jueves, 24 de julio de 2008

LA COMARCA VAQUEIRA ESTÁ CELEBRANDO ESTOS DÍAS EL ANIVERSARIO DE LA RECUPERACIÓN DE SU FIESTA

















DENTRO DE LOS ACTOS CONMEMORATIVOS SE HA EDITADO UN LIBRO DONDE SE INCLUYE ESTE ARTÍCULO MÍO.

Conservo un gratísimo recuerdo del Festival Vaqueiro de 1982 en el que el entusiasta Ramiro Mon me hizo “Vaqueiro de honor”. Por entonces yo era Consejero de Cultura del Primer Gobierno Autónomo del Principado y acababa de estrenar cargo. Fue una mañana luminosa, llena de sol. Ramiro nos citó en Tineo y él y algún otro, entre los que estaban el inolvidable Luis Fernández Canteli y la entrañable familia Calzadilla, me fabricaron vestimenta con montera picona y un chaleco que no correspondía a la uniformidad pero que sirvió para salir del paso. Ya en Aristébano, me hicieron subir a un caballo, mulo o lo que fuera que se portó correctamente pues iba bien sujeto por un lugareño entendido que diluyó enseguida mi inicial recelo y hasta miedo. De esa guisa salí en La Hoja del Lunes al día siguiente. Los padrinos de la boda, que era auténtica, lo que se resaltaba pues en las ediciones anteriores había sido simulada, eran Higinio Mayo y Oriente, su mujer, a los que conocía a través de su hermano, contertulio de la peña operística de “Los Puritanos”. Entre los que también, como yo, fue nominado Vaqueiro de Honor, estaba Francisco Rodríguez, Presidente de ILAS-Reny Picot al que me introdujo mi suegro, José Molín. De ese día conservo también como otro honor auténtico la amistad que desde entonces ha ido creciendo con Paco Rodríguez, el emprendedor asturiano más destacable en estos años.

La Fiesta entonces no estaba exenta de alguna polémica. Fernando Sánchez Dragó, actual conductor de informativos de Telemadrid, quiso denigrarla en su obra “Gárgoris y Hábidis. Una Historia mágica de España”, pero lejos de conseguirlo, la boda y el encuentro de Aristébano han ido a más y se han hecho cada vez más merecidamente populares. En la presentación que los Alcaldes de la Comarca Vaquiera hicieron en el Parlamento Europeo de Bruselas, en 2.006, pude apreciar el indudable interés internacional que despiertan unas celebraciones tradicionales de la mejor asturianía.

No hay comentarios: