jueves, 26 de marzo de 2009

Pego por su interés la columna de hoy en LNE de Pedro Silva

PEDRO DE SILVA La presidencia rotatoria de la UE sirve para mostrar al mundo el absurdo de la actual situación de la UE. El presidente de turno es el checo Mirek Topolanek, un temperamental personaje que ha perdido una moción de confianza en su país, y por tanto está liquidado, pero aún sigue ahí, como una estrella supernova (extinta pero que aún brilla). El tal Topolanek ataca a muerte los planes de Obama, lo cual no tendría mayor importancia si no fuera porque ahora lo hace en nombre de todos los europeos, olvidando que si fracasan esos planes todo se irá al garete, empezando tal vez por su propio país. Europa se va convirtiendo en asunto de risa, en una broma con 400 millones de embromados. O aparece pronto una nueva estirpe de políticos que se tome en serio Europa, y empiece proponiendo una presidencia por sufragio universal, o habrá que declararse en exilio interior, para no sentir vergüenza.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias por tu acogida. Y a ver si en el parlamento se empieza a hablar de una vez del gran tabú: una reforma presidencialista de Europa.