jueves, 6 de marzo de 2008

Don Álvaro o la fuerza de la razón


De un tiempo a esta parte, veo a Álvaro Cuesta con un renovado carisma político, dominando la escena del mitin, en el que introduce pinceladas de historia, de poesía, del mejor humor, en una palabra, del humanismo que Cándido Riesgo entendía como consustancial al liderazgo ovetense. De su mirada limpia ya nos ha hablado Anthony Blake con su desbordante simpatía, pero también su voz, que ha debido pasar por la consulta del sabio Carlos Suárez, está, pese a ese natural agotamiento de la campaña, emitiendo sana sinceridad, lealtad con su tierra, respeto por la alta política, buen hacer... Es un contraste con la opereta bufa de contrario que parece haber quedado últimamente sin partitura. Por si acaso ha habido miedo al debate. Sigo de cerca a nuestro aún joven diputado desde que, siendo delegado de estudiantes de Derecho, organizaba conferencias sobre la pena capital, la literatura de vanguardia y el primer aniversario de la revolución de los claveles. Su línea, en un país y un tiempo de tanto sobresalto, es ininterrumpida pero le veo más convincente que nunca. Si la votación es buena el domingo-y todo apunta que sí lo puede ser-sus electores le llevaremos volando a la puerta de un Ministerio, del que casi fue titular hace cuatro años, o quizá, mejor, a la Presidencia del Congreso, donde daría justa e infinita satisfacción a su maestro y amigo Peces Barba en el supuesto de optar Bono a otras responsabilidades. Lo merece, En cualquier caso, nuestro Álvaro tiene, a diferencia del personaje romántico, la fuerza de la razón. En toda Asturias se está sintiendo su didáctica encomiable como la de aquellos profesores de la legendaria Extensión Universitaria. Fíjense bien en él: tiene un aire a los que todavía reverenciamos un siglo después por su progresismo liberal y socialista, que entonces y ahora, con Zapatero, son compatibles.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

QUÉ BIEN ESCRITO Y QUÉ MAGNÍFICA PERSONA ES ALVARO¡
Saludos.Gerardo Entrena

Anónimo dijo...

aunque ningun periodico haya dicho ni "mu", me parece admirable la casta política que le echas pese a estar mermado de facultades fisicas.carlos

Anónimo dijo...

ALVARO CUESTA Y ANTONIO MASIP SON DOS GOLFOS QUE MIENTRAS EJERCEN DE POLITICOS CON SUELDOS, COMISIONES Y DIETAS MILLONARIOS TIENEN ABIERTOS Y EN PLENA PRODUCCION SENDOS BUFETES DE ABOGADOS (EN LOS QUE EJERCEN TERCERAS PERSONAS BAJO SU "NOMBRE COMERCIAL" YA QUE NINGUNO DE LOS DOS SABE UNA SOLA PALABRA DE DERECHO)QUE LES REPORTAN PINGÚES BENEFICIOS. VAYA TROPA.

Anónimo dijo...

El periodista Gregorio Morán ha escrito de Antonio Masip en el periódico "La Vanguardia" del día 29 de septiembre de 2007 lo siguiente:

«El grandonismo astur es de posguerra, es heredero del franquismo y de los vencedores de la Cruzada. Pero lo impregnó todo, entre otras cosas porque los hijos de los vencedores coparon la hegemonía tanto de la derecha como de la izquierda en Asturias. Eso es lo que explica la confusión en la que estamos metidos y el arte de prestidigitación a la que buena parte de esa izquierda se está dedicando al echar la vista atrás. Quien fuera alcalde socialista de Oviedo en la transición, Antonio Masip -otro compañero de pupitre colegial- ha hecho recientemente unas declaraciones en su condición de actual eurodiputado socialista. Evocando su infancia ha recordado a su padre como "un gran orador con acento cristiano". Lo peculiar del grandonismo es la transformación de la realidad en grandilocuencia, en exceso. Decir que el alcalde de Oviedo en los años sesenta era un orador cristiano con veleidades monárquicas y casi liberales es grandonismo y desvergüenza, y hasta camelo, porque la base del grandonismo es el cuentu, que dirían en Asturias. Vamos a bajarnos de la peana y a hablar natural. El antiguo alcalde de Oviedo, don Valentín Masip, padre del actual dirigente socialista Antonio Masip, era un gran franquista, posiblemente con mucho acento cristiano, me es indiferente lo que pensara en su fuero interno. La historia de la izquierda en Oviedo, y por ampliación en Asturias, está marcada por muchas cosas, entre otras el hecho de que figuras notables de esa izquierda real y radical durante la primera transición fueran hijos de quienes dirigieron, avalaron y aplaudieron la brutal represión sobre los mineros asturianos en las huelgas de 1962 y 1964. Los hijos del alcalde de Oviedo, el del gobernador civil Marcos Peña Royo -actual presidente del Consejo Económico y Social y militante socialista tras una breve estadía en el PCE-, y del jefe de Policía, Mourenza, cuyos hijos militaron y con notable valor y audacia en el PCE desde los años sesenta, para desesperación paterna. Se podrían citar más y sobresalientes.»

