miércoles, 23 de abril de 2008

Gelman, realidad casi nube


He tardado en recordarle, pero entre Eloína, mi mujer, y yo hicimos memoria. Creemos haber conocido al hoy brillante ganador del Premio Cervantes, Juan Gelman, en el Ayuntamiento de Florencia el 20 de Noviembre de 1976, aniversario inolvidable. Nos dio otro nombre- él estaba en la clandestinidad, nosotros salíamos apenas de ella- y con treinta y dos años menos y tantas heridas en su alma, se explica que no le identificáramos antes. El entrañable senador Lelio Basso y su Fundación nos habían invitado a intervenir en una sesión entre académica y política sobre derechos humanos. Nos acompañaban Juan María Bandrés y José Mariano Benítez de Lugo, compañeros de profesión. El argentino, relativamente joven todavía, representaba a una organización revolucionaria que recababa solidaridad contra la dictadura militar de su país. No era todavía famoso, ni tan siquiera poeta, pero sí conocido entre los medios de la izquierda italiana. Hablamos un rato largo a la salida del acto. Nos impresionaron sus relatos. Otra vez, le volví a ver en un aeropuerto, fugazmente, acompañando él, creo, a una líder montonera. La dureza de la vida que siguió está contenida en su discurso de este mediodía en Alcalá, una pieza literaria, soberbia e imprescindible, en el mejor espíritu cervantino jamás escuchado. Como no recordé hasta ahora aquella relación, nunca lo he hablado con Ángel González que lo trató mucho. Sí se lo acabo de decir a Luis García Montero, que tanto y tan bueno ha escrito sobre Gelman. A través de Luis, espero quizá confirmación algún día de que el recuerdo, o realidad casi nube, corresponde con ese pedazo de humanidad que es nuestro Cervantes 2008.

1 comentario:

Antonio Arias dijo...

El discurso en la Universidad de Alcalá es extraordinario.
http://www.juangelman.com/wordpress/?p=377
Antonio: no pierdas tanta sensibilidad y te felicito por el pedazo de blog.
Un abrazo