jueves, 19 de marzo de 2009

Bandera en el bolsillo



Estos días sale en español una obra sobre "Lawrence de Arabia", escrita por otro aventurero no menos carismático, André Malraux. Sin embargo, aquí, en la francofonía, no se encuentra la versión original. La librera, muy segura de su erudición, me dice:”Había, en efecto, un proyecto de Malraux. Una cosita está en las completas de La Pleiade, pero ignoraba que sus papeles inacabados se hubieran llevado a la imprenta en lengua extranjera y libro suelto”.

T. Edward Lawrence, "Lawrence de Arabia", es tío abuelo de un colega conservador británico, Edward MacMillan-Scott, al que acompañé, -él era Jefe de Misión de observadores electorales-, precisamente a Palestina.

McMillan-Scott presidió también hace unos días el pleno con el porte y la elegancia propios de la familia. A la llegada al hemiciclo nos habían obsequiado banderines del Tíbet con su soporte correspondiente para que los diputados conmemorásemos desde el escaño el cincuenta aniversario de la salida al exilio del Dalai Lama. Bastantes secundaron esa convocatoria. No obstante, hubo quien protestó alegando que en otras ocasiones semejante exhibición se había prohibido. Edward, en estrados, hábil y talentudo, consideró que la ocasión era excepcional, que él mismo llevaba la bandera pero “juzgaba mejor guardarla en el bolsillo”.

Me recordó un sucedido que contaba otro conservador inglés, también amigo personal, Hugh Thomas, del Decreto franquista de Unificación entre FE de las JONS y los carlistas. A la misa salmantina posterior acudieron los falangistas "con la boina roja en el bolsillo”. El jefe tradicionalista se habría limitado a justificar que” La camisa azul no le entraba en el bolsillo”.Franco desterró sin contemplaciones al carlista Fal Conde y condenó a muerte a Hedilla, sucesor de Primo de Rivera. En esa unificación impuesta está una de las claves de la victoria bélica mientras en el bando republicano no hubo más que guerras dentro de la guerra.

Me quedé con ganas de preguntar a MacMillan-Scott si realmente le entraba la enseña tibetana, pues su pequeño mástil, punzante, es difícil de imaginar en el bolsillo.

En cualquier caso, y cambiando de tercio, sería importante que mi amigo y otros tories procomunitarios, en un momento en que su partido anuncia la salida del grupo PPE, tachado de "excesivo europeísmo", neutralizasen a medio plazo ese rancio gesto de puro ensimismamiento, con elegancia pero no menor contundencia, desplegando el espíritu comunitario y sus responsabilidades consecuentes, sin guardarlos en el bolsillo para el país de "Nunca jamás".

Peter Pan es fácil de encontrar en este Parlamento. Sus equivalentes son adolescentes de mentalidad, juguetones, enredados en el euroescepticismo, que no quieren hacerse mayores y responsables. Su fábula debería haberse acabado ante la crisis o el Capitán Garfio, no como la aventura, llena de sugerencias, aún abierta, juvenil y apasionante de Lawrence-Malraux.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué es la "Unión Europea"?

-Un superestado burocrático que emplea a decenas de miles de burócratas profesionales que viven de sus prebendas como aprendices de marajá.

-Una superestructura onerosísima soportada por la población autóctona europea, cada día más amenazada y expoliada.

-Un imperio de politicastros profesionales intocables, infiscalizables, incontrolables en todos los sentidos posibles, que pasa hasta el 80% de las leyes nacionales de algunos países (Alemania). Su legislación emanada de apparatchicks nunca elegidos tiene preferencia sobre las legislaciones nacionales.

-Un proyecto iluminado y fanático, globalizador, uniformador, de desarraigo y destrucción de las identidades tradicionales, de imperio-proposición salido de las mentes de un reducido grupo de alucinados elitistas allá por los años 20. Mucho antes por tanto de ningún "tratado del carbón y el acero". Con un fuerte peso del mesianismo masónico tanto en su nacimiento y desarrollo como en la ideología difusa que informa sus decisiones.

-Ideología que además de ideas masónicas apenas disimuladas está formada de una abigarrada mezcla de marxismo cultural, mitos jacobinos, auto-odio occidental, heterodoxias del 68 y analfabetismo funcional generalizado.

-Un mecanismo totalitario de control ideológico, más aún, cultural, y de ingeniería social masiva de primer orden, el cual cuando no consigue sus objetivos mediante su gargantuesca propaganda (pagada por las propias víctimas) se dedica directamente a la búsqueda de la muerte civil y a la represión legal de sus adversarios.

-Un engendro, una cárcel, un stalag antieuropeo, colectivista, inmigracionista, multiculti y progre. La UERSS.

-Y por supesto una fábrica de clientelas, privilegios e intereses plutócraticos del más alto nivel.

Una ABOMINACIÓN.

Quería darle las gracias por esclavizar ignorantemente a su propio pueblo bajo esa monstruosidad y por haber contribuido con su trabajo a la extinción cultural, política y bíológica de la auténtica Europa. Muchísimas gracias por destruir a su propia gente.

Anónimo dijo...

Comentario N1, mi capacidad intelectual es ínfima, pero creo que su comentario ,me lo dice mi intuición ,es verdaderamente antológico,muchas de las palabras que usted usa , para mi son novedosas , pero estoy super convencido ,de que usted dice simplemente la verdad, ENHORABUENA.HOY CAMBIO LA SIDRA POR LA MANZANA, VARIEDAD DULCE

Anónimo dijo...

Pero, ¿quien dice verdad Masip o el anónimo facha?