Lo reproduzco 'ad pedem litterae' porque no tiene desperdicio.

Anónimo dijo...

En la sesión del día 2 de Mayo de 2005 el europarlamentario Masip formuló la siguiente pregunta oral a la Comisión Europea:

"En la comparecencia como candidata a Comisaria de la Sra. Fisher del día 6 de octubre de 2004, le pregunté a la hoy Comisaria por la posibilidad de abastecer desde Europa a China, por su rápido crecimiento en el consumo de leche, o a los mercados que han dejado de ser abastecidos por los actuales proveedores masivos de China. Ello porque, aunque China se está preparando para autoabastecerse dentro de algunos años, su ritmo de consumo de leche está siendo vertiginoso.

Ahora diversos industriales europeos han llamado la atención sobre la importancia de ese abastecimiento. ¿Ha reflexionado sobre esto la Comisión? ¿Es interesante para Europa este mercado chino durante los próximos 15 o 20 años? ¿Debería revisarse alguna legislación europea para fomentar el abastecimiento de China y de algunos otros países?"

Esta pregunta pasaría completamente desapercibida si no fuera porque Masip es el abogado de la empresa láctea "Reny Picot".

Manda huevos.

SALUSTIANA dijo...

Soy madre de una niña de dos años. Mi hija está escolarizada en un centro de Educación Infantil de la Comunidad de Madrid, centro en el que se la educa y se la forma como persona, además de cuidarla y ocuparse de su correcta alimentación.

Como madre hubiese preferido pasar con mi hija sus primeros años de vida y educarla yo misma, al menos el primer año, pero la circunstancias de la vida te marcan el camino y yo tuve que confiarle su cuidado, desde los cinco meses, a educadores para poder trabajar.

Para mi es imprescindible saber que mi hija está en buenas manos y que se está formando desde la infancia, aprendiendo, desarrollando su mente, su creatividad, relacionándose con otros niños y aprendiendo a convivir, a tolerar y a respetar a otras personas.

Y esto solo es posible si mi hija está en manos de profesionales. Mi niña es una niña, pero me temo que no es la misma “niña” de la que tanto habla el Señor Rajoy en este periodo electoral.

El Señor Rajoy, como representante de su partido, nos pide su voto presentando un programa electoral en el que la educación de nuestros hijos es un punto primordial, un pilar de su programa. Pero su segunda de a bordo, Doña Esperanza Aguirre, parece no seguir ese mismo proyecto de partido.

Ella, como Presidenta de la Comunidad de Madrid, ha apoyado el proyecto del nuevo decreto de requisitos mínimos para las escuelas infantiles de nuestra comunidad. Este Decreto ya está en la mesa, redactado, preparado y a punto de ser firmado. Por supuesto, la firma será efectiva tras las elecciones. Ahora no conviene.

El Decreto viene a regular el funcionamiento de estos centros educativos, así como a marcar los nuevos requisitos para poder abrir una escuela infantil. Centros que podrán abrirse como empresas privadas u otorgados a empresas privadas mediante concurso público. De tal manera, que quien oferte más y con menos costes se llevará el gato al agua. Desgraciadamente no se les exige que sepan de educación.

Según este nuevo decreto ya no se exigirá titulación a los educadores de nuestros hijos, se aumentará el ratio de niños por profesor, no será necesario que las escuelas tengan un patio propio pudiendo salir los niños a parques públicos, las aulas podrán ser más pequeñas, se reducirá el número de profesores de apoyo, incluso, si no hay un parque público cercano al centro, bastará con que éste tenga un recinto interior amplio.

De tal manera que con el nuevo decreto, un solo educador, que ya no tendrá que ser educador, se encargará de cuidar y educar a muchos más niños de los que ahora hay por aula. Lo que es lo mismo, ya no habrá educadores, sino cuidadores, que se limitarán a limpiar los mocos, cambiar los pañales y dar de comer, pero el desarrollo cognitivo, el desarrollo educativo, el potenciar la creatividad de nuestros hijos pasará a la historia.

