domingo, 30 de diciembre de 2007

Carta al Concejal del Ayuntamiento de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos



Querido Rivi:


Gracias por la copia del informe sobre las pervivencias franquistas del callejero. Veo que está elaborado muy concienzudamente y la propuesta que contiene es coherente con vuestra legítima posición política. Francisco Erice, en el que te has apoyado, es un autor muy solvente, cuya obra publicada conozco. El hincapié en Yagüe me parece muy oportuno.

Nuestra amistad, vuestra publicación y la dedicatoria tan cariñosa que me haces, me da pie a señalarte alguna cosa.

La primera, y más evidente: mucho lamento que el PCA e IU no me hubieran aportado este estudio tan serio, se comparta o no, hace 25 años en mi primer mandato como Alcalde. Lo hubiéramos discutido, aún sin leyes de memoria por medio, en profundidad en toda su hondura política y en la oportunidad de aceptarlo en todo o en parte. La postura manifestada entonces por la representación comunista fue la de no tocar nada lo ya hecho por la Corporación de 1979. Esa misma postura se tuvo por el PCA en otros puntos de Asturias en esas fechas. En el haber: nos evitó meternos en algunos charcos.

Hay algún error suelto en los datos sin importancia mayor. Por ejemplo, el lugar de la muerte de Tejeiro que ponéis en Oviedo. En mis notas de aficionado a la historia oral, creo que tengo recogido que fue evacuado por el mismo pasillo que él había abierto y que murió en Grao o en sus cercanías. Será fácil de verificar. Como dice Tolívar Faes quedó malherido cuando afrontaba temerariamente un bombardeo republicano en las escaleras de la Escuela Normal. Puedo añadir que esa noche lo operó el traumatólogo Francisco García Díaz. Para esa intervención se dio excepcionalmente la luz en la ciudad asediada. Luego lo evacuaron porque querían que lo vieran los médicos de la columna gallega que no habían entrado. En Grao, un médico, o un ayudante de campo de Tejeiro, hizo el comentario:”Ésto fueron los médicos de Oviedo, que son unos rojos camuflados y le causaron la gangrena”. Se habría organizado entonces un grupo dispuesto a pasear a García Díaz. El grupo llegó a la ciudad pero, dado que llovía copiosamente, pospusieron su plan para el día siguiente. Enterada la familia del galeno, éste tuvo tiempo de presentarse al Gobernador Civil, Gerardo Caballero, convaleciente, que acababa de perder un ojo, o a Aranda que lo habrían protegido. García Díaz fue luego Capitán Médico del Ejército de Galicia. Tejeiro falleció casi un mes después de ser herido.

La presencia de Tejeiro en Oviedo fue muy importante no solo porque salvara el cerco. Aranda y Caballero apenas habían asesinado a los republicanos sitiados con ellos, lo que cambió con Tejeiro y sus mandos y las instrucciones genéricas de Mola.

No sé porqué se habla en vuestro documento de Coronel Zuvillaga si en su cargo de Gobernador primoriverista ya era General, que tenía “Manzanina” como mote. Me da la sensación de que en este caso no encajaría en la ley por muy amplia que fuera su lectura interpretativa que ya lo es mucho en el documento para otros supuestos. También hay un leve error con Marcos Peña, en parte debido a que lo comete antes, en cuanto a la toma de posesión, Tolívar, pues no fue Gobernador Civil de 1958 a 1965 sino del 57 al 64.

Entre los anejos deberías incluir el acuerdo de la Corporación que encabezó Riera.

Un fuerte abrazo.

Antonio

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien se sobreentiende;¿pero dónde el documento de Rivi?

Anónimo dijo...

Sí.¿Dónde está publicado el documento de S´nchez Ramos?

Anónimo dijo...

Está publicado en:

http://asciz.blogspot.com/

Anónimo dijo...

No sé, dilecto Antonio, como te tratas con un tipo así