lunes, 4 de febrero de 2008

Transparencia en los mercados

Ya llamé la atención en esta columna, en abril de 2007, sobre la peligrosa proliferación de «hedge funds», fondos de altísimos riesgo y rentabilidad, por lo general opacos, que, con sus inversiones a corto plazo y sus elevadísimos endeudamientos, han hecho temblar la estabilidad financiera. Hablé entonces sobre la necesidad de control. La caída de las bolsas y el empeoramiento de las condiciones financieras no hacen sino confirmarme en mis anteriores posiciones parlamentarias. En España la crisis financiera no se ha trasladado a la economía real y necesitamos evitar la inestabilidad financiera para eludir esa eventualidad.

En la reciente Cumbre de Davos (nombre del Foro Mundial Económico que cada año reúne a más de 1.000 altos ejecutivos de empresa, políticos y académicos en esa estación alpina suiza) se trató en profundidad la situación económica internacional. Muchos abogaron por una mejora del conocimiento de los riesgos que corren los inversores. Esto no quiere decir que se intenten eliminar esos riesgos, al ser consustanciales a la existencia de oportunidades económicas. Simplemente, que se conozcan mejor. ¿Cómo? Mediante una mayor transparencia, pues el origen de la actual situación son las hipotecas basura de Estados Unidos y la imposibilidad de saber quién está implicado y en qué medida por culpa de la dichosa falta de transparencia. José María Aznar, consejero de un famoso «hedge fund», sabe algo de eso.

Los diputados del PP han cambiado del «no hay que hacer nada» de hace un año al «hay que actuar ya» de ahora. En la última reunión de la Comisión Jurídica se estudió un informe en favor de la transparencia financiera. Una liberal británica descartó el interés de aumentar la información que obligaría a los «hedge funds» mediante informes razonando que «la gente no se los iba a leer». Bueno, yo tampoco me leo el BOE a diario, pero procuro estar al corriente de la actualidad legislativa española. Gordon Brown, en la minicumbre financiera que ha organizado en Downing Street esta semana, defendió la necesidad de mejor información a los inversores, apoyado por Angela Merkel. Los socialistas, en Bruselas, estamos a favor de esta iniciativa y de otras más exigentes en esa línea de transparencia mercantil. Lo que no parece serio es que los responsables de algunos yerros acusen a los prudentes y previsores.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No basta con informar friamente, hay que controlar contenidos veraces de la información

Anónimo dijo...

Deberías informar de estos asuntos más a pie de calle, no se entiende demasiado bien. Por ejemplo de porque los bancos en una epoca de vacas flacas siguen presentando maravillosas cuentas, no tendrán algo de culpa? O de porque tenemos un precio del dinero tan alto, a que nos conduce, porque desde luego a controlar los precios, como dicen algunos, a la vista esta que no. O del engaño al que nos hemos visto sometidos los ciudadanos colocandonos el caramelo de un precio del dinero barato para después de cazarnos subirlo.