lunes, 3 de marzo de 2008

Hirsi Ali


Se ha presentado una declaración para recoger firmas de diputados en defensa de Hirsi Alí, famosa ex-diputada holandesa de origen somalí a la que en su día le fueron retirados pasaporte y escaño por haber mentido en la demanda de asilo. Hirsi sigue amenazada de muerte por grupos islamistas tales como los que mataron a su amigo y director de cine Theo Van Gogh en 2004. La falta de garantías para su seguridad junto con la revisión de la concesión de la nacionalidad, que arrastró la caída del penúltimo gobierno holandés en 2006, la llevó a los Estados Unidos, pero, tampoco estuvo allí segura. Después volvió a Europa en busca de ayuda. En la última de Sarkozy, el estado francés le ofrece plena protección debiendo antes adquirir la ciudadanía francesa. Una polémica puramente europea se convierte así en un debate nacional franco-holandés.

Ella misma vino a Bruselas a exponer su caso junto con Caroline Fourest y Bernard-Henry Lévy (BHL), filósofo y ensayista al que sigo desde hace años. El caso guarda paralelismos con la condena que el régimen iraní hizo pesar sobre Salman Rushdie. Si a ambos se les amenaza de muerte, al inglés lo perseguía un Estado y a la holandesa un grupúsculo, o en palabras de BHL, la "ONG del crimen". Salman, que ahora vive en EEUU, yo mismo me lo encontré en Nueva York, está protegido, tanto en Reino Unido como en el extranjero, por Scotland Yard. Sin embargo, la administración de los Países Bajos se niega a proteger a Hirsi fuera de sus fronteras. Para BHL la Europa política en gestación debe manifestarse en este caso: "Sin libertad de expresión no existe conciencia". Me presto a firmar la declaración pues comulgo con el razonamiento principal de Ali de que no se puede bajar la guardia ante la intolerancia.

En todo caso se han de poner los medios posibles para proteger la libertad de expresión de esta valiente mujer, magnífico exponente del librepensamiento europeo, que no teme desenmascarar las vejaciones a las que son sometidas en el mundo, y también en Europa, las mujeres.

No hay comentarios: