miércoles, 17 de diciembre de 2008

Tiempo de vida




Media Europa estuvo pendiente del resultado de la votación que se produjo el pasado miércoles en el Parlamento Europeo. El ponente, extremeño, pero con raíces en la Cuenca asturiana, Alejandro Cercas, ha dado durante estos dos últimos años una batalla ejemplar por una causa justa, coronada por un éxito, que ya adelantaba en mi conferencia del 30 de noviembre: no habrá semana laboral de 65 horas.

La propuesta se conoce como la directiva de tiempo de trabajo. Yo la llamaría más bien de tiempo de vida, pues lo que no es trabajo ha de ser vida privada o familiar; regula por tanto lo más esencial y escaso de nuestra intimidad, su tiempo. La propuesta de directiva cambió de rumbo cuando casi todos los estados miembros aceptaron erosionar la semana laboral de 48 horas, uno de los pilares del estado de bienestar europeo. Algunos países, como los del Este, creen que el supuesto secreto del éxito económico británico estuvo en ampliar las jornadas laborales, conseguida mediante una excepción a la norma básica europea en el año 1993. Otros, como la Francia sarkoziana, decían una cosa y hacían otra, hablaban de permitir trabajar más a los que quisieran ganar más, pero engañaban a los trabajadores al firmar en las cumbres europeas que habría libre e individualmente relación de igualdad con los empresarios al comienzo de sus contratos si decidían trabajar por encima de las 48 horas. España y Grecia se opusieron a la destrucción del principio de negociación colectiva como eje de la desigual relación entre empresarios y trabajadores. Ahora nos tocaba el turno al Parlamento, que, como vemos, dispone a veces del fabuloso poder de sacar a la luz lo que los gobiernos europeos acuerdan a puerta cerrada y quieren meter por la puerta de atrás, echándole, a menudo, la culpa a Bruselas. Europa necesita un modelo de excelencia, innovación, competitividad y conocimiento. No podemos competir con horarios del siglo diecinueve y salarios miserables. Debemos apostar por una Europa social en la que prevalezca la calidad y en la que los trabajadores eduquen y disfruten de unos hijos que tanta falta hacen en un continente envejecido. La abrumadora votación del informe Cercas es un paso social neutralizador y maravilloso.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien por Cercas y por el reconocimiento del papel del Parlamento Europeo pero no nos engañemos nuestro modelo economico esta muerto y reactivarlo pasa por trabajar más y mejor.

Marco dijo...

La relación entre un trabajador individual y su empresa nunca es igualitaria... Y menos en el contexto actual de concentracion, deslocalizacio, etc...

Anónimo dijo...

ANTONIO MASIP dijo...en la sesión del Parlamento de 17 de Diciembre en elturno de un minuto de explicación de voto
Antonio Masip Hidalgo (PSE). – Señor Presidente, la jornada de hoy ha sido muy emotiva con los premios Sájarov y también, para mí, con la presencia en estrados del Presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, que lucha por la autodeterminación, la justa autodeterminación, de su pueblo.

Además, es una jornada histórica porque el Parlamento, este Parlamento, se ha puesto con su pueblo soberano, con el pueblo que con sus votaciones nos ha traído aquí a todos nosotros.

Felicito por su informe a mi compañero Cercas, que tanto ha luchado estos años por esta posición política y sindical, social y de todos los trabajadores de Europa. Y hago un llamamiento a los gobiernos que todavía no lo hacen y a la Comisión para que sigan la senda y escuchen la voz del pueblo como la ha escuchado esta vez el Parlamento

sonia sin gluten dijo...

Muy bien Antonio.

Seguirás avanzando como es tu costumbre.
Grcias mil
un beso