento, cuya lectura recomiendo vivamente a cualquier persona decente, y aunque los números atrasados de la misma se pueden leer gratuitamente en http://www.atlanticaxxii.com/ entiendo que lo más honesto es comprarla e incluso suscribirse (son solo 30,00 euros al año) pues de esta forma se garantiza la necesaria e imprescindible continuidad de esta verdadera “bocanada de aire fresco” ante la contaminación de que los ciudadanos venimos siendo objeto por parte de todos los medios de comunicación asturianos.

Anónimo dijo...

Ese de Atlántica XXI no debió de seguir de cerca tu campaña,que lea el blog en el que escribe anónimamente.Tu campaña ha sido ejemplar y didáctica. Sigue por ahí sin preocuparte ni del que te atacó en Proaza ni de este que tanto generaliza.Un abrazo.Jorge

Anónimo dijo...

OK.Ni caso,compa

Anónimo dijo...

LUIS ARIAS ARGUELLES-MERES - LA NUEVA ESPAÑA 11-09-2009.
“Celebrará algún día la izquierda patria una multitudinaria fiesta en el occidente asturiano que tenga un impacto mediático no menor al de Rodiezmo? ¿Por qué no? Desde luego, enclaves para ello los hay pintiparados. En el Suroccidente, la minería ha tenido un protagonismo histórico innegable, y, además, constancia hay de los planes empresariales de don Victorino Alonso en alguna de nuestras comarcas. Aquí otro Rodiezmo es posible. ¿Por qué no plantear que sea itinerante la fiesta de la minería asturleonesa? El occidente de Asturias también existe. Y, además, urge mucho organizarlo aquí, porque, a este paso, pocos encuadres quedarán, si de un alto se trata, que no tengan como fondo la delicia bucólica y paisajística que suponen los aerogeneradores. Y, ya se sabe, aspas y aspavientos, los justos, oiga. Imagínense, siguiendo con la hipótesis, que, tras visitar devotamente un santuario mariano en donde se celebre la correspondiente fiesta y tras dar cuenta del bollo con chorizo y del vino peleón, o de la tortilla de patata, las autoridades políticas asturianas, si siguen perteneciendo, como es previsible, a la izquierda plural y transformadora, participen en un acontecimiento de ese calibre, con la compañía de combativos líderes sindicales como don Cándido Méndez y de personajes públicos como don Alfonso Guerra, de cuyo izquierdismo insobornable no es fácil albergar dudas (ji, ji) (…) Lo que realmente afea no es el puño en alto, sino que lo levanten políticos que incurren en actitudes cortesanas y que sus políticas, más allá de las siglas y de las teorías, no se caracterizan precisamente por la emancipación de los más desfavorecidos, sino por todo lo contrario, nepotismos de todo tipo incluidos. Lo que realmente afea es que levanten el puño líderes sindicales que, ante el escandaloso aumento del número de parados, no vayan, retóricas hueras aparte, más allá de la sumisión al Gobierno de turno que los financia. Lo que realmente afea no es el puño en alto, sino que lo levanten personas que con sus políticas desvirtúan el significado de la izquierda. Desde la mejor y más gloriosa tradición del occidente asturiano, esto es, desde el republicanismo del que estas comarcas fueron vivero, lo que cabe reivindicar es la dignidad, el decoro y la coherencia en la vida pública, de lo que dan muy buena cuenta gentes como don José Maldonado y Augusto Barcia, entre otros muchos. Ahora que la dialéctica de los puños en alto, parodiando a Marx, parece haber pasado de la tragedia a la ópera bufa, lo que afea la vida pública asturiana, de Oriente a Occidente, es la impostura. Capaces son de hacer ofrendas florales en un santuario mariano, de levantar el puño en un acto sindical y, para guinda, de ser partícipes de besamanos y genuflexiones. Y tal mezclilla supone, como mínimo, una bofetada en toda regla al invocado espíritu de Pablo Iglesias. ¿No es así, señor Areces? Podrán, en efecto, levantar el puño y cantar la Internacional, pero, ya que en el occidente de Asturias emplazamos hipotéticamente un acto de tal naturaleza, lo que en verdad sería políticamente incorrecto, lo que ningún rojo se atrevería a hacer sería seguir los compases del himno de Riego, eso sí que resultaría anatema. Recordemos lo que al respecto dijeron Baroja y Unamuno: «El himno de Riego es callejero, alegre y saltarín... Está empapado en los héroes del liberalismo» (Baroja). «Para muchos en España, Riego es el himno de Riego. Un hombre que lo fue de carne y hueso y sangre y alma que se ha convertido en un himno» (Unamuno) ¡Quién nos iba a decir que, pasado el tiempo, el himno de Riego fuese más políticamente incorrecto que la Internacional, por mucho que en su coreografía no figuren los puños en alto! Moraleja: aquí la izquierda política y sindical de las Españas no celebrará fiestas por todo lo alto. El guión no lo permite, a no ser que obvien al tinetense Riego y a su himno. Y eso sí que quedaría muy feo.“

Anónimo dijo...

¿????

Anónimo dijo...

Me uno a ???

lavidanoespera@orange.es dijo...

Mi hermana, que ve las cosas desde dentro, opina que es DE PENA que se apoye a DURAO BARROSO para presidente.
Dice que hizo MUY POCO.
Yo confio en su criterio.
Sigo en Ribadesella

lavidanoespera@orange.es dijo...

Dices: "Que al PP no se le olvide tampoco"
Ay prubin, no te diste cuenta que tienen el alzheimer subidu como el azucar. Olvidan que se yos perdonó lo imperdonable, y tovia retrucan