Con el nuevo decreto ya no se harán diferenciaciones entre los niños por edad. Ahora se dividen las aulas en niños de 0 a1, niños de 1 a 2 años, y niños de 2 a 3. A partir de que entre en vigor este decreto los centros tendrán asignadas un número determinado de aulas y dará igual la edad de los niños que ocupen esas aulas, lo que implica que niños de 1 año estén en el mismo aula que niños de 3, perjudicando la marcha de los procesos de aprendizaje de nuestros hijos.


Al ser privatizados la cuota de pago la marcan los centros y no la comunidad lo que nos dejará en total indefensión. Ya no habrá subvenciones. La cuota mínima será de 400 euros y esto supone que la gran mayoría de los padres no podrán pagar la Escuela de sus hijos.
Esta medida está muy bien pensada, no se crean. Doña Esperanza Aguirre ha prometido acabar con las listas de espera y, de esta manera, lo va a conseguir, ya que muchos de nosotros tendremos que dejar de trabajar puesto que ganamos prácticamente la misma cantidad de dinero que la que nos piden por llevar a nuestros hijos a un centro educacional. Sencillamente: DEJAREMOS DE SOLICITAR LAS PLAZAS EN CENTROS DE EDUCACION INFANTIL POR NO TENER DINERO SUFICIENTE PARA COSTEARLOS Y DE ESTA MANERA DOÑA ESPERANZA AGUIRRE ACABARÁ CON ESAS LISTAS DE ESPERA TAN INCÓMODAS PARA SU GOBIERNO .

Como se suele decir, muerto el perro se acabó la rabia. Si no puedes permitirte pagar una Escuela infantil tendrás que dejar de trabajar o buscarte una guardería clandestina en cualquier piso ilegal, y esto es inadmisible.

Evidentemente el que se reduzca el personal de los centros lleva consigo que se miren con lupa las solicitudes presentadas. Los niños con problemas de discapacidad o con problemas de aprendizaje y comportamiento serán rechazadas sistemáticamente ya que estos niños requieren muchísima más atención por parte del profesorado, que al verse reducido, no podrá dedicarles el tiempo que demandan. Y esto es DISCRIMINACIÓN.

Los centros públicos jamás te prohíben la entrada en ellos, pero los privados si, de tal manera que jamás podremos entrar y ver como cuidan y como educan a nuestros hijos. No habrá manera de saber que pasa con ellos en su interior.

En definitiva, parece ser que Doña Esperanza Aguirre se ha propuesto eliminar un problema candente de un plumazo. La Comunidad de Madrid es la responsable de facilitar a los ciudadanos la posibilidad de que los niños de 0-3 años puedan asistir a Escuelas Infantiles donde sean educados. La educación es un derecho y como tal nos lo tienen que proporcionar.

La demanda de estos centros es creciente y la presidenta de la Comunidad de Madrid no puede solucionarla a cañonazos. La solución no está en privatizar los centros de educación infantil. Es una medida antidemocrática, discriminatoria y elitista. Lo único que persigue con esta medida es disuadir a los padres y madres trabajadores de que sigan haciéndolo. TRABAJAR. Las cuotas a pagar serán tan elevadas que solo podrán sufragarlas los ciudadanos que tengan un mayor poder adquisitivo. El resto nos veremos obligados a dejar de trabajar o a buscar guarderías clandestinas, con el consiguiente perjuicio y riesgo para nuestros hijos.

Esta señora no se ha planteado que nosotros trabajamos para poder vivir y necesitamos dejar a nuestros hijos en centros educacionales, y necesitamos hacerlo con total confianza y con la certeza de que nuestros pequeños se están educando, formando y están siendo atendidos por profesionales que se preocupan por ellos.

Me produce una absoluta repulsión escuchar al Señor Rajoy hablando de “su niña”. Niña que no debe parecerse en nada a los nuestros. La suya probablemente tendrá unos padres tresmileuristas que podrán pagarle la mejor educación privada del mundo, porque es lo que parece perseguir su política. SOLO PODRÁN OPTAR A LA EDUCACIÓN LOS HIJOS DE PADRES ADINERADOS. Los hijos de los demás no tienen derecho a recibir una educación adecuada ni ser formados. Deben de pensar que “nuestras niñas” no necesitan acceder a la cultura ni a la formación porque “con llegar a ser camareros profesionales que sirvan las cañas con esmero y celeridad al Sr. Arias Cañete” tendrán suficiente.

