lunes, 13 de noviembre de 2006

Ignacio Samper

El próximo 16 de enero Josep Borrell abandonará lo que ha sido una brillante Presidencia del Parlamento Europeo. Pienso que ha dado un paso para acercar la institución a los ciudadanos, llamando la atención de los gobiernos europeos sobre asuntos como la inmigración, donde siguen prometiendo una colaboración y unas políticas comunes que, siete años después del primer gran documento de Tampere (Finlandia), no acaban de concretarse.

Particularmente activa ha sido su política euromediterránea, en cuyas orillas se produce la mayor brecha económica y social del mundo, intentando unir a representantes de todos sus ciudadanos con la recientemente creada Asamblea Parlamentaria Euro-Mediterránea (APEM), cuya Presidencia ha ocupado y de la que tengo el honor de ser miembro activo, con el objetivo de favorecer la reforma política y social impulsada desde abajo.

Pero una Presidencia es también el fruto y el trabajo de sus colaboradores más cercanos. Ahí el acierto de Josep ha sido reconocido por todos los grupos de la Cámara. Así personas como Christine Verger, directora del Gabinete, que ya trabajó con Jacques Delors, Marco Aguiriano, director adjunto del Gabinete y ex-eurodiputado, R. Torrell, David Chico, Annika López Lotson y otros han trabajado muy duro y bien.

Sin menoscabo de ninguno de ellos me interesa destacar hoy a Ignacio Samper, portavoz del Presidente, que lidia a diario en la difícil tarea de explicar y transmitir a los medios de comunicación las complejas decisiones que se toman en el Parlamento Europeo. Esencial en tan delicado trabajo ha sido la gran experiencia de funcionario cabal, sus idiomas (habla con fluidez francés, inglés, italiano y ruso) y su ya largo recorrido en las instituciones europeas. Nacho y su familia tienen además el privilegio y el buen gusto de veranear desde hace años a orillas de la ría del Eo mirando a Asturias.

Ahora imagino que Samper, con la llegada del alemán Poettering a la Presidencia del Parlamento Europeo, dará el relevo a otro alto funcionario. Y si vamos a sentir en España la ausencia de Borrell también sentiremos la de su fiel colaborador. Mi colega Garriga (PP) y yo compartimos la misma opinión sobre este maño de oro. No sé cual será su nuevo destino pero, sin duda, seguirá sirviendo a Europa luchando por el objetivo constitucional que otros desdeñan y torpedean desde dentro de la casa.

Espero, pues, que a Samper se le otorgue el puesto de relevancia que merece y que esté lo más próximo posible al contacto con España y los intereses españoles.

2 comentarios:

agente_naranja dijo...

Hola, este comentario no esta relacionado con el contenido del blog, ni nada de eso. Aunque a veces lo leo, hoy vengo a escribirte para que se haga eco de una noticia que aparece en meneame, que enlaza al sitio http://www.sodomylaws.org/world/iran/iran.htm
La idea es que, en vez de ponernos todos a mirar como pasa esto, escribamos en las bitacoras como de malo nos parece. Dicen que la blogosfera tiene cada vez mas fuerza sobre los medios, hagamonos sentir!!
Te pido que por favor escribas una entrada donde hagas mencion a la situacion de los homosexuales en Iran, y si conoces algun blog de politicos o similares que sean muy visitados, extiende el mensaje.
Esta "iniciativa" no tiene fines ni comerciales ni soy de ninguna ONG ni nada por el estilo. Solo me gustaría que por una sola vez, alguna de tantas "cadenas" que pululan por la red, tenga fines benéficos.
gracias de antemano.

Raúl Pleguezuelo dijo...

La aportación y dedicación de Borrell al parlamento europeo ha sido ejemplar, me siento orgulloso de pertenecer a su país y a su partido.

Un saludo Progresista.