viernes, 10 de octubre de 2008

El cartero de Cernuda


Fotografía de Luis Megino del lugar donde el poeta, a su vez, se fotografió en agosto del 35 y que figura abajo en "Castropol, Cernuda, el Sur"



A Antonio Murias, agradecido

“El cartero tomó literalmente las palabras del poeta, e hizo la ruta hasta la caleta escrutando los vaivenes del océano”
Skármeta, “El cartero de Neruda”



El poeta sevillano Luis Cernuda pasó en Castropol tres semanas de agosto de 1935 como integrante de las republicanas “Misiones pedagógicas”.Con sus recuerdos publicó luego “En la Costa de Santiniebla". Sus actividades culturales en el Occidente de Asturias están magníficamente detalladas en el libro de Fernández Coronado sobre la biblioteca de Castropol.(+)

"Santiniebla" tenía su cartero; el de Castropol se llamaba Adolfo Rodríguez García.

Cernuda se hospedó en el Hotel Guerra. La tarifa era de 9 pts pensión, baño y garaje. Es fama que Doña Antonia, dueña del hotel, daba muy bien de comer y solía decir:"¡Dios no traiga guerra pero a mí no me deje sin Guerra!"

Mañaneramente el poeta se desesperaba con un sol sin brillo y el ruido de las madreñas de unas mujeres que charlaban "en su jerigonza vernácula", lo que contrasta con las primeras notas de la Sonata a Kreuzer del gramófono de otro huésped. Luis López, Presidente de la Asturgalaica, cree más factible que Cernuda escuchara un piano de la familia Loriente. En cualquier caso el cartero vivía muy cerca, en "Villa Rosita", y su mujer, Matilde, tocaba el piano y en Castropol se había celebrado el centenario de Bethoven.

El cartero antes había sido sacristán y pasó un tiempo en Argentina. El poeta lo describe llevando su bolso pero, a diferencia del personaje de Skármeta o de su adaptación al cine, carecía de uniforme.

Cernuda estaba en pleno trabajo creativo lo que resalta en su Santiniebla. Escribía y recibía muchas cartas. Lamentablemente las de su estancia asturiana han desaparecido, salvo una postal remitida por Juan Ramón Jiménez que se conserva en el malagueño Centro de la Generación del 27, reproducida por el hispanista inglés Valender. La considero una joya: manuscrita por el futuro premio nóbel, con un oxímoron: “Muchas gracias por su ardiente mar oscuro”; esa figura de contradicción es propia de Juan Ramón, de San Juan... El sevillano debió previamente enviar otra tarjeta a JRJ con una imagen de la ría del Eo. Estaba emocionado por el paisaje: “poco accesible será a la naturaleza quien no sienta sus pupilas enturbiadas por las lágrimas” Pocos sensibles como el de Moguer para esa visión paradisíaca.

Cernuda estuvo acompañado del pintor Miguel Prieto, artífice del guiñol con el que recorrieron varios pueblos.

Manuel Díaz, párroco de Castropol, se hospedaba en el mismo establecimiento. Don Luis Legazpi, muy conocido por la entusiasta misión diocesana de Burundi, es autor de un interesante librito, donde califica a Díaz como de criterio integrista que "arremetió contra Cernuda y Prieto en su hoja parroquial”.

El Neruda novelado dice: "En Chile todos son poetas. Es más original que sigas siendo cartero".Era en Isla Negra, lugar mítico. No es menos Castropol, que no tuvo a Neruda, pero a Cernuda, un poeta de un peldaño más alto si cupiesen escaleras en el Parnaso.

(+) El 31 de agosto, Chus Neira, y yo mismo el 23, de este agosto reciente, hemos evocado ese veraneo. Antes, en 2002, lo hicieron también en La Nueva España E.D. Viteri-L.Muñiz (29-9) y Xabier F. Coronado (8-10) y pronunció una conferencia José Luis Piquero. Coronado en su extraordinaria “Memoria de la Biblioteca Popular Circulante de Castropol”.KRK.2008 aporta una tarjeta del poeta al intelectual castropolense Vicente Loriente de 24 de Abril de 1936 que no recoge el epistolario de Valender.

8 comentarios:

El ángel de Olavide dijo...

Estupendo trabajo, Antonio. ¿de donde sacas el tiempo?. Deberías dedicarte a esto. Estas crónicas son el mejor bálsamos para el espíritu en estos tiempos.
Un abrazo
Angel Alda

Anónimo dijo...

Sí.tiene razón el Angel de Olavide;desde que estás malito lo tuyo es la poesía.Un saludo.Leonar Salinas

Anónimo dijo...

¿Por qué no das a la prensa lo de la Betancourt?

luis lópez dijo...

De nuevo mi enhorabuena, Antonio. La fundación Ángel González tal vez pueda organizar alguna actividad en Castropol, en recuerdo del paso de Luis Cernuda.
Luis López

Anónimo dijo...

Increíble y muy interesante saber que la mujer de un cartero tocaba el piano.Manolo L.S.

Anónimo dijo...

La sonata a reuzer es para violín y piano.Javier Neira

Anónimo dijo...

Sí creo que deberíamos conmemorar el paso de ernuda por Castropol, quizá con motivo de los 75 años en 2010.
Ya sé que la Sonata a Kreuzer es para violín y piano.En Castropol había varios pianos,supongo que tb algún violín pero ya sería más difícil escuchar por la mañana a ambos.Sería más coherente lo que dice "En la Costa de Santinuebla" de un gramófono con el que viajaría "Demetrio V",uno de los personajes del relato,que según Xabier Coronado puede ser Dámaso Alonso.Volveré sobre esto en próximas publicaciones.MASIP

Anónimo dijo...

Leído artículo sobre Santiniela.PreciosoSalud y suerte. Julián Guerra