Pues si, a lo mejor mi niña resulta ser una camarera el día de mañana y yo estaré orgullosa de que lo sea, si eso la hace feliz o si no hay más remedio, pero hasta los camareros tienen derecho a ser personas cultas, personas sensibles, personas con creatividad, con inquietudes, personas a las que les guste la lectura y disfruten admirando un cuadro, personas que aprendan que hay que respetar a los demás, que hay que ser tolerante. En definitiva, personas que hagan de este mundo un lugar mejor, donde no se discrimine a nadie.

LA EDUCACIÓN ES UN DERECHO DEL QUE NO NOS PUEDEN PRIVAR. LA EDUCACIÓN EMPIEZA DESDE EL PRIMER DIA QUE UN NIÑO SE GESTA Y TENEMOS LA OBLIGACIÓN Y EL DERECHO A EDUCAR A NUESTROS NIÑOS PORQUE SON EL FUTURO DE TODOS NOSOTROS.

SALUSTIANA dijo...

Soy madre de una niña de dos años. Mi hija está escolarizada en un centro de Educación Infantil de la Comunidad de Madrid, centro en el que se la educa y se la forma como persona, además de cuidarla y ocuparse de su correcta alimentación.

Como madre hubiese preferido pasar con mi hija sus primeros años de vida y educarla yo misma, al menos el primer año, pero la circunstancias de la vida te marcan el camino y yo tuve que confiarle su cuidado, desde los cinco meses, a educadores para poder trabajar.

Para mi es imprescindible saber que mi hija está en buenas manos y que se está formando desde la infancia, aprendiendo, desarrollando su mente, su creatividad, relacionándose con otros niños y aprendiendo a convivir, a tolerar y a respetar a otras personas.

Y esto solo es posible si mi hija está en manos de profesionales. Mi niña es una niña, pero me temo que no es la misma “niña” de la que tanto habla el Señor Rajoy en este periodo electoral.

El Señor Rajoy, como representante de su partido, nos pide su voto presentando un programa electoral en el que la educación de nuestros hijos es un punto primordial, un pilar de su programa. Pero su segunda de a bordo, Doña Esperanza Aguirre, parece no seguir ese mismo proyecto de partido.

Ella, como Presidenta de la Comunidad de Madrid, ha apoyado el proyecto del nuevo decreto de requisitos mínimos para las escuelas infantiles de nuestra comunidad. Este Decreto ya está en la mesa, redactado, preparado y a punto de ser firmado. Por supuesto, la firma será efectiva tras las elecciones. Ahora no conviene.

El Decreto viene a regular el funcionamiento de estos centros educativos, así como a marcar los nuevos requisitos para poder abrir una escuela infantil. Centros que podrán abrirse como empresas privadas u otorgados a empresas privadas mediante concurso público. De tal manera, que quien oferte más y con menos costes se llevará el gato al agua. Desgraciadamente no se les exige que sepan de educación.

Según este nuevo decreto ya no se exigirá titulación a los educadores de nuestros hijos, se aumentará el ratio de niños por profesor, no será necesario que las escuelas tengan un patio propio pudiendo salir los niños a parques públicos, las aulas podrán ser más pequeñas, se reducirá el número de profesores de apoyo, incluso, si no hay un parque público cercano al centro, bastará con que éste tenga un recinto interior amplio.

De tal manera que con el nuevo decreto, un solo educador, que ya no tendrá que ser educador, se encargará de cuidar y educar a muchos más niños de los que ahora hay por aula. Lo que es lo mismo, ya no habrá educadores, sino cuidadores, que se limitarán a limpiar los mocos, cambiar los pañales y dar de comer, pero el desarrollo cognitivo, el desarrollo educativo, el potenciar la creatividad de nuestros hijos pasará a la historia.

Con el nuevo decreto ya no se harán diferenciaciones entre los niños por edad. Ahora se dividen las aulas en niños de 0 a1, niños de 1 a 2 años, y niños de 2 a 3. A partir de que entre en vigor este decreto los centros tendrán asignadas un número determinado de aulas y dará igual la edad de los niños que ocupen esas aulas, lo que implica que niños de 1 año estén en el mismo aula que niños de 3, perjudicando la marcha de los procesos de aprendizaje de nuestros hijos.


Al ser privatizados la cuota de pago la marcan los centros y no la comunidad lo que nos dejará en total indefensión. Ya no habrá subvenciones. La cuota mínima será de 400 euros y esto supone que la gran mayoría de los padres no podrán pagar la Escuela de sus hijos.
Esta medida está muy bien pensada, no se crean. Doña Esperanza Aguirre ha prometido acabar con las listas de espera y, de esta manera, lo va a conseguir, ya que muchos de nosotros tendremos que dejar de trabajar puesto que ganamos prácticamente la misma cantidad de dinero que la que nos piden por llevar a nuestros hijos a un centro educacional. Sencillamente: DEJAREMOS DE SOLICITAR LAS PLAZAS EN CENTROS DE EDUCACION INFANTIL POR NO TENER DINERO SUFICIENTE PARA COSTEARLOS Y DE ESTA MANERA DOÑA ESPERANZA AGUIRRE ACABARÁ CON ESAS LISTAS DE ESPERA TAN INCÓMODAS PARA SU GOBIERNO .

