lunes, 17 de septiembre de 2007

Informe Moreno



Por extraño que parezca, en Europa el fenómeno global de la inmigración sigue siendo tratado a escala nacional. El Gobierno español es, sin embargo, uno de los principales promotores en una coordinación europea que implique solidaridad y responsabilidad compartidas entre estados en un enfoque global. Las pateras o cayucos no pretenden llegar a España sino a Europa.

El Parlamento Europeo ha acompañado las peticiones españolas que se han materializado en 2006 en la puesta en funcionamiento de FRONTEX y en un mayor diálogo con los países de origen y tránsito abierto en la cumbre de Rabat.

Esta semana hemos aprobado un magnífico informe contra la inmigración ilegal del diputado Javier Moreno, español nacido y crecido en Ginebra, en el que ataca sus causas: el trabajo ilegal, las redes de tráfico de seres humanos, la falta de una mayor colaboración entre las autoridades de los países de origen y de destino de los emigrantes.

Javier desmenuza que la política de inmigración es la prueba del algodón para que la UE, aparte de gigante económico, pueda demostrar un peso político correspondiente, con una sola voz en el exterior y una cohesión en el interior contra las disparidades que desnaturalicen los derechos sociales más elementales.

Es el trabajo ilegal el verdadero "efecto llamada". Sabemos de la existencia en Europa, ya sea en la construcción, en la hostelería o en la agricultura, de casos de explotación que rozan la esclavitud, sin las mínimas coberturas sanitarias. Extranjeros que trabajan donde no quieren los nacionales cobrando una miseria. También conocemos que las redes de traficantes de personas actúan a escala internacional y aprovechan cualquier resquicio para meter seres humanos que se verán a menudo privadas de su libertad hasta que paguen a sus guardianes deudas, para ellos, multimillonarias. Los trámites para la contratación de un trabajador extranjero pueden, a veces, ser engorrosos pero es la garantía para empleador y empleado y para la sociedad misma.

El Gobierno lo ha dicho muchas veces: ni un inmigrante ilegal. Muchos han salido de la ilegalidad y de la economía sumergida según criterios objetivos. Las empresas pagan así impuestos que ocultaban y los nuevos trabajadores son sujetos de derechos y obligaciones. Para los que no quieren aceptar el marco de la legalidad que sepan que nuestras fronteras están cada día mejor guardadas y que se aplicarán los acuerdos de expulsión. El informe Moreno ha contado con el apoyo de una amplia mayoría.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"Dicen que la distancia es el olvido...." Amigo Masip, Bruxeles esta muy lejos. Aquí, donde a diario vemos a los naufragos de Africa, se ve de otra forma. LLEGAN NIÑOS Y ABDOLESCENTES, que hemos de sostener y educar hasta que sean adultos. ¿Europa comparte ésta carga? Por favor, no nos haga ingenuos. Haga que Europa sea solidaria.

Anónimo dijo...

El acuerdo sobre la inmigración es fundamental sino queremos que muy pronto Europa sea extremista de la derechona.

Anónimo dijo...

Segun el CNI en Guinea hay 9.000 asiaticos esperando dar el salto a Canarias.
¿Por quién doblan las campanas?

Anónimo dijo...

¿Es Moreno de Suiza?