lunes, 11 de diciembre de 2006

Turquía, again

El 13 de diciembre de 2004 el Europarlamento se pronunció en votación secreta por las negociaciones con Turquía. Los que pidieron ese oculto procedimiento calculaban que, sin tutela de los gobiernos, los diputados pararíamos en seco el proceso. Ocurrió lo contrario. Era el tiempo en que varias leyes fueron derogadas en Ankara y el primer ministro, Erdogan, entraba como directivo del Partido Popular Europeo.

Hoy, sin embargo, Turquía ha dado pasos atrás en la cuestión chipriota. En posterior informe, el Parlamento fue más exigente. La Comisión acaba, ahora, de suspender negociaciones.

En ese ambiente, el Papa visitó Turquía. No se trata de un portavoz europeo, pero su liderazgo espiritual es decisivo en el mundo. Para mí se ha tratado de un periplo muy positivo que contribuye a la distensión.
No está de un lado el islamismo y de otro el cristianismo. Eso es demasiado simple y nos conduciría indefectiblemente a la espada contra la que se levantó Benedicto XVI en su lección de Ratisbona.
En la última sesión de la Comisión de Libertades en la que pude participar, salí al paso de la vergonzante asimilación de las palabras papales a las caricaturas provocadoras danesas. No se puede meter en el mismo saco de la libertad de expresión la provocación del periódico escandinavo y las doctas palabras de Benedicto XVI en la Universidad alemana. El primer ministro Rasmussen se negó a recibir a los embajadores árabes agudizando la herida, mientras que el Papa dio generosas explicaciones y visitó Turquía.

En el lado occidental, predominan, en equilibrio estable, el cristianismo y el laicismo. Lo que se trata, de forma inmediata, es que en el oriental y entre las masas de emigrantes no predomine el integrismo y la violencia fanatizada.

Bien, pues, por la presencia de Ratzinger en el Bósforo, muy bien por su valor y sus apelaciones al diálogo de civilizaciones y a la racionalidad. Su gesto, entrando descalzo en la Mezquita Azul, trasciende el acercamiento entre la Iglesia católica y el Islam.

Ya veremos qué pasa con Turquía y la UE. En el calendario europeo estará durante mucho tiempo el tema turco: «Turquía, otra vez», «Turkey, again».

3 comentarios:

asturianu y socialista dijo...

Estes fiestes vamos aprovechales pa ver si hai quien dientro la FSA pa endrechar el camín y que cara a les elecciones vaigamos con otru mensaxe que diga si a la oficialidá de la llingua asturiana.
Ye de xusticia y ye de intelixencia política.

Melandri dijo...

PSOE, La izquierda plural d'España

FSA, La izquierda xacobinista d'España, antiespañola (ñega'l feichu diferencial d'Asturias dientro d'España) ya, poro, antiasturiana

Anónimo dijo...

http://www.asturies.com/paxina.php?fpaxina=entfelechosa

Yá veis lo que diz el PP n'Ast. y quien ye Areces, militantes del restu d'España