lunes, 18 de diciembre de 2006

Huso Horario

Esta generación no conoce la maravillosa artesanía de los cajistas de los periódicos. De niño pasé momentos inolvidables viendo cómo se cogían a mano letras de distinto tamaño para componer textos. Los duendes habitaban en los talleres con la frecuencia propia de aquellos revoltijos. Si la travesura de alguno de esos míticos hombrecillos era descubierta antes del cierre había que rehacer toda la línea con inusitada filigrana; si no, iban a la estampa a hacer las delicias socarronas de los lectores y tertulianos a la mañana siguiente.
Hace unos días hubo quien sonrió acordándose de los mejores duendecillos cuando en un titular de este periódico aparecía «huso», referido a la pretensión del Bloque galleguista de poner el horario de Galicia en consonancia con Portugal, Canarias y Londres. Sin embargo no había yerro alguno en la grafía aunque sí en los cálculos de los heterodoxos del cronómetro.
Como paso una porción del año en el Eo y voy entonces de una a otra orilla varias veces al día, me resultaría fatigoso que prosperase semejante ocurrencia. Aún más si a los partidarios de la frontera les da por seguir reivindicando el occidente astur. El ribadense Dámaso Alonso colocaba el cambio de lengua en el río Frejulfe, que apenas está señalizado, con lo que el huso cambiaría de forma abracadabrante como también ocurriría si se estableciera, como se decía en la II República, el criterio del último hórreo y antes del primer cabazo.
Lejos de mí bromear con cosas tan serias. Gellner, profesor en la London School of Economics y director del Centro para el Estudio del Nacionalismo del multimillonario George Soros, dividió los nacionalismos en Europa según cuatro supuestos husos horarios. Para desgracia de los del Bloque engloba a Francia, España e Inglaterra en un mismo huso, al tratarse de «una región en cuyos países existían áreas lingüísticas y culturales predominantes, cuyo desarrollo se propició por los Estados absolutistas y fuertemente centralizados, sobre todo a partir del siglo XVIII».

En fin, Galicia está a treinta y cuatro minutos del meridiano de Greenwich y ha de apostar, como Asturias, por la modernidad sin buscar en la línea virtual del huso horario arma arrojadiza que conduce a los tiempos del huso y de la rueca.

5 comentarios:

Maelgwn dijo...

Venceyar fusu horariu ya llingua con progresu... ía anticientíficu, reaccionariu ya perniciosu

Socialista de Zapatero dijo...

Antonio
Sinceramente cualquiera que te haya conocido en 1977 cuando te presentaste con Unidá Rexonalista apoyando la oficialidá del asturianu y te vea ahora en los tiempos del PSOE de Zapatero soltando esos argumentos tan cercanos a los de la Alianza Popular de antes de 1978....Ni Nuñez Feijóo Ni Piqué Ni Matas Ni Camps en el PP piensan así ....Parece que más que como socialista de una España plural piensas como un neofalangista ...Algún recuerdo de la infancia de tu padre Alcalde franquista de Oviedo?

Anónimo dijo...

Ye Frexulfe

Anónimo dijo...

¿Pero es que aún hay quien crea que el PSOE es un partido socialista?

Anónimo dijo...

Hay mayor nacionalismo que negar la oficialidad del asturiano e imponer a los niños desde pequeños el castellano???

L'asturianu llingua oficial!!!


Basta de nacionalismo español.