martes, 9 de octubre de 2007

MARTINEZ CAMINO Y MONSEÑOR BERZOSA



Ha armado buenos líos el P. Martínez Camino con varias de sus declaraciones. La última que pudiera desbordarle es una terrible que le atribuyen sobre las madres solteras. Esteban Greciet, uno de los periodistas más clericales, escribe que el jesuita de origen asturiano va a ser ascendido para destituirle como portavoz de la Conferencia Episcopal. Lo que no me encaja de Greciet, generalmente bien informado, es que la sustitución podría recaer, como sanador de meteduras de pata, en Monseñor Berzosa, obispo auxiliar de Oviedo. Todo naturalmente cabe y doctores tiene la Iglesia. De todas maneras, alegrándome de que nombren a un obispo de esta diócesis para más altas misiones, no olvido algunas imprudencias suyas como dirigir la oración por el Caudillo, un 20-N en el muy ovetense templo de San Juan el Real. Por cierto, en una no muy reciente publicación de semana santa de esa misma parroquia se ponía como ejemplo de vida cristiana a la familia del General Pinochet. Me consta que mi admirado Don Fernando Rubio no tuvo participación alguna, circunscrita ésta al círculo del cofrade mayor.

Respeto la libertad de expresión pero imagino que ya se habrá tomado buena nota del encarcelamiento al completo de la familia Pinochet Hiriart, desde luego no precisamente piadosa ni caritativa como probaría el desalmado saqueo del pueblo chileno.

Espero también que Monseñor Berzosa esté al tanto de lo que ocurrió hace muchos años y de lo que está sucediendo estos días con el Pazo de Meirás y otras muchas propiedades adquiridas por el Caudillo y su circunstancia.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro que algunas intervenciones no pasen desapercibidas.Le felicito

Anónimo dijo...

QUIEN ESTE LIBRE DE CULPA, TIRE LA PRIMERA PIEDRA. Amen

Anónimo dijo...

Lo de Camino recuerda la lapidación de las mujeres pecadoras

Anónimo dijo...

Con la Iglesia hemos topado y seguiremos topando con o sin Camino, sin éste y sain el de scrivá de Balaguer

Anónimo dijo...

No se fíe usted nada de la tolerancia democrática de los Camino,Berzosa y demás

Anónimo dijo...

Demasiada identificación de la iglesia española CON EL pp, SE ECHA DE MENOS LOS TIEMPOS de Merchán,incluso de Tarancón

ANTONIO MASIP dijo...

No sé si todo el mundo ha comprendido lo que quiero sincera y respetuosamente decir pero, en cualquier caso, agradezco estas opiniones y las que he recibido por medios diversos.

ANTONIO MASIP dijo...

No sé si todo el mundo ha comprendido lo que quiero sincera y respetuosamente decir pero, en cualquier caso, agradezco estas opiniones y las que he recibido por medios diversos.

Anónimo dijo...

Este comentario es muy sugerente y debería mantenerse en cabeza de este blog algún tiempo más recabando opiniones

Anónimo dijo...

Mi viejo amigo Antonio Masip me encasillaba el jueves pasado entre los periodistas más clericales. Mas para valorar como se debe la importancia de esta clasificación, desconocemos el universo acotado por Antonio y el número de los que formamos el pelotón de «los más clericales». En cualquier caso, es muy libre el veterano político local de establecer categorías a su modo, pero tengo que decirle, con toda misericordia, que se equivoca.

La principal acepción académica del adjetivo clerical, siempre peyorativa, se adjudica a quien es sumiso al intervencionismo del clero y a sus directrices. Así que, lo siento, yo no soy clerical ni por el forro, y la última prueba es el mismo artículo que Masip comenta («Cara y cruz de Martínez Camino», LNE, 5-X-07), leído, claro está, sin prejuicios deformantes.
No, querido Antonio, yo soy simplemente un mal católico de a pie a quien, como ciudadano y antiguo profesional de la comunicación, ocupan y preocupan las cuestiones de nuestro tiempo; entre otras, desde luego, lo que está cayendo desde el Gobierno de tu partido sobre la Iglesia de la que formo parte. Sentado lo cual, he de puntualizar otros aspectos de tu breve pero venenosillo artículo.
Yo no he escrito, como dices, que el padre Martínez Camino «va a ser ascendido para cesarle como portavoz de la Conferencia Episcopal». Eso no vale. No, yo he dicho que merece un obispado o, si se confirman los rumores, un puesto en el Vaticano, y que «corre el rumor de que don Raúl Berzosa, obispo auxiliar de Oviedo, podría sucederle en el cargo». Distingamos el rumor de la noticia.

Pero tu breve artículo es como uno de esos pinchos de barra a la japonesa, tan de moda, que en un bocadito te meten una ensalada. Sólo que un poco indigesta porque, junto a Pinochet y Franco, aquí no se salva nadie, ni Camino ni Berzosa ni don Fernando ni yo.
Me parece impropio de ti, qué quieres que te diga. Martínez Camino fue mal interpretado cuando, con toda la razón del mundo, defendía a la familia y a todos los niños concebidos. No pudo ser de otro modo. El insulto de Víctor Manuel, el antiguo franquista, no me coge de sorpresa. Y para qué hablar de la valoración apresurada del famoso padre Ángel.
Don Raúl es un obispo joven y brillante del que he dicho alguna vez que está llamado a más altos destinos. No son justas las duras palabras que le dedicas. Desconozco si ha dirigido alguna vez una plegaria por don Francisco, pero, mi querido Antonio, una oración no se niega a ningún muerto, y tendrías que saberlo por tu origen familiar, supongo que cristiano, aunque sin duda burgués.
Al hilo de lo que dices sobre el pazo de Meirás, sentiría mucho, como dije alguna vez -cuando me diste las gracias desde Estrasburgo- que la iconoclasta «memoria histórica» que enferma a tu partido se llevara por delante el nombre de la calle tan justamente dedicada a tu padre, un buen alcalde franquista de nuestra noble ciudad. Una ley revisionista que, dicho sea de paso, será lacerante para media España.

