viernes, 31 de octubre de 2008

Nadal y el "fair play"


En mi tiempo de estudiante, en el Sur de Inglaterra, seguí en el verano del 66 casi todos los partidos de Santana en Wimbledon. En una de las eliminatorias frente a Wilson, un jugador, veterano local, muy querido en la isla. Wilson se lesionó la rodilla en el tercer juego del segundo set cuando llevaba una parcial ventaja. Nuestro Santana saltó espectacularmente la red siendo el primero en auxiliarle. No había muchos espectadores pero el rancio Daily Mail destacó en primera el gesto. Luego, ya durante todo el campeonato, incluida la final con Dennis Ralston, el público se volcaba con Manolo. Nuestro campeón hacía gala de las primeras reglas del tenis, que figuraban en todas las licencias, la primera era saber perder, la segunda ganar sin humillar. Más adelante todos recordamos a McEnroe y otros maleducados deportistas que, no obstante, siempre contrastaron con los más clásicos y respetuosos, por ejemplo el sueco Willander que hizo memorable un punto de partido, cantado a su favor por el juez de silla aunque había sido fuera. Willander entre la sorpresa del público calvinista de Ginebra se negó a beneficiarse del error arbitral y propuso -y obtuvo insistentemente- la continuación del match. Ahora tenemos al campeón de campeones, a un Nadal que, con su esfuerzo, su coraje, su talento, su sencillez y su fair play se ha hecho con el mundo.

En los Jurados del Premio Príncipe de Asturias creo sinceramente que cometimos -lo digo, al menos, cuando yo era miembro- algún yerro. Esta vez el acierto es pleno. Nadal es el tipo de persona en el que pensé, representante de los valores del deporte, cuando propuse, en mi tiempo de Alcalde, a Samaranch y Graciano García la creación de galardón al Deporte. Era la novedad que se unía a los de la Concordia, la Ciencia, el Arte, la Cooperación Internacional...

Nadal es un ejemplo para la juventud y la sociedad. Un buen Premio.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No sabia yo que usted tambien formase parte de la gran farsa que son los premios esos que da esa empresa privada, con el único fin de que su nombre se asocie al de los premiados, no al revés, en lo de compararlos con los NOBEL , ya ni entro , me parece un insulto a la gente un poco informada, y que usted propusiera a SAMARANCH ...., cuanta hipocresia hay en este mundo asqueroso,que nos expliquen quien es SAMARANCH,y sus andanzas, su juventud y sus hazañas, expliquen cuenten quien este personaje tenebroso, que tiene condecoraciones de todas clases, ¿que pasó con los regalos del COI?, corramos un tupido velo, 90 años de facha nos contemplan y cuidado ahí llega el señor SAMARANCH, todos a preparar la jabonera, mierda de mundo. RAFAEL NADAL es un gran tenista eso es indiscutible , el problema es que tiene 20 años nada más. VIVA LA REPUBLICA

Anónimo dijo...

Bravo, matonín, el mundo es tuyo,ataca más fuerte que se te oye poco últimamente

Antonio Arias dijo...

Buen artículo Antonio. Faltaría decir que el primer fan de Nadal es el Ministro Solbes, que anteayer, con la lesión, vio escapar varios miles de euros de recaudación. Porque el bueno de Nadal es de los pocos deportistas de élite que tributa en el solar patrio. Y sólo por eso se merece nuestro reconocimiento.
Igual que en Sao Paulo inventaron el impostometro permanente para conocer en la plaza de la catedral la recaudación "al segundo", propongo crear el nadalometro con el 40% que los españoles nos llevamos de los premios que el mallorquín gana.
Te mando un abrazo desde el Oviedín profundu.

Anónimo dijo...

Gran idea!!!