Como se suele decir, muerto el perro se acabó la rabia. Si no puedes permitirte pagar una Escuela infantil tendrás que dejar de trabajar o buscarte una guardería clandestina en cualquier piso ilegal, y esto es inadmisible.

Evidentemente el que se reduzca el personal de los centros lleva consigo que se miren con lupa las solicitudes presentadas. Los niños con problemas de discapacidad o con problemas de aprendizaje y comportamiento serán rechazadas sistemáticamente ya que estos niños requieren muchísima más atención por parte del profesorado, que al verse reducido, no podrá dedicarles el tiempo que demandan. Y esto es DISCRIMINACIÓN.

Los centros públicos jamás te prohíben la entrada en ellos, pero los privados si, de tal manera que jamás podremos entrar y ver como cuidan y como educan a nuestros hijos. No habrá manera de saber que pasa con ellos en su interior.

En definitiva, parece ser que Doña Esperanza Aguirre se ha propuesto eliminar un problema candente de un plumazo. La Comunidad de Madrid es la responsable de facilitar a los ciudadanos la posibilidad de que los niños de 0-3 años puedan asistir a Escuelas Infantiles donde sean educados. La educación es un derecho y como tal nos lo tienen que proporcionar.

La demanda de estos centros es creciente y la presidenta de la Comunidad de Madrid no puede solucionarla a cañonazos. La solución no está en privatizar los centros de educación infantil. Es una medida antidemocrática, discriminatoria y elitista. Lo único que persigue con esta medida es disuadir a los padres y madres trabajadores de que sigan haciéndolo. TRABAJAR. Las cuotas a pagar serán tan elevadas que solo podrán sufragarlas los ciudadanos que tengan un mayor poder adquisitivo. El resto nos veremos obligados a dejar de trabajar o a buscar guarderías clandestinas, con el consiguiente perjuicio y riesgo para nuestros hijos.

Esta señora no se ha planteado que nosotros trabajamos para poder vivir y necesitamos dejar a nuestros hijos en centros educacionales, y necesitamos hacerlo con total confianza y con la certeza de que nuestros pequeños se están educando, formando y están siendo atendidos por profesionales que se preocupan por ellos.

Me produce una absoluta repulsión escuchar al Señor Rajoy hablando de “su niña”. Niña que no debe parecerse en nada a los nuestros. La suya probablemente tendrá unos padres tresmileuristas que podrán pagarle la mejor educación privada del mundo, porque es lo que parece perseguir su política. SOLO PODRÁN OPTAR A LA EDUCACIÓN LOS HIJOS DE PADRES ADINERADOS. Los hijos de los demás no tienen derecho a recibir una educación adecuada ni ser formados. Deben de pensar que “nuestras niñas” no necesitan acceder a la cultura ni a la formación porque “con llegar a ser camareros profesionales que sirvan las cañas con esmero y celeridad al Sr. Arias Cañete” tendrán suficiente.

Pues si, a lo mejor mi niña resulta ser una camarera el día de mañana y yo estaré orgullosa de que lo sea, si eso la hace feliz o si no hay más remedio, pero hasta los camareros tienen derecho a ser personas cultas, personas sensibles, personas con creatividad, con inquietudes, personas a las que les guste la lectura y disfruten admirando un cuadro, personas que aprendan que hay que respetar a los demás, que hay que ser tolerante. En definitiva, personas que hagan de este mundo un lugar mejor, donde no se discrimine a nadie.

LA EDUCACIÓN ES UN DERECHO DEL QUE NO NOS PUEDEN PRIVAR. LA EDUCACIÓN EMPIEZA DESDE EL PRIMER DIA QUE UN NIÑO SE GESTA Y TENEMOS LA OBLIGACIÓN Y EL DERECHO A EDUCAR A NUESTROS NIÑOS PORQUE SON EL FUTURO DE TODOS NOSOTROS.

Anónimo dijo...

Canallas hay por todas partes.Álvaro,Antonio ni caso,teneis compromisos políticos importantes en nuestro país.Dicho,oídos sordos a los personajes de esa calañaA ganar las elecciones