LNE 15/10/2007

Esteban Greciet

Anónimo dijo...

En la página 41 de la edición de LA NUEVA ESPAÑA del pasado 11 de octubre aparece publicado un artículo titulado «Martínez Camino y monseñor Berzosa», artículo firmado por Antonio Masip. En el mismo, el señor Masip muestra su opinión sobre algunas declaraciones del actual portavoz de la Conferencia Episcopal Española, el padre Martínez Camino, y entra después a juzgar la trayectoria del obispo auxiliar de Oviedo, monseñor Berzosa.
El referido artículo está lleno de falsedades y de mentiras, no faltan tampoco las verdades a medias y las manipulaciones mal intencionadas; dice el ex alcalde de Oviedo que monseñor Berzosa dirigió la oración por el Caudillo un 20-N en el templo de San Juan el Real de Oviedo. Eso dicho así no es cierto, con sumo gusto le explico lo acontecido aquel día: La Hermandad de Jesús Cautivo había invitado a don Raúl a presidir la eucaristía de la festividad de Cristo Rey, titular de nuestra cofradía; después de la homilía y del rezo del credo, fieles laicos leen la Oración de los Fieles. Lo hacen, tomando como modelo las Bienaventuranzas del Evangelio. Acabada su lectura, el obispo que preside les felicita por su originalidad y les hace notar que se han olvidado la Bienaventuranza que habla de los pacíficos. El Obispo, a partir de este dato, toma la palabra: «En este templo, testigo de eventos históricos tan relevantes para la historia reciente de España, como fue el matrimonio del Generalísimo, vamos a pedir por los muertos en la guerra civil, de uno y otro bando, y para que nosotros, los hijos y nietos de aquéllos, seamos siempre hombres y mujeres de paz y de reconciliación». Esas fueron las palabras del Obispo en la celebración, doy testimonio de ellas porque asistí a aquella misa sentado en el primer banco y las he corroborado con don Raúl antes de escribir estas letras.
Reto
Señala el señor Masip, a continuación, que «en una no muy reciente publicación de Semana Santa de esa misma parroquia se ponía como ejemplo de vida cristiana a la familia del general Pinochet», exculpa de tal publicación al párroco don Fernando Rubio y la circunscribe al círculo de cofrade mayor. Pues bien don Antonio, como hermano mayor de la Hermandad de Jesús Cautivo, a la sazón única cofradía de Semana Santa con sede en la parroquia de San Juan el Real y, por lo tanto, máximo responsable de cuantas acciones puede cometer la misma, le reto a que me muestre esa publicación. Lo va a tener difícil por la sencilla razón de que en ninguna publicación de nuestra Hermandad se ha emitido jamás opinión alguna sobre Pinochet ni sobre su familia; así que una de dos, o al señor Masip le han informado mal o está mintiendo deliberadamente. Le repito, le reto a que me muestre dicha publicación o de lo contrario no espero menos de su caballerosidad que sea capaz de saber disculparse. Por cierto, puede usted estar tranquilo, la sintonía entre la Hermandad que me honro presidir y nuestro querido párroco don Fernando Rubio es plena y absoluta, si no me cree a mí, don Fernando se lo podrá ratificar.
No deja de ser esperpéntico que el señor Masip quiera dar lecciones a monseñor Berzosa, unas cuantas décadas más joven que él, de lo que fue o dejó de ser el franquismo; convendría que don Antonio recordase de qué familia procede y los puestos que ocuparon algunos de sus antepasados más cercanos.
La tan cacareada «memoria histórica» de su líder natural el señor Zapatero les trae a ustedes de cabeza, embarcados en una vasta campaña para desenterrar muertos, reabrir heridas ya cerradas, derribar cruces y placas, borrar nombres, empeñados en retroceder a la España de los años 30, acabarán consiguiendo cargarse el espíritu de concordia y de reconciliación que los españoles supimos ganarnos con el esfuerzo, el sacrificio y la generosidad de todos.
Y como la memoria conviene ejercitarla de vez en cuando, le recuerdo que el próximo 28 de octubre la Iglesia beatificará a 498 mártires de la guerra civil, 25 de ellos son asturianos, sería una ocasión preciosa para que el Partido Socialista Obrero Español, en el que usted milita, ejercitase esa «memoria histórica» y fuese capaz de pedir perdón por haber sido verdugo ejecutor de buena parte de aquella enorme legión martirial. Ellos supieron morir perdonando, condenados por el grave delito de ser cristianos e hijos fieles de la Iglesia.
Señor Masip, le invito a ejercitar la memoria, pero por favor sin mentiras ni manipulaciones.

José María Varas Baizán, hermano mayor de la Hermandad de Jesús Cautivo.

Anónimo dijo...

la publicación a que se refiere ensalzando el catolicismo de Pinochet no es de la parroquia de San Juan sino del propio cofrade, Baras Baizán, en la revista de la Adoración Nocturna

Anónimo dijo...

Si la Iglesia no se despereza de la cope.Esta le va a hacer un daño irreparable

Anónimo dijo...

¡Qué pena!¡qué error vuelve a cometer la Iglesia haciendo obispo de Madrid a este personaje nefasto!

Anónimo dijo...

¡Santiago y cierra España!