jueves, 14 de agosto de 2008

Lengua azul

He asistido en La Caridad a la iniciativa estival de la Universidad Nebrija y del Ayuntamiento de El Franco. Las clases de García Delgado, Francisco Rodríguez y Carlos Arias fueron relevantes, también las intervenciones de la diputada Elena Díaz Palacio, de Benigno Fano y de los sindicalistas Artime y Santalla, entre otros. Poco tenía que aportar de mi parte, pero sí ofrecer a todos, una vez más, los servicios de mi despacho parlamentario bruselense, y su apéndice de Estrasburgo (amasiphidalgo@europarl.eu.int). En otro plano, varios ganaderos reclamaron atención a la campaña de “lengua azul”.Por lo que escuché, hay malestar con trámites de vacunaciones. Como me comprometí a trasladarlo a las autoridades competentes lo hago también aprovechando esta columna. Fano, de gran experiencia funcionarial y política, hizo hincapié en el saneamiento de las cabañas como pieza ineludible del desarrollo rural. El que se haga con agilidad y éxito son aspiraciones comprensibles. La recuperación del protagonismo político del campo, dada, además, la escasez mundial de alimentos, la necesaria corrección de viejos yerros, la reorientación de la PAC, la enemiga de Blair y otros y el absurdo de inocular algunos problemas, como resaltó García Delgado, ha de estar en la prioridad comunitaria. Jesús Arango, antiguo y ponderado Consejero, ha dado su personal y muy respetable punto de vista en estas páginas.

Como el mito centroeuropeo de Barba Azul, la lengua azul no ha de ser más que anécdota que hay, sin embargo, que atender y atajar. Eso espero en mi reincorporación a Bruselas, mientras felicito a la Alcaldesa y al rector de la Nebrija, por situarse en la senda de la Extensión Universitaria. Como lo ha hecho, una vez más, la Sociedad Asturgalaica de Amigos del País en su ciclo de la Guerra de la Independencia en la comarca, bajo la presidencia de Luis López y Javier Cancio. Ha sido muy grato escuchar, entre otros, a Antonio Murias, insuperable conocedor de Napoleón, a los canónigos Platero y Enrique López, no en vano sus antecesores del Cabildo participaron en la insurrección asturiana, a Víctor Rodríguez Iniesta, con sus investigaciones de La Gazeta de Oviedo, en línea con los extraordinarios descubrimientos de Margarita Cuartas, a Juan Díaz Álvarez, ya autoridad en el final del “antiguo régimen”, a Navas Ramírez-Cruzado y a Perfecto Rodríguez, a cuya proverbial tenacidad se debe el acceso a valiosísima documental francesa, paralela a la también exitosa aportación de Laspra y Coletes con los archivos británicos. Europa- UE- no es solo alternativa a las guerras del siglo XX entre actuales socios sino también a las del XIX, que hay que conocer bien y en cada región. La Sociedad Asturgalaica de Amigos del País ha hecho una aportación ejemplar que merecería mayor atención social y mediática.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es un problema de la contratación de veterinarios