viernes, 8 de mayo de 2009

Informe Masip Hidalgo

In extremis se aprobó (450 votos a favor, 69 en contra) mi informe sobre el asilo político en el último día del último pleno de la legislatura. Tras larguísimas horas de debate entre partidos, y en el mío propio, el resultado no es perfecto pero sí altamente satisfactorio. La aprobación del informe por el Parlamento implica, en procedimiento de codecisión, que, ahora, la pelota está en el campo de los gobiernos, reunidos en el Consejo, que aceptarán o rechazarán nuestra propuesta. Si la rechazan, volverá a verse en el Parlamento, pero con el claro mensaje para los gobiernos de que los representantes populares de los europeos no estamos dispuestos a empeorar las condiciones de los que huyen de persecuciones políticas y piden protección. El amplio respaldo parlamentario a mi informe se debe, en parte, a la intervención en el plenario, favorable y valiente, del Comisario Barrot, Vicepresidente de la Comisión, integrante en Francia de la mayoría de Sarkozy, que no tuvo pelos en la lengua para lamentar la postura de varios diputados del PP europeo como contraria a la tradición europea de acogida a exiliados.

Este informe no es sólo fruto de trabajos jurídicos sino la culminación de las misiones del Parlamento en centros de demandantes de asilo, donde constatamos condiciones dispares y situaciones intolerables a corregir.

En el debate hemos rechazado las enmiendas de los más xenófobos, en efecto, que simplemente pretendían eliminar artículos básicos sobre garantías, acceso al mercado de trabajo, condiciones materiales, protección de menores y asistencia jurídica. Yo había llegado ingenuamente a creer que la diferencia conceptual entre inmigrante económico y refugiado político, perseguido por regímenes contrarios a la libertad, estaba clara para todos y era punto de partida para la nueva legislación.

En mi informe, y en foros diversos, he tenido que encarar la detención arbitraria de demandantes de asilo, que considero una injusticia sangrante, incompatible con mi idea de Europa. Me planteé siempre como fundamental someter la retención administrativa a garantías estrictas y al estudio caso por caso, como recurso siempre extraordinario.

Me he alejado de las propuestas de los liberales centristas en un punto que estimo esencial: el derecho de los demandantes de asilo a ser informados en idioma que comprendan. Es un derecho esencial. ¿Cómo se defiende una persona si no comprende sus derechos?¿Apoyamos la democracia en el mundo mientras los perseguidos por defenderla carecen de tierra de asilo?

Con mi informe he querido dar una respuesta humanizada a estas y otras preguntas que, aunque abstractas, se materializan en dramas concretos. Debo agradecer especialmente los desvelos de mis colaboradores próximos: Pablo Sánchez, Matilda Sisatto, Ana Dumitrace... también las aportaciones y consejos de ONGs y de ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados), en cuya asesoría legal ginebrina trabaja la ovetense María Bances del Rey. Todos hemos trabajado de forma entusiasta para conseguir en 2012 un sistema de asilo europeo de mínimos. Seguimos en la brecha para ultimar la labor durante la próxima legislatura.

6 comentarios:

El ángel de Olavide dijo...

Muy bien Antonio. Lo estoy difundiendo por las redes sociales...

Anónimo dijo...

Enhorabuena!!!Juan

Anónimo dijo...

Enhorabuena. Un abrazo. Joi.

Cid dijo...

Me consta por tu trayectoria tu sincera y honesta sensibilidad para con estos temas y tu compromiso con los mas desfavorecidos, enhorabuena por el exito.

Anónimo dijo...

Bien,coño,bien.Juanma

Anónimo dijo...

Muy bien pero deberías explicar el voto de no condena al Papa en su oposición al condón