lunes, 2 de marzo de 2009

Valladolid






“Quisieron los hados que naciera frente al Campo Grande(…)Valladolid ha sido mi origen y mi destino”.Delibes











Pisar Valladolid es rememorar a Miguel Delibes. Me cabe además el íntimo recuerdo de que Don Miguel me contrató para publicar una serie de cuatro artículos sobre “la visita a Universidades americanas de un estudiante español”. No pude cumplir con el compromiso, demasiado grande para mis apenas cumplidos veinte años, pero esa estimulante prueba de confianza me vinculó al riguroso seguimiento del autor de “Las ratas”¡Qué gran escritor! Me están llegando ahora sus completas de Galaxia Gutenberg, mientras me dicen que ya casi no sale de casa. Delibes forma parte de esa gloriosa nómina a la que le negaron el Nóbel: Borges, Pérez de Ayala, Roth, Baroja, Palacio Valdés, Gómez de la Serna, Céline, Cunqueiro, Vargas Llosa…

Estuve la semana pasada en la Facultad de Derecho de la antigua capital de Felipe II, su Decano, Luis Velasco, y un grupo de entusiastas profesores (Carmen Vaquero, la ovetense Camino Vidal, Carmen Blasco, Noemí Serrano, Sánchez Felipe, Arcadio Delgado, Amalia Rodríguez) me invitaron a debatir mi ponencia sobre asilo en un curso de posgraduados latinoamericanos, italianos, franceses... Fue toda una oportunidad para apreciar buen ambiente académico e interés multicultural con sugerencias que me animan a seguir en el contacto de colectivos que tienen ideas luminosas. El Parlamento Europeo debe estar cerca de los ciudadanos, comunitarios y no comunitarios. Alguno de los asistentes precisamente se quejó de nuestra endogamia legislativa. El éxito de la directiva de tiempo de trabajo fue el aire fresco de la controversia social. Desde los estrados vallisoletanos pregunté si había algún mexicano o mexicana. Y, en efecto, levantó su mano una licenciada por la Universidad de los Maristas, en el llamado Distrito Federal, de apellido vascuence. Le gustó saber que mi ponencia comienza con la cita de una famosa carta del Presidente Cárdenas al Presidente Azaña: “El Estado toma bajo su custodia a estos niños españoles, rodeándolos de cariño y de instrucción para que mañana sean dignos defensores de los ideales (de libertad) de su patria”.

La actitud histórica de México sigue siendo un ejemplo que modestamente utilizo en el Parlamento Europeo y en cuantas intervenciones divulgativas estoy haciendo sobre la protección internacional a los perseguidos por ideas, raza, religión, sexo…. En Gijón, la Alcaldesa lo dijo a Guatemoc Cárdenas, hijo del General, con motivo de la inauguración del Parque que lleva tan benemérito nombre, sinónimo ya de solidaridad efectiva.

También, como digo, lo he vuelto a citar en Valladolid, donde no pude tampoco olvidar a Delibes en una de sus páginas quizá poco conocida: “Hemos de evitar que lo que hoy es un síntoma se convierta mañana en un estado colectivo de indiferencia hacia la desgracia ajena”

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Un delicioso artículo que revela la sensibilidad de un asturiano de mundo. Conocí personalmente a Antonio en la cena que siguió al debate académico en la Universidad, y sus anécdotas y vivencias nos hicieron pasar una velada encantadora. Chapeau, don Antonio!!
Camino Vidal

Anónimo dijo...

Muy bueno en especial la cita final de Delibes que no es tan conocida efectivamente.¿D'onde sale exctamente?

Anónimo dijo...

La cita de Delibes en google te remite a tu artículo de la nueva españa pero debe de ser,ya que mencionas, Galaxia Guttenber-Círculo de lectores al libro de viajes del escritor.No está en Cinco horas,ni en Diario de un cazador ni en el tío Ratero... ni en el disputado voto...ni en Sisí...

Anónimo dijo...

Es de USA y yo.Masip

ANTONIO MASIP dijo...

Distinguido Diputado Masip:



Leí con enorme interés y gran gusto su artículo titulado “Valladolid”, publicado por el Diario La Nueva España este sábado 7 de marzo.

Comparto con usted el espíritu de universalidad y de solidaridad que debe existir con los migrantes, de manera muy particular me sentí conmovida por la cita que hizo usted del General Lázaro Cárdenas y, con ella, del reconocimiento a México por el apoyo brindado en su momento a los exiliados españoles quienes encontraron una nueva patria en mi país.



Sé que esta posición que refleja usted en el artículo ha sido un principio que ha normado su conducta y sus valiosas aportaciones al trabajo del Parlamento Europeo. Espero que este tipo de voces se mantengan y se amplíen en esa noble institución de la Unión Europea.



Le envío un cordial saludo, mi agradecimiento sincero por las menciones hechas sobre México, en espera de tener el honor de saludarlo personalmente en un futuro cercano.



Sandra Fuentes-Berain

Embajador de México

Misión de México ante las

Comunidades Europeas y Embajadas

ante el Reino de Bélgica y el Gran Ducado

de Luxemburgo.
sfuentesb@embamex.eu

Anónimo dijo...

No olvides las muchas injusticias sociales de Mexico que conoces bien