lunes, 20 de noviembre de 2006

Jacques Brel

Una tarde-noche había quedado en Bruselas a cenar con mis amigos Concha y Javier Solana. Me dieron una dirección con toda clase de detalles. El portal se abrió sin problema mediante su clave correspondiente. Me dispuse luego a subir hasta un determinado piso; mi sorpresa fue grande cuando descubrí que el botón del ascensor tenía una chapita rotulada con el nombre de Jacques Brel justo en la planta a la que iba. Era inevitable relacionarlo con el cantautor que más me entusiasmó en mi juventud, incluso por encima de Brassens, de Raimon y de Montand, de mayores tintes políticos. Pero, aquel Brel no podía ser “mi Brel” que había desaparecido llevándose su vida hasta una isla polinesia cerca del pintor Paul Gauguin.

Sin embargo, al tocar en la puerta se aclaró que se trataba de su viuda, pues yo no había reparado en las tres pequeñas letras Mme que precedían las grandes del nombre y apellido.

Los Solana me esperaban en la puerta de al lado: Chez Piedad García de la Rasilla, la funcionaria española en la Unión Europea más conocida entre el ambiente hispano y, desde luego, la más cosmopolita. De la Rasilla, que ha trabajado desde la adhesión de España a las Comunidades, se va para pena de todos los que ejercemos en Bruselas a otro destino, el centro de satélites de la UE en Madrid.

Aquellos pioneros que llenaron de entusiasmo la Comisión, el Consejo y el Parlamento están finiquitando su vida laboral o se van como Piedad a otras latitudes. Son gente admirable, que se lanzó a poner los cimientos administrativos españoles dentro de Europa y a recibir los comunitarios con una profesionalidad que es reconocida por todos los países.

Ahora, hay muchos jóvenes en España que aspiran legítimamente a sucederles. Suelen estar muy preparados pero se encuentran con el obstáculo de que, por pura lógica, la mayoría de las plazas se reservan para los nuevos miembros. Lo que es en principio comprensible resulta que termina siendo injusto, pues no siempre la oferta se cubre con los más preparados.

En cualquier caso, aunque Brel dejó joven esta ciudad plagada de burócratas, siguió cantando todas sus pequeñas glorias y miserias en versos que tanto se repetían. Vuelvo a recordarlos desde Oviedo y me reafirmo en hacer más cercanas a los ciudadanos las polémicas bruselenses. Como en su canción Mathilde, doy gracias una vez más cuando Bruselas vuelve y sobre todo en la esperanza de que pronto la ciudad y el trabajo vuelvan para mí a ser cotidianos.

7 comentarios:

Angel Arias dijo...

Querido Antonio,

Me alegra saberte recuperado y dispuesto a seguir aportando tus comentarios, tanto a este Cuaderno como a los periódicos en donde colaboras.

Si te acercas por Madrid, espero contar contigo en alguna de las cenas-tertulias que organizamos en un restaurante al que procuro dotar de sabores asturianos, y no solo en la comida. No quiero hacer propaganda del lugar en tu cuidada blog, porque además sé que estás informado de esas andanzas.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

ANTONIO, MAÑANA DIA 22 SERÁ LA PRIMERA VEZ QUE HABLO EN PUBLICO A MIS 55 AÑOS, LO HARE EN NOMBRE DEL PARTIDO AL QUE REPRESENTAMOS Y POR NUESTRA PALOMA SAINZ ME GUSTARIA TENERTE ENFRENTE PARA TRANQUILIZARME PERO PENSARÉ EN TISOY LA COORDINADORA DE LA ZONA ESTE Y LO HAREMOS EN EL HOGAR DEL PENSIONISTA DE LA TENDERINA, SITIO DONDE TODO EL MUNDO TE RECUERDA Y TE QUIERE, ME GUSTARIA ENVIARTE EL BORRADOR QUE HICIMOS ENTRE PILAR ALONSO Y UN POQUITO YO, PERO NO TENGO LA DIRECCIÓN DE TU CORREO, DE TODOS MODOS TE MANDO LA MIA POR SI TE APETECE TENER DICHO BORRADOR UN BASO MUY FUERTE ANTONIO. MI DIRECCION ES victoriagonzalezfernandez@hotmail.com

Anónimo dijo...

Yo es que tengo un problema. No pertenez a ningún partido político, y he estado en la manifestación del 18 de noviembre en Uviéu (pro oficialidad del asturianu en Asturies, esto es, que la lengua vernácula de Asturies alcance el mismo status que el castellano, lengua de oficial para toda España.

Por supuesto, estoy a favor de esto. Y, por otro lado, soy de convinciones profundamente democráticas, lo que me hace manifestarme de manera democrática, cuando se vulneran mis derechos, previstos en la Sacrosanta Constitución de 1978, en la que el PSOE participó por medio de juristas afines al PSOE.

Por supuesto que no se me ocurre obligar a nadie a que hable asturiano. No. Lejos de ello, estoy escribiendole a usted, como representante mío Bruselas, en castellano.

Como firme creyente en la constitución, tampoco soy nacionalista, ni separatista ni nada por el estilo.

Mi pregunta es: ¿Por qué la FSA niega al asturiano una, dos, tres veces y las que haga falta, y de la manera más "fuína" algo de lo que en Galicia, Euskadi, Catalunya, Valencia, Navarra, Islles Balears... defiende como un gran logro democrático e igualitario?

Me gustaría una respuesta convincente. Es decir, no me vale eso de "sigue creyendo en la constitución..." o cosas así. Tampoco me gustaría que borrara este comentario, pués creo que no he ofendido a nadie, ni he dicho nada malo.

Un saludu dende Salas

Anónimo dijo...

Dende'l respetu democráticu , colos mesmos valores progresistes y compartiendo el mesmu proyectu d'una Europa de progresu , cada vegada ye más difícil d'entender l'actitú cerríl más averada a la de l'Alianza Popular previes a la Constitución de 1978 que a la que representaba nesi momentu Peces Barba per exemplu. Dientru de la FSA (por ciertu yá en Madrid son PSM ) hai xente que ta pola oficialidá del asturianu. Como en Galicia col gallegu, como nel País Vascu col vascu como en Cataluña , Valencia , Isles Baleares col catalán, como n´Aragón col aragonés nos valles de Huesca y col catalán na franxa oriental (el compañeru Marcelino Iglesias Presidente de Aragón es de habla catalana ) ¿porque esi odiu al asturianu? Tamos a la derecha del PP nesti asuntu , va facenos perder votos nes autonómiques...Toi sintiendo encuestes de danos por contentos con 19 escaños. Antonio compañeru ¿vamos siguir trancaos nel bunker ?

Anónimo dijo...

Yo no entiendo como se puede ser de izquierdas y reprimir la lengua asturiana y marginarla, siendo de segunda respecto al castellano. No me cabe en la cabeza. Yo creía que la izquierda era un ideal de libertad, igualdad y democracia. Y asi lo veo en el PSC, el PSE, el PSG, en cambio la FSA, perdonemente pero me recuerda más al PP que a otra cosa, no comprendo esa tirria al asturiano. Y yo soy de izquierdas, votante ocasional del PSOE o IU, según me convenga. Lo que tengo claro que si tras la manifestacion última (que yo no fui), tras todo el apoyo que el PSOE está dando a las culturas y lenguas de toda españa menos la de Asturias, no tengo pensado volver a votar mas a un partido que margina la lengua de mis padres y abuelos, y por supuesto tengo claro que la FSA no será progresista ni de izquierdas hasta que no equiapre nuestros derechos a los de los castellanoparlantes.

Saludos.

Anónimo dijo...

Soy afiliado del PSOE y en las próximas elecciones autonómicas no pienso votar a la lista de mi partido. Sí seguiré votando PSOE en las generales (Zapatero es un personaje que me ilusiona) y en las municipales (el PSOE gobierna mi pueblo y estoy de acuerdo con su gestión).
Uno de los principales puntos que me han llevado a tomar esta decisión es la actitud del PSOE ante el asturiano y el gallego-asturiano, así como la creencia en que en esta comunidad es necesario un relevo generacional y de ideas que llevan muchos años retrasando. Desde mi punto de vista, en la actualidad en Asturias, es lo mismo o casí que gobierne PP o PSOE (por mucho que afecte a las políticas municipales).
Por otro lado, creo que sería fundamental la creacción de un movimiento en la FSA en defensa de la oficialidad de nuestras lenguas, pues creo que no estoy solo en esta opinión y que muchos compañeros la comparten.

Un saludo,

Anónimo dijo...

En una memorable canciôn de despeida ante u pròima muerte Brel pide se cuide a su mujer