lunes, 15 de octubre de 2007

Premios Lux


Los diputados más cinéfilos nos aprestamos a ver tres grandes películas europeas de 2007 para elegir a la ganadora del Lux, nuevo premio creado por el Parlamento Europeo con el fin de impulsar el cine que refleje la diversidad y los valores europeos.

Jean Monnet, uno de los padres fundadores de la Unión Europea, aseguraba que "si hubiera que hacer de nuevo todo, habría que empezar por la cultura", recuerda el eurodiputado francés verde Gérard Onesta, principal impulsor del Lux. Onesta añade que "queremos que una Unión Europea íntima y cercana al ciudadano" y opina que "Estados Unidos lo entendió hace ya un siglo a través de Hollywood". El principal obstáculo de la UE en este sentido serían "las barreras lingüísticas".

Las tres películas son la germano-turca "Auf der anderen Seite" de Fatih Akin, elegida también para representar a Alemania en los Óscar; la rumana "4 luni, 3 saptamani si 2 zile" de Cristian Mungiu, ganadora de la Palma de Oro en Cannes, y la luso-francesa "Belle toujours" del veterano Manoel de Oliveira, seleccionada por Portugal para los premios de la Academia de hollywoodiense.

La ganadora del Lux (luz en latín) recibirá financiación para ser subtitulada en las veintitrés lenguas oficiales de la UE y grabada en DVD, lo que permitirá venderla por todo el territorio europeo difundiéndola por colegios, universidades, centros sociales y prisiones.

El Parlamento Europeo es una torre de Babel que, superando sus dificultades idiomáticas, ha tenido el éxito de rozar el cielo que no les fue dado a los iconoclastas bíblicos. El premio Lux debería contribuir en consecuencia al multilingüismo que es, cada día más, una realidad característica de Europa. Gracias al cine con subtítulos nuestros vecinos portugueses nos ganan por goleada en el conocimiento de lenguas extranjeras. Sería bueno que se vieran más películas en VOS (versión original subtitulada) tanto en nuestras salas (en Asturias ya no quedan) como en televisión. Los costes de la distribución se abaratarían, se fomentarían las películas europeas de bajo coste y nos sensibilizaríamos todos de la belleza y urgente necesidad del dominio de más lenguas extranjeras.

No hay